Entre puños andan los Juegos

El boxeo parte hacia Río de Janeiro con su habitual condición de buque insignia del movimiento cubano, pues una vez más puede ser el deporte que encumbre a la delegación de la mayor de las Antillas en el medallero olímpico

Autor:

José Luis López

Enhorabuena, la historia se repite. Como sucede cada cuatro años, el boxeo, ese bien llamado buque insignia del deporte cubano, debe asumir una vez más la misión de guiar «por buenos cauces» a la delegación de la Isla que competirá en los ya cercanos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Esos diez imbatibles Domadores, conocen no solo del papel y de esa gran responsabilidad que tienen, sino también del talento y la maestría inherente a sus puños. Entonces, no les va a temblar la mano. Los impactos de sus potentes ganchos y swines, buscarán someter a cualquier oponente que ascienda al encerado, para deleite de la afición nacional que tanto gusta de la esfera del músculo… y para ir avanzando en el organigrama, de cara a ubicarse en la gran final.

No hay dudas de que habrá rivales de mucho rango provenientes de Europa, Asia y algunas individualidades del área, que pretenderán impedir el triunfo cubano por países. Pero permítanme asegurarles que, sobre el ring ubicado en el Pabellón 6, de Riocentro, los alumnos del jefe de entrenadores Rolando Acebal nos harán recordar las actuaciones históricas de púgiles como Teófilo Stevenson, Félix Savón, Mario Kindelán, Héctor Vinent o Ariel Hernández —por solo citar estos ejemplos—, temidos por cuanto rival había.

Por eso, hoy discreparé del dato tributado a la prensa por el comisionado nacional Alberto Puig, quien junto al colectivo de entrenadores, vaticinan varias medallas, incluidas tres de oro. Evidentemente, ellos no han querido «espantar la paloma» creando un ambiente triunfalista.

Pero seguro estoy de que ni ellos, y mucho menos ustedes, se negarían a aceptar mi pronóstico, por muy osado y optimista que parezca: Cuba está en reales condiciones de alcanzar cuatro títulos. Y esa, de lograrse, sería una cosecha muy rica, porque con el buen tino de otros deportes de combate —especialmente la lucha y el judo—, podríamos soñar con una decorosa ubicación entre los primeros 20 países.

En este ciclo olímpico 2012-2016, los boxeadores cubanos han tenido variadas bases de entrenamiento y competencias foráneas, incluido el debut de los potentes «látigos» de los Domadores como franquicia en la Serie Mundial de Boxeo (WSB, sus siglas en inglés).

Es cierto que, en la fase de grupos de la WSB, muchos equipos no poseen el talento apropiado para que sean valorados como un buen termómetro medidor. Pero a partir de los cuartos de final, el trámite se complica y los cubanos han sabido solventarlo con nota elevada.

Pero hay más. Con los cuatro títulos conseguidos el pasado año en el Campeonato Mundial de Doha, Catar, los cubanos anunciaron sus serias intenciones de recuperar el trono por países, algo de lo cual no albergo la menor duda.

Decena de lujo

No existe un país de los inscritos para competir en la justa bajo los cinco aros, capaz de poseer una nómina tan experimentada, pletórica de títulos olímpicos y mundiales, como los diez hombres que representarán a Cuba.

En ese grupo, ahora repiten los monarcas olímpicos de Londres 2012, Robeisy Ramírez (56 kilogramos) y Roniel Iglesias (69), quienes estarán acompañados por los tricampeones mundiales Lázaro Álvarez (60) y Julio César La Cruz (81). Pero hay más. Una de las figuras clave del colectivo será el titular del orbe hace un año, Arlen López (75), a quien no veo rival capaz de superarlo.

Si a ese quinteto le sumamos hombres como el joven campeón mundial Johannys Argilagos (49), el doble medallista de plata del orbe Yasniel Toledo (64) o los subcampeones del planeta Yosbany Veitía (49) y Erislandy Savón (91), estarán de acuerdo conmigo en que se pueda cumplir el sueño de calzarse cuatro coronas. En cuanto al superpesado Leinier Peró, démosle un voto de confianza, pero le será muy complicado escalar al podio. Él lo sabe y por eso entrena cada día con más afán.

Al habla con los puños

Para el monarca olímpico de Londres 2012, Robeisy Ramírez, cada pelea será una final y «no voy a preocuparme por ningún rival en específico. Competí muy poco en 2015 y muchos de ellos no me han visto. Voy a Río, como si fueran mis primeros Juegos, cuando con solo 18 años, hice mi boxeo, cumplí las indicaciones de mis entrenadores y me alcé con el título. He entrenado muy duro y quiero volver a ganar. Entre mis rivales más difíciles se encuentran el irlandés Michael Conlan y el joven estadounidense Shakur Stevenson, quien al igual que yo en Londres, asistirá a Río con mucho ímpetu y ganas de triunfar.

«El equipo entrenó bien en Argentina, incluso con temperaturas muy bajas, y aprovechamos mucho las dobles sesiones de entrenamiento. Todos estamos muy entusiasmados y en cada división hay medallistas olímpicos y mundiales que van con todo», comentó Robeisy a JR.

Mientras, para el tricampeón mundial Julio César La Cruz (81 kilogramos) hay una sola meta: «quiero pasar a la historia del boxeo cubano, y para ello, tengo que ganar la primera medalla de oro de Cuba en mi división.

«He madurado mucho en todos los sentidos desde Londres hacia acá. Me he preparado bien, con mucha disciplina y entrega para obtener el máximo resultado al que aspira un atleta. No me confiaré de ningún rival y mantendré plena confianza en mi preparación», nos aseveró La Cruz.

Y para el jefe de entrenadores Rolando Acebal, estos serán los Juegos Olímpicos más fuertes, porque se reunirán boxeadores profesionales de la APB, de la WSB y púgiles amateurs. Pero reconoce que el grupo se ha preparado bien.

«Acabamos de regresar de una base de entrenamiento de 22 días en Argentina, donde elevamos los niveles de volúmenes. Se cumplieron bien los parámetros previstos. Pero aún quedan detalles y esos los vamos a trabajar en otra base en Río, para donde saldremos este lunes, coincidiendo con las selecciones de Azerbaiján, Estados Unidos, Puerto Rico y los anfitriones.

«El objetivo será completar el trabajo táctico-competitivo y ajustarlo todo a la nueva forma de competencia que tendrá el boxeo en los Juegos Olímpicos. Ahora se van eliminando primero un grupo de divisiones y no se discuten los títulos en una sola jornada. Los Domadores han hecho un compromiso entre ellos y quieren tener una buena actuación», sentenció Acebal.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.