Un bronce para los incrédulos

Lo que ha hecho este martes el nadador cubano Hanser García es una fortísima clarinada de lo que está dispuesto a lograr en este ciclo olímpico y ha superado sus propias expectativas

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Lo que ha hecho este martes el nadador cubano Hanser García es una fortísima clarinada de lo que está dispuesto a lograr en este ciclo olímpico, además, claro está, del tamaño de atleta que es. Después de estar dos años alejado de manera activa de las piscinas, el villaclareño ha tenido un progreso vertiginoso y en una de las fases del prestigioso evento Mare Nostrum nadó tan fuerte que consiguió la medalla de bronce, un resultado que probablemente supera las expectativas de él y su entrenadora Luisa María Mojarrieta previas a esta lid.

Tras hacerse del título de los cien metros libres de la pasada Copa Marcelo Salado, con registro discreto de 50.39 segundos, el tritón me confirmó que retornaba gracias a su sed de triunfos. Aunque recuerdo que en aquel momento un aura de incredulidad rodeaba las pretensiones de Hanser, lo cierto es que hizo oídos sordos a todo aquello y la muestra es ese tercer lugar alcanzado en la piscina del club barcelonista Sant Andreu, con tiempo de 48.83 segundos.

El Pollo, como se le conoce al doble medallista panamericano de Guadalajara 2011, rebajó par de veces la barrera de los 49 segundos, al certificar en la jornada matutina el mejor registro de la fase clasificatoria con 48.95 segundos, el cual de momento lo pone a soñar con marcas cercanas a su crono personal de 48.04, que lo catapultó hasta el séptimo lugar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La prueba fue dominada por el australiano James Magnussen, titular mundial en Shanghái 2011, Barcelona 2013 y subcampeón olímpico en Londres 2012, artífice de 48.68 segundos, mientras que el metal plateado fue al cuello del brasileño Bruno Fratus (48.82), bronce en los 50 metros libres del Campeonato Mundial de Kazán 2015.

Hoy el librista —quien competirá en pocos días en la tercera parada del Mare Nostrum, en la ciudad francesa de Canet, y tiene asegurada su presencia en el Campeonato Mundial de Hungría— se lanzará en su prueba menos fuerte, los 50 metros.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.