Remando hacia más títulos

Desde el pasado 3 de agosto, Serguey Torres y Fernando Dayán Enríquez, se encuentran en Bydgoszcz, Polonia, donde efectúan una base de entrenamientos para intervenir en el certamen universal, en la República Checa

Autor:

Javier Rodríguez Perera

El canotaje cubano, si tiene quejas en este 2017, deben ser bien pocas, porque el rendimiento que ha alcanzado internacionalmente es motivo para levantar muchas emociones, aun cuando el principal evento de este deporte, el Campeonato Mundial, esté previsto a celebrarse entre el 23 y el 27 de este mes en el Canal de Piragüismo de Racice, localidad checa que acogió en mayo el certamen europeo de remos.

Los más bisoños alcanzaron un subtítulo y tres metales bronceados en la justa del orbe juvenil y para menores de 23 años, celebrada en la ciudad rumana de Pitesti. Mientras, el bote tripulado por el espirituano Serguey Torres y el cienfueguero Fernando Dayán Enríquez, sexto puesto en los Juegos Olímpicos de Río 2016, acumuló dos títulos e igual cantidad de medallas en su prueba fuerte, el C2 a 1 000 metros, y en el C1 a 5 000 metros, durante par de paradas de la Copa del Mundo.

Desde el pasado 3 de agosto, Torres y Fernando, junto a su entrenador Yosniel Domínguez, el médico Dashel Rodríguez y el masajista Lázaro Sánchez, se encuentran en Bydgoszcz, Polonia, donde efectúan los miembros de la canoa biplaza una base de entrenamientos hasta el lunes venidero, que saldrán por carretera hacia la República Checa para intervenir en el certamen universal, en el que aparecen como una de las duplas más sólidas para escalar al podio de premiación.

Tras un receso en una de sus jornadas de preparación en territorio polaco, Serguey accedió a dialogar, vía digital, con JR. «Los primeros días fueron muy parecidos a los entrenamientos en La Coronela, de tres sesiones y en ocasiones de cuatro, pero en esta semana la planificación es en base a alcanzar el máximo nivel competitivo y revisar la parte técnico-táctica para la regata. Nos hemos adaptado perfectamente al clima europeo. De las pocas veces que hemos hecho bases de entrenamientos previas a un evento de nivel, puedo decirte que este es el mejor lugar que he visto».

Interrogado sobre los aspectos técnicos que deben perfeccionar de cara a la justa mundial, explicó que «Dayán, solo en ocasiones, debe mantener el brazo de arriba extendido y en mi caso tengo que buscar más amplitud, pues cuando voy a full tiendo a acortar un poco la remada. Para todos los deportes hay creados patrones de técnica, y el de nosotros no es la excepción, sobre todo en los botes de equipo, en donde la similitud de los estilos de remada es fundamental».

Sobre las posibilidades de medallas en suelo checo dijo que «llevándolo un poco a las estadísticas, me inclino por la embarcación nuestra. Ya ganamos la primera copa y obtuvimos plata en la segunda, los polacos y los alemanes igualmente han alcanzado resultados muy buenos en certámenes durísimos, sin descartar otros botes que sobresalen, como los de Rusia, Hungría, Rumania, España e Italia. Ganar medallas es adictivo, así que iremos por ellas.

«Cada hombre dentro del bote tiene su labor. Yo me encargo de la estrategia, boga e inteligencia a la hora de hacer la parte táctica, mientras que Dayán debe mantener la sincronía y la potencia en cada paletada, y no por esto es menos importante. Es más, siempre he montado delante, ni siquiera por curiosidad he remado detrás, pero sé que lleva más esfuerzo. Me gusta mi posición porque te permite crear una táctica previa al evento, es como si vivieras la regata en la mente, luego es salir a materializarla», concluyó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.