Ni Van Niekerk ni Mawkala, Guliyev se robó los flashes

Los organizadores del Campeonato Mundial de atletismo de Londres han mantenido para el cierre de cada jornada las finales que para ellos pueden ser las más arrebatadoras

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Por los organizadores, la estrategia ha sido la misma desde el primer día en el Campeonato Mundial de atletismo de Londres. Mantener en el cierre de cada jornada las finales que para ellos pueden ser las más arrebatadoras y, francamente, han tenido un criterio de elección refinado, sin apenas equivocaciones, y que ha obligado, gustosamente a todos los asistentes a la instalación sede, a no marcharse hasta que se exhale el último aliento dentro del campo o la pista.

Pero era sabido que la noche londinense de ayer iba a estar totalmente repleta de atractivo, habida cuenta de que el sudafricano Wayde Van Niekerk iba en busca del doblete en los 200 metros y el botsuano Isaac Makwala correría esa distancia, luego de competir solo en la clasificatoria y ser polémicamente excluido de la final de los 400 metros, a causa de gastroenteritis. Ante la ausencia de Usain Bolt, habitual dueño de ese tramo, los ojos se posaron en Makwala y Van Niekerk, justamente, creo que en nadie más.

Pero para desafiar y destruir toda conjetura existente, estaba Ramil Guliyev, un azerí nacionalizado turco que ya había marcado terreno en semifinales, y quien desde el carril cinco mantuvo un ritmo endemoniado, pero, sobre todo, en la recta final no disminuyó ni un poquito su estamina para cumplir el doble hectómetro en la primera posición, con crono de 20.09 segundos, y dejar en plata al sudafricano (20.11 segundos) y en el tercer puesto al trinitario Jereem Richards, con igual registro que Van Niekerk, pero definido en el photo finish.

Para hacer el cuento completo, Makwala cruzó sexto, Estados Unidos no incluyó ninguno de sus dos atletas en el podio y Jamaica estuvo peor, al verse sin finalistas en una prueba en la que asiduamente ese país cuenta con al menos un hombre en la disputa de medallas.

Igual de emocionante estuvo la final del triple salto masculino, en la que más allá del duelo establecido entre los estadounidenses Christian Taylor y Will Claye, sobresalió el cuarto lugar que alcanzó el habanero Cristian Nápoles con un discreto estirón de 17,16 metros, igual que el norteño Chris Benard y el antillano nacionalizado azerí Alexis Copello, pero que favoreció al oriundo de Marianao, pues su segundo mejor brinco fue idéntico.

«Este resultado se lo dedico a mi abuela, a mis padres, a toda mi familia y a las personas que me apoyaron en los momentos más difíciles. Estoy sin palabras por ese buen desempeño que alcancé, contento, pero inconforme porque cuatro centímetros solamente me separaron de la medalla de bronce. El año que viene estoy confiado que seguiré ganando en calidad», declaró vía digital el capitalino de 18 años.

De vuelta al duelo que se estableció entre Taylor y Claye, el primero con su registro del tercer intento, 17,68 metros, se colgó su tercera corona universal, mientras que su rival exhibió una secuencia de saltos impresionante, siempre por encima de 17,48 metros, pero el más cercano a la marca ganadora se quedó a cinco centímetros. El portugués Nelson Évora se llevó el bronce con 17,19 metros

En la disputa de las medallas en los 400 metros con vallas femenino, la vigente campeona olímpica estadounidense Dalilah Muhammad vio como en los metros finales su paisana Kori Carter la desplazó y se agenció el título con tiempo de 53.07 segundos, por lo que llegó a la meta segunda, gracias a 53.50 segundos. El bronce lo alcanzó la jamaicana Ristananna Tracey, con marca personal de 53,74 metros.

Por Cuba también compitió ayer la ochocentista camagüeyana Rose Mary Almanza, quien sin bajar de los dos minutos, clasificó a las semifinales de hoy, al entrar segunda de su heat, con 2:01.43 minutos, superada por la titular olímpica y bronce en los 1 500 metros de la presente lid, la sudafricana Caster Semenya.

Hoy la delegación cubana estará representada en el Estadio Olímpico, además de Almanza, por las discóbolas Denia Caballero y Yaimé Pérez, quienes no deben presentar dificultades para incluirse en la final de la prueba, que se celebrará el domingo, día de clausura de la lid. También hará su debut, en el decatlón, Leonel Suárez, doble medallista universal y bajo los cinco aros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.