En la cima, un descampado

La doble cartelera celebrada este jueves reafirmó la idea de que deben ser Matanzas y los vigentes monarcas de Ciego de Ávila quienes ocupen por ese orden la parte más alta de la tabla de posiciones

Autor:

Juventud Rebelde

Cada modificación realizada en los últimos tiempos a la Serie Nacional de béisbol ha tenido el noble propósito de elevar el nivel del torneo. Pero lo cierto es que poco se avanza en este sentido, y los pasos más notables se han dado en la dirección de extender el suspense —por decirlo de alguna forma— en los cierres de cada tramo del certamen.

No obstante, casi nadie imaginó que después del último golpe de timón a la estructura, a estas alturas del calendario sea tan predecible la trama de la historia. Como marchan las cosas, salvo una sorpresa-debacle de dimensiones bíblicas, van quedando detalles por definir antes de la esperada postemporada.

Los resultados más recientes son ilustrativos. La doble cartelera celebrada este jueves reafirmó la idea de que deben ser Matanzas y los vigentes monarcas de Ciego de Ávila quienes ocupen por ese orden la parte más alta de la tabla. Sus respectivas ventajas les permiten de momento descansar en la cima sin apenas «árboles» que les hagan sombra.

Los Cocodrilos, cobijados por sus parciales, dieron muestra del autoritario despliegue exhibido en el primer segmento, al someter par de veces a los Alazanes granmenses, a primera hora, apoyados en la pegada de su tanda fuerte, responsable de firmar ocho de su docena de imparables, tres de ellos a la cuenta de Jefferson Delgado para empujar igual cantidad de carreras.

Horas después, ambos bandos demostraron pegada durante un extenso quinto episodio en el que se facturaron ¡14 carreras! Los visitantes abrieron el grifo de las anotaciones frente al zurdo Yoanni Yera, pero a las seis rayas rivales la artillería matancera respondió pisando ocho veces el home gracias a una producción de siete cañonazos, entre ellos un doblete de Jefferson.

Mientras, los Tigres se soltaron a batear en la sabana agramontina y con un racimo de nueve carreras en el segundo episodio, redondeado por el estacazo del novato Roy Hechemendía, sentenciaron el pulso.

Luego, la batalla fue más equilibrada, aunque volvieron a salir airosos los visitantes, sostenidos por la buena apertura del jovencito Yunser Corrales.

Si algo varió a la luz del sol fue la posición de los villaclareños, que amanecieron terceros en el ordenamiento después de someter par de veces a los Cachorros holguineros en patio ajeno. En la mañana Freddy Asiel Álvarez sumó su octavo éxito al cubrir sin mayores sobresaltos seis capítulos y recibir el respaldo de Alexander Malleta y Yeniet Pérez, con dos y cuatro remolques per cápita. Antes de caer el sol, Yaifredo Domínguez protagonizó un excelso duelo monticular con el local Luis Ángel Gómez, quien permitió la única anotación del desafío cuando Fuste le abrió con doble el séptimo inning, avanzó a tercera por toque de sacrificio de Andy Zamora y anotó gracias a igual conexión, pero de fly, salida del bate de Portal.

Así las cosas, ya queda atrás la mitad inicial de la segunda fase y la trama sigue sin ilusionarnos con un desenlace trepidante. Nos queda la paciencia como opción y el optimismo de que, tras la calma, la batalla por el trono desate una tempestad de emociones postergadas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.