Analizan las FARC-EP causas de movilizaciones en Colombia - Internacionales

Analizan las FARC-EP causas de movilizaciones en Colombia

Expresa el grupo guerrillero su solidaridad con los trabajadores en huelga

Autor:

Yailé Balloqui Bonzón

Las fuertes y justas protestas campesinas y de otros sectores de la sociedad, que están teniendo lugar por estos días en 16 departamentos de Colombia, no son más que la expresión de los efectos devastadores que produce el modelo neoliberal y representan un llamado a combatirlo y superarlo, según argumentaron las FARC-EP antes de iniciar este miércoles una nueva jornada de diálogo con el Gobierno.

Iván Márquez leyó nuevamente una declaración donde el grupo insurgente muestra su completa solidaridad con el gremio cafetalero, cacaotero, vendedores ambulantes, carboneros y transportistas, en defensa de sus derechos.

Según afirma, aunque el presidente Juan Manuel Santos —a  quien recientes encuestas le formulan un descenso en los niveles de aceptación nacional— pretenda no incluir en la  plática por la paz su política económica, la realidad es que el pueblo colombiano la está rebatiendo con movilizaciones, paros y protestas en todo el territorio.

Tales protestas, denunció la insurgencia, están siendo objeto de represiones y ataques con balas y gases lacrimógenos por los Escuadrones Móviles Antidisturbios en pueblos y carreteras del país.

Desde el lunes, trabajadores del café en Colombia protagonizan un paro nacional que, según argumentan las FARC-EP, responde a la desprotección impuesta por la política neoliberal a la que exponen a este sector en un contexto de precios internacionales desfavorables y de una sostenida sobreevaluación monetaria.

Como consecuencia —abundó Márquez— existe una caída abrupta de la producción nacional, un aumento de las importaciones para cubrir la demanda interna y responder por la cuota cafetera de exportación y, sobre todo, un progresivo deterioro del ingreso de los caficultores.

Márquez negó las acusaciones formuladas el martes por el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, quien culpaba a las FARC-EP de estar infiltradas en el conflicto y de atizar las protestas.

Medios de prensa colombianos se hacen eco de los resultados de una encuesta de la firma Gallup, la cual ubica la popularidad del Presidente colombiano y la aprobación de su tarea como mandatario, en 44 por ciento, nueve puntos por debajo del 53 que tenía en octubre pasado.

Según la encuestadora, lo que más afecta la devaluación de la imagen de Santos es el rumbo que llevan las conversaciones en busca de la paz con la insurgencia y su negativa a pactar un cese al fuego bilateral mientras dure el diálogo, así como el tema de la economía, especialmente del sector agropecuario e industrial.

Mañana viernes culmina el quinto ciclo y, como ya se ha hecho habitual, ambas partes emitirán declaraciones en las que se conocerá si han existido avances en las conversaciones que, en las últimas jornadas, se han visto marcadas por algunas tensiones.

Aumentan los sectores en huelga

A la huelga de los cafeteros se le han ido uniendo otros sectores sociales y económicos del país. Este miércoles se incorporaron comunidades indígenas cultivadoras del grano, que se han declarado afectadas por la crisis que afronta el sector.

Fernando Carrillo, ministro del Interior, condicionó este miércoles el diálogo con los caficultores a la suspensión del paro y al desbloqueo de carreteras que protagonizan desde hace tres días.

Según el diario colombiano El Tiempo, el funcionario colombiano reiteró el interés del ejecutivo de buscar soluciones negociadas a los reclamos de los cultivadores.

En los tres días de manifestaciones, los enfrentamientos con las fuerzas antimotines han dejado un balance de 75 heridos, la mayoría en el sur del país.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.