Despliegan fuerzas militares en Chile para garantizar el orden público y la ayuda a los damnificados

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, anunció que este martes deben quedar instalados todos los dispositivos de emergencia, los hospitales de campaña, la repartición de víveres esenciales, la entrega de raciones alimenticias en las zonas afectadas

Autor:

Redacción Digital

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, anunció hoy martes que se han desplegado 14 000 efectivos militares para controlar el orden público y la entrega de ayuda a los damnificados en las zonas más afectadas por el terremoto y tsunami del sábado último, y advirtió que se aplicará  el máximo rigor de la ley a quienes cometan delitos, reportan varias agencias de prensa.

Tras una reunión de coordinación con los comandantes en jefes de las fuerzas y policías, la mandataria señaló desde el Palacio de Gobierno que se han desplegado casi 12 000 efectivos del ejército y otros 2 000 de la armada para evitar acciones de vandalismo y pillajes, que se extendieran sobre todo en la ciudad de Concepción, a 500 kilómetros al sur, dijo la AP.

Bachelet no dio nuevas cifras de fallecidos. El último informe al respecto, ofrecido por Carmen Fernández, directora de la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI), indicó que se mantiene el número de 723 muertos, 19 desaparecidos y más de 500 heridos. El documento divulgó también que a nivel nacional los damnificados pueden llegar a los dos millones de personas.

La Mandataria señaló que comprende perfectamente la angustia y las necesidades apremiantes de la gente, pero condenó severamente los saqueos e incendios que ocurrieron la víspera en Concepción, la segunda ciudad del país y capital de Bío Bío, que junto con el Maule, son las dos regiones más afectadas y están bajo Estado de Excepción y Catástrofe. Calificó de intolerable que los esfuerzos de asistencia a los damnificados tengan que ser desviados a otras tareas, como el desorden público.

Nuestro objetivo es ir en ayuda de la gente y enfrentar la emergencia de las zonas devastadas, quienes no entiendan eso, van a recibir todo el rigor que la ley contempla para estas acciones delictivas que no estamos dispuesto a tolerar, puntualizó.

Anunció también que este martes deben quedar instalados todos los dispositivos de emergencia, los hospitales de campaña, la repartición de víveres esenciales, la entrega de raciones alimenticias en las zonas afectadas.

El gobierno chileno comenzó a distribuir en las regiones afectadas cinco millones de raciones de alimentos y 320 toneladas de elementos de socorro (agua, alimentos, carpas, catres de campaña, generadores de energía, pañales y baños químicos) para mitigar los severos daños del terremoto, que dañó un millón y medio de viviendas y dejó hasta ahora sin luz ni agua a vastos sectores del centro sur del país. La asistencia se realiza mediante 13 aviones grandes a Concepción y Chillán y de ahí el contacto aéreo será a través de 24 helicópteros y aviones más pequeños a 31 centros de distribución (14 en Bío Bío y 17 en El Maule), según reporte de PL.

En alusión a algunas críticas por la demora en la ayuda y en el control de la seguridad pública, Bachelet explicó que nunca en la historia de Chile había sufrido un terremoto de esta envergadura, no solo por su intensidad, sino que también por las numerosas localidades que devastó, desde Santiago hacia unos 700 kilómetros al sur. Y que dejó numerosas localidades en el suelo por el sismo 8,8 y por el posterior tsunami, agregó.

Probablemente —aseguró— la gente siempre va a sentir que se podrían haber hecho las cosas mejor, pero la verdad es que dada la extensión (de los daños), siempre va a ser insuficiente y por eso digo que también tenemos que tener conciencia de lo complejo que viene por delante. Señaló asimismo que el gobierno procura que las empresas privadas garanticen el pronto restablecimiento de los servicios públicos y la distribución y venta de alimentos.

La capital Santiago comienza a volver a la normalidad, aunque aún hay zonas sin energía eléctrica o agua y se estima que unas 1 500 viviendas resultaron dañadas y al menos dos escuelas cerraron temporalmente.

Más réplicas del terremoto y peligro de lluvia

Alrededor de diez réplicas del terremoto del pasado sábado se han percibido hoy martes en la zona sur de Chile, lo cual generó pánico entre las miles de personas que quedaron sin hogar y alertó a las autoridades. «Después de un sismo de la magnitud del que tuvimos días atrás es normal que se sientan réplicas, porque las placas siguen liberando energía», dijo el jefe de turno de la Ofincina Nacional de Emergencias (ONEMI), Osvaldo Malsanti, a radio Cooperativa.

Un movimiento telúrico con una magnitud 5,5 en la escala de Richter se registró en la región de O'Higgins, a las 03:10 hora local, con epicentro alrededor de 40 kilómetros frente a las costas de Pichilemu. Otra réplica, con igual intensidad, se produjo a las 06:44 hora local a 190 kilómetros de Valparaíso, publicó DPA.

También en la región del Bio Bio, según Notimex, hubo un temblor de 5.1 grados en la escala de Richter, a las 01:09 horas locales (04:09 GMT), que repitió unos 19 minutos después. De acuerdo con reportes de radioemisoras locales, otros sismos de menor intensidad han ocurrido, razón por la cual solo fueron percibidos por personas que se encontraban alertas y por los sismógrafos.

Las réplicas se suman al anuncio realizado por la Dirección Meteorológica de Chile sobre posibles lluvias en la zona centro-sur de ese país e, incluso, tormentas eléctricas en zonas cordilleranas. Ello podría dificultar la entrega de ayuda a las regiones más afectadas.

El jefe de la ONEMI llamó a la calma a la población, que continúa pasando las noches en la calle para evitar los saqueos, a pesar de la baja en las temperaturas. «Hay que mantener la calma, porque ninguno de estos sismos generaría un tsunami», puntualizó.

Cada uno de los movimientos de tierra dificulta aún más el rescate de las personas enterradas bajo los escombros del edificio de 14 pisos que colapsó en el centro de Concepción. Los cuerpos de rescate tuvieron que interrumpir las labores durante la noche para no poner en riesgo la vida de los voluntarios, según indicó el capitán de bomberos Juan Carlos Subercaseux.

Expertos han indicado que las réplicas del considerado quinto terremoto de mayor magnitud en la historia, desde que los sismos son medidos con instrumentos tecnológicos, serán percibidas por los chilenos por al menos dos meses.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.