Tablas de roble

Lázaro Bruzón hizo tablas este miércoles con el estadounidense Hikaru Nakamura, uno de los favoritos del certamen. Este jueves efectuarán la segunda partida clásica en la que el tunero buscará un resultado que le asegure su permanencia en la lid

Autor:

Javier Rodríguez Perera

Por un pasillo del imponente Hotel Hualing en la ciudad georgiana de Tbilisi puede que caminara preocupado, tal vez mejor decir que analítico y con fe, el tunero Lázaro Bruzón (2651). No por el hecho de ser el único cubano que se mantiene en la Copa del Mundo de ajedrez en esa nación europea, sino porque su rival en la segunda fase de la justa universal sería el estadounidense Hikaru Nakamura (2781), quien cierra el top ten del ranking del orbe y es uno de los principales favoritos para llegar a la final.

De momento, a Bruzón parece que toda esa reflexión previa a enfrentar a uno de los más brillantes de la actualidad ajedrecística mundial le vino muy bien, pues ayer logró quitarle media unidad en la primera de las dos partidas clásicas, luego de pactar el armisticio con piezas blancas en 37 movimientos de una Apertura Española.

«Se llegó a una posición equilibrada y Bruzón colocó sus piezas intentando una iniciativa en el ala de rey, pero no fue suficiente por la posición sólida de Nakamura. Hubo cambios de piezas en la única columna abierta de rey y luego de algunas maniobras se llegó a una posición bloqueada, acordando ambos jugadores las tablas.

«Para mí fue una partida normal. Aunque siempre jugar con un grande del ajedrez como el estadounidense Nakamura y tener un resultado así merece muchos elogios. Bruzón no se quedó atrás en el encuentro, siempre intentó mantener la iniciativa», declaró a JR desde México la WIM holguinera Lisandra Llaudy (2310), segunda figura femenina de Cuba, que se encuentra en la nación azteca jugando una serie de torneos.

Hoy el cubano asumirá la segunda partida clásica ante Nakamura, en la que como principal aspiración tendrá lograr un resultado que le asegure su permanencia en la lid. De ganar, algo que muchos ven como un sueño, aportaría una de las sorpresas del evento y avanzaría a la tercera fase, si iguala, asegura su presencia en las partidas rápidas y si cede, habrá realizado sus desplazamientos de despedida en Tbilisi.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.