Protestas en Francia contra reforma de las pensiones

El líder del primer sindicato del país, Bernard Thibault, aseguró que sería «sabio» que el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, renunciara a proseguir con su proyecto de ley

Autor:

Juventud Rebelde

PARÍS, junio 24.— Cerca de dos millones de personas, según los sindicatos, se manifestaron este jueves en las calles de Francia en la cuarta y mayor protesta del año contra la reforma del sistema de pensiones, que prepara el Gobierno para elevar la edad mínima de jubilación de 60 a 62 años, reportó EFE.

El ministro de Trabajo, Eric Woerth, calificó la movilización de «bastante fuerte», aunque «ligeramente más débil que en 2003», cuando se produjo la última reforma del sistema de pensiones en Francia.

Por su parte, el líder del primer sindicato del país, CGT, Bernard Thibault, contabilizó 1 920 000 ciudadanos congregados en los 200 puntos en los que habían sido convocados en todo el país, cifra muy próxima a los dos millones de personas reunidas en las dos huelgas históricas contra las anteriores reformas de las pensiones, en 1995 y 2003.

El jefe sindical aseguró que sería «sabio» que el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, renunciara a proseguir con su proyecto de ley, mientras que François Chéreque, máximo responsable del segundo sindicato, la CFDT, dijo que la movilización «muestra que el sentimiento de injusticia frente a esta reforma aumenta rápidamente».

En las calles de París, la cifra de manifestantes osciló alrededor de las 130 000 personas, a tenor de los sindicatos, mientras que en otros grandes centros urbanos como Toulouse y Marsella (ambas en el sur) llegaron a 60 000 y las 120 000, respectivamente.

«Jubilación: Primer Ministro, seis meses; legisladores, seis años; obrero, 42 años. ¿Dónde está el error? ¡1789 está llegando!», decían algunas pancartas, citadas por AFP, en alusión a la fecha de la Revolución Francesa.

La reforma de las pensiones presentada por el Gobierno, la cual llegará al Parlamento después del verano, contempla la elevación de la edad mínima de jubilación de los 60 años actuales a los 62, de forma progresiva entre 2011 y 2018.

Otro de los puntos más conflictivos es el aumento de la tasa de cotización de los funcionarios, del 7,85 al 10,55 por ciento, para equipararse a la de los trabajadores del sector privado.

El ejecutivo fundamentó su reforma en que, gracias a la esperanza de vida, se puede trabajar más tiempo, y en que necesita equilibrar las cuentas públicas y alinearse con los otros países de Europa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.