Discurso del presidente Barack Obama sobre las relaciones con Cuba

El mandatario estadounidense realizó algunas precisiones sobre el rumbo que tomarán las relaciones diplomáticas

Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
17 de Diciembre del 2014 21:47:29 CDT

PRESIDENTE BARACK OBAMA: Los Estados Unidos hoy están cambiando sus relaciones con el pueblo de Cuba y realizando los cambios más significativos en nuestra política en más de 50 años. Pondremos fin a un enfoque anticuado que durante décadas no ha podido promover nuestros intereses. Comenzaremos, en cambio, a normalizar las relaciones entre nuestros dos países.

A través de estos cambios, pretendemos crear más oportunidades para el pueblo estadounidense y el pueblo cubano y dar inicio a un nuevo capítulo entre las naciones de las Américas.

Existe una historia complicada entre los Estados Unidos y Cuba.  Yo nací en el año 1961, poco más de dos años después que Fidel Castro tomara el poder en Cuba, y pocos meses después de la invasión por Bahía de Cochinos, la cual trató de derrocar a su régimen.

Durante las décadas subsiguientes, las relaciones entre nuestros países se desarrollaron teniendo como telón de fondo la Guerra Fría y la férrea oposición de los Estados Unidos al comunismo. Nos separan apenas 90 millas.

Pero año tras año, una barrera ideológica y económica se ha ido fortaleciendo entre nuestros dos países.  Entretanto, la comunidad de exiliados cubanos en los Estados Unidos hacía enormes aportes a nuestro país en la política, los negocios, la cultura y los deportes.

Al igual que habían hecho los inmigrantes en el pasado, los cubanos contribuyeron a rehacer a los Estados Unidos, aún cuando sentían una dolorosa añoranza por la tierra y las familias  que habían dejado atrás.  Todo esto une a los Estados Unidos y a Cuba en una relación única, como miembros de una sola familia y como enemigos a la vez.

Los Estados Unidos han apoyado con orgullo la democracia y los derechos humanos en Cuba a través de estas cinco décadas.  Lo hemos hecho fundamentalmente a través de políticas  encaminadas a aislar a la Isla, evitando los viajes y el comercio más elementales que los estadounidenses pueden disfrutar en cualquier otro lugar.

Y aunque esta política ha estado enraizada en las mejores intenciones, ninguna otra nación nos ha apoyado en la imposición de estas sanciones, las cuales han tenido poco impacto, como no sea el de brindarle al gobierno cubano una justificación para imponerle restricciones a su pueblo.

Hoy Cuba aún está gobernada por los Castro y el Partido Comunista que llegó al poder hace ya medio siglo.  Ni el pueblo estadounidense ni el pueblo cubano se benefician de una política  rígida que tuvo su origen en los acontecimientos que tuvieron lugar antes de que la mayoría de nosotros hubiéramos nacido.

Téngase en cuenta que durante más de 35 años, hemos tenido relaciones con China, un país mucho mayor que también está gobernado por un partido comunista.  Hace casi dos décadas restablecimos relaciones con Vietnam, donde libramos una guerra que le costó la vida a más estadounidenses que los que murieron en cualquier conflicto de la Guerra Fría.

Es por ello que, cuando tomé posesión de mi cargo, prometí reexaminar nuestra política hacia Cuba.  Para comenzar, eliminamos las restricciones que impedían que los cubano-americanos viajaran y enviaran remesas a sus familias en Cuba.  Estos cambios, que en cierto momento fueron controversiales, ahora parecen obvios. Los cubano-americanos se han reunificado con sus familiares y son los mejores embajadores potenciales de nuestros valores.

Y a través de estos intercambios, la nueva generación de cubanoamericanos  se cuestiona cada vez más un enfoque que más bien mantiene a Cuba apartada de un mundo interconectado.

Si bien desde hace tiempo he estado preparado para dar pasos adicionales, un obstáculo fundamental se interponía en nuestro camino: el injusto encarcelamiento en Cuba del ciudadano estadounidense y subcontratista de la USAID Alan Gross durante cinco años.

Desde hace muchos meses mi gobierno ha estado sosteniendo conversaciones con el gobierno cubano acerca del caso de Alan y otros aspectos de nuestras relaciones.  Su Santidad, el Papa Francisco, me hizo llegar a mí y al Presidente Raúl Castro una solicitud personal en la cual nos instaba a resolver el caso de Alan Gross y a tener en cuenta los intereses de Cuba en la liberación de los tres agentes cubanos, que han estado encarcelados en los Estados Unidos durante más de 15 años.

Hoy, Alan Gross ha regresado a casa, y se ha reencontrado al fin con su familia.  Alan fue liberado por el gobierno cubano por razones humanitarias.

Por otra parte, a cambio de los tres agentes cubanos, Cuba hoy ha puesto en libertad a uno de los más importantes agentes de inteligencia que los Estados Unidos han tenido en Cuba y que ha permanecido en prisión durante casi dos décadas.

Este hombre, cuyo sacrificio ha sido del conocimiento solo de unos pocos, le proporcionó a los Estados Unidos la información que nos permitió arrestar a la red de agentes cubanos de la cual eran parte los hombres que hoy son transferidos a Cuba, así como otros espías en los Estados Unidos.

Este hombre se encuentra ahora a salvo en nuestras costas.

Tras haber recuperado a estos dos hombres que se han sacrificado por nuestro país, ahora estoy dando pasos a fin de colocar los intereses de los pueblos de ambos países en el centro de nuestra política.

Primero, le he dado instrucciones al Secretario Kerry para que comience de inmediato las discusiones con Cuba a fin de restablecer las relaciones diplomáticas que han permanecido interrumpidas desde el mes de enero de 1961.

Como parte de los avances en este sentido, los Estados Unidos reestablecerán una embajada en La Habana y funcionarios de alto nivel visitarán Cuba. En aquellas esferas donde podamos promover intereses mutuos, así lo haremos, en aspectos tales como la salud, la migración, la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la respuesta a situaciones de desastre.

De hecho, ya hemos visto con anterioridad los beneficios de la cooperación entre nuestros países.  Fue un cubano, Carlos Finlay, quien descubrió que los mosquitos transmitían la fiebre amarilla; sus trabajos ayudaron a Walter Reed a combatirla.

Cuba envió a cientos de trabajadores de la salud a África para combatir el Ébola, y creo que los trabajadores de la salud estadounidenses y cubanos deben trabajar hombro con hombro para detener la propagación de esta mortal enfermedad.

Ahora bien, en aquellos aspectos en los cuales no coincidimos, abordaremos esas diferencias directamente, tal y como continuaremos haciendo en aquellos temas relacionados con la democracia y los derechos humanos en Cuba. Pero yo creo que podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso.

Después de todo, estos cincuenta años han demostrado que el aislamiento no ha funcionado.  Es hora de que adoptemos un nuevo enfoque.

Segundo, le he dado instrucciones al Secretario Kerry para que revise la designación de Cuba como Estado  patrocinador del terrorismo.  Esta revisión se hará conforme a los hechos y a la ley.

El terrorismo ha cambiado en las últimas décadas.  En los momentos en que centramos nuestra atención en las amenazas provenientes de Al Qaeda y del ISIL, una nación que cumple con nuestras condiciones y que renuncia al uso del terrorismo no debe estar sometida a este tipo de sanción.

Tercero, estamos dando pasos para incrementar los viajes, el comercio y el flujo de información hacia y desde Cuba. Esto tiene que ver fundamentalmente con la libertad y la apertura y también es expresión de mi confianza en el poder del compromiso pueblo a pueblo.

Con los cambios que estoy anunciando hoy, será más fácil para los estadounidenses viajar a Cuba, y los estadounidenses podrán utilizar las tarjetas de crédito  y débito en la Isla.

Nadie representa mejor los valores de los Estados Unidos que el pueblo estadounidense. Y yo creo que este contacto en última instancia es lo que más contribuye a otorgarle autoridad al pueblo cubano.  También creo que al pueblo cubano podrá llegar una mayor cantidad de recursos.

De modo que estamos aumentando significativamente la cantidad de dinero que puede ser enviado a Cuba y eliminando los límites de las remesas que apoyan los proyectos humanitarios, al pueblo cubano y al emergente sector privado en Cuba.

Yo creo que las empresas estadounidenses no deben ser colocadas en situación de desventaja y que un incremento en el comercio es beneficioso tanto para los cubanos como para los estadounidenses.  De modo que facilitaremos las transacciones autorizadas entre los Estados Unidos y Cuba.  Las instituciones financieras estadounidenses podrán abrir cuentas en las instituciones financieras cubanas.

Y resultará más fácil para los exportadores estadounidenses vender mercancías en Cuba. (Continúa en página 3)

Creo en el libre flujo de información. Desafortunadamente nuestras sanciones contra Cuba le han negado a Cuba el acceso a la tecnología que les ha otorgado nuevas capacidades a los individuos en todo el mundo.  Por ello he autorizado el incremento de las conexiones de telecomunicaciones entre los Estados Unidos y Cuba.

Las empresas podrán vender productos que les permitan a los cubanos  comunicarse con los Estados Unidos y otros países.

Estos son los pasos que puedo dar como Presidente para cambiar esta política.  El embargo que ha sido impuesto durante décadas ha sido codificado en una ley. En la medida en que se produzcan estos cambios, espero poder sostener un debate honesto y serio con el Congreso sobre el levantamiento del embargo.

Ayer conversé con Raúl Castro con el fin de ultimar los detalles en torno a la liberación de Alan Gross y el intercambio de prisioneros y describir la manera en que avanzaríamos.  Expresé claramente mi convicción de que la sociedad cubana se ve limitada por las restricciones impuestas a sus ciudadanos.

Además del regreso de Alan Gross y la liberación de nuestro agente de inteligencia, acogemos con beneplácito la decisión de Cuba de liberar a un número  significativo de prisioneros cuyos casos fueron directamente discutidos por mi equipo con el gobierno cubano.

Acogemos con beneplácito la decisión de Cuba de brindarles mayor acceso a Internet a sus ciudadanos y continuar incrementando el compromiso con instituciones internacionales como las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja, que promueven valores universales.

Pero no me hago ilusiones  con respecto a los continuos obstáculos a la libertad que aún enfrenta el ciudadano cubano común.  Los Estados Unidos consideran que ningún cubano debe ser víctima de acoso, arresto o  golpizas solo por ejercer el derecho universal de hacer que su        voz se escuche.  Y continuaremos apoyando a la sociedad civil allí.

Si bien Cuba ha hecho reformas para abrir gradualmente su economía, continuamos  pensando que  los trabajadores cubanos deben tener la libertad de crear sus sindicatos, así como los ciudadanos deben tener la libertad de participar en los procesos políticos.

Además, dada la historia de Cuba, espero que ésta continúe ejerciendo una política exterior que en ocasiones se oponga radicalmente a los intereses estadounidenses.  No espero que los cambios que estoy anunciando hoy traigan consigo una transformación de la sociedad cubana de la noche a la mañana.

Pero estoy convencido de que, a través de una política de compromiso, podemos, de una manera más eficaz, defender nuestros valores y ayudar al pueblo cubano a que se ayude a sí mismo a medida en que se adentra en el siglo XXI.

A aquellos que se oponen a los pasos que estoy anunciando hoy, permítanme decirles que respeto su pasión y comparto su compromiso con la libertad y la democracia.  El problema radica en cómo podemos nosotros mantener ese compromiso. No creo que podamos seguir haciendo lo mismo que hemos hecho durante cinco décadas y esperar un resultado diferente.

Además, tratar de empujar a Cuba hacia un colapso no favorece los intereses del pueblo estadounidense ni del pueblo cubano. E incluso si eso funcionara —y no lo ha hecho durante 50 años— sabemos, por amargas experiencias, que es mucho más probable  que los países disfruten de las transformaciones que son duraderas si sus pueblos no están sometidos al caos.

Exhortamos a Cuba a desencadenar el potencial de 11 millones de cubanos poniendo fin a las restricciones innecesarias a sus actividades políticas, sociales y económicas. En ese espíritu, no debemos permitir que las sanciones impuestas por los Estados Unidos se añadan a la carga  que pesa sobre los ciudadanos cubanos, aquellos a quienes pretendemos ayudar.

Los Estados Unidos extienden una mano amiga al pueblo cubano. Algunos de ustedes nos han considerado a nosotros como fuente de esperanza, y continuaremos siendo una  luz de libertad.  Otros nos han visto como antiguos colonizadores, empeñados en controlar su futuro.

José Martí dijo una vez: “La libertad es el derecho de todo hombre a ser honesto”.

Hoy estoy siendo honesto con ustedes.  No podremos nunca borrar la historia que existe entre nosotros, pero creemos que ustedes deben contar con la autoridad para vivir con dignidad y autodeterminación.

Los cubanos utilizan un dicho relacionado con la vida diaria: “No es fácil”.  Hoy los Estados Unidos desean convertirse en socios para hacer que la vida de los ciudadanos cubanos comunes sea un poco más fácil, más libre, más próspera.

A aquellos que han apoyado estas medidas, les doy las gracias por haber compartido nuestros esfuerzos.  En particular, quiero agradecerle a Su Santidad, el Papa Francisco, cuyo ejemplo moral nos demuestra la importancia de aspirar a un mundo como debe ser, y no simplemente conformarse con el mundo tal cual es.

Al gobierno de Canadá, que patrocinó nuestras conversaciones con el gobierno cubano, y un grupo  bipartidista de congresistas con quienes hemos trabajado sin descanso a favor de la liberación de Alan Gross y de un nuevo enfoque para promover  nuestros intereses y valores en Cuba.

Finalmente, el cambio de nuestra política hacia Cuba se produce en un  momento de renovado liderazgo en las Américas. El próximo mes de abril estaremos preparados  para que Cuba se una a otras naciones del hemisferio en la Cumbre de las Américas.  Pero insistiremos en que la sociedad civil se nos una para que sean los ciudadanos, y no solo los líderes, los que conformen nuestro futuro.

Y exhorto a todos mis colegas líderes a que le den sentido  al compromiso con la democracia y los derechos humanos, que es la esencia de la Carta Interamericana. Dejemos atrás el legado de la colonización y del comunismo, la tiranía de los carteles de la droga, los dictadores y las farsas electorales.

Un futuro de más paz, seguridad y desarrollo democrático es posible si trabajamos unidos, no para mantener el poder, no para proteger los intereses creados, sino para promover los sueños de nuestros ciudadanos.

Compatriotas estadounidenses, la ciudad de Miami se encuentra a solo 200 millas aproximadamente de La Habana. Miles de cubanos han llegado a Miami en aviones y balsas improvisadas, algunos solo con la camisa que llevan puesta y la esperanza en sus corazones.

Actualmente a Miami se le conoce como la capital de América Latina. Pero es también una ciudad profundamente estadounidense, un lugar que nos recuerda que los ideales valen más que el color de nuestra piel o las circunstancias de nuestro nacimiento, una muestra de lo que el pueblo cubano puede alcanzar y la apertura mostrada por los Estados Unidos hacia nuestra familia del Sur.

Todos somos americanos.

El cambio es difícil tanto en nuestras vidas como en las vidas de las naciones, y el cambio se torna aún más difícil cuando llevamos en nuestros hombros la pesada carga de la historia.

Pero hoy estamos haciendo estos cambios porque es lo correcto.  Hoy los Estados Unidos optan por librarse de las ataduras del pasado para lograr un futuro mejor para el pueblo cubano, para el pueblo de los Estados Unidos, para todo nuestro hemisferio y para el mundo.

Gracias. Que Dios los bendiga a ustedes y a los Estados Unidos de América.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
  1. 1

    manolo - 18 de Diciembre del 2014 0:31:06 CDT

    Simplemente brillante.

  2. 2

    diublis - 18 de Diciembre del 2014 0:53:24 CDT

    gran noticia espero que ahora el futuro de cubanos y norteamericanos no sea mas una imagen grosera de discordia sino de amistad cooperación y sobre todo desarrollo. felicidades a los 5 y sus familiares felicidades a todo mi pueblo cubano felicidades a nuestros colaboradores en especial a los que en África combaten al Ébola, nuevos para todo el mundo

  3. 3

    Arturo - 18 de Diciembre del 2014 3:00:12 CDT

    Alocucion clara, valiente y brillante. Cada nacion quiere lograr lo que mas interese a cada nacion. Las diferencias entre paises y sus politicas es grande, pero no mas grande que con paises europeos, con los que Cuba mantiene buenas relaciones en los aspectos practicos de intereses mutuos. Con EEUU, independientemente del bloqueo, que caera por su propio peso mas adelante, existia un empecinamiento de no dar brazo a torcer y ue habia que vencer sin complejos de ninguna de las partes y parece que ayer se materializo. Adelante cubanos, comienza una etapa que va a ser diferente en muchos aspectos y que abrira nuevos horizontes. Adios a la Ley de Ajuste Cubano, bienvenida la apertura con la relacion entre los dos pueblos y gobiernos.

  4. 4

    Alejandro González - 18 de Diciembre del 2014 3:04:53 CDT

    Sin dudas, es una excelente noticia para los cubanos. Si algún criterio debe primar al tomar decisiones de esta importancia y envergadura es el de favorecer a las grandes mayorías, a los cubanos de a pie, que son quienes han sufrido con más gravedad las consecuencias tanto del bloqueo externo como interno, así como del inmovilismo que se fue enquistando en todas las esferas de la vida económica, social y política. Nunca es tarde si la dicha es buena, como reza un sabio y viejo refrán. Solo espero que los cubanos sepamos utilizar inteligente y eficientemente esta oportunidad para crecer como nación y como sociedad y recuperar, al menos, el esplendor que deslumbró a medio mundo y que fue destino de muchos emigrantes europeos en el siglo pasado. Quiero, de paso, agradecer los buenos oficios de los mediadores que han hecho posible este momento histórico y destacar el papel que, en silencio, ha jugado el Papa Francisco en todo el proceso, demostrando así su liderazgo mundial y su capacidad para solucionar los conflictos internacionales más difíciles, lo que le hace merecedor de un Nobel de la Paz, sin duda alguna.

  5. 5

    Jose Manuel - 18 de Diciembre del 2014 5:15:28 CDT

    Buenos dias a tod@s! Pienso que esta decisión tomada por las dos partes merece una gran celebración! Pensando que es una gran mejora para el pueblo cubano que se encuentra en una situación tan limitada política y económicamente. Es un paso de gigante de las dos partes, me quedo con la frase de Raúl: “debemos aprender el arte de convivir, de forma civilizada, con nuestras diferencias” y con las de Obama: “este bloqueo durante cinco décadas no ha tenido ningún beneficio para el pueblo cubano” y “no podemos esperar que al seguir haciendo lo mismo de siempre, los resultados sean diferentes”. Me da igual que esta decisión se tome por cualquiera de las partes como una victoria propia o se quieran apuntar el tanto unos u otros…… lo importante para las personas y ambos pueblos son la esperanza y la ilusión de que Cuba cambie y pueda vivir dignamente…. En definitiva, el resultado práctico que seguro va a tener para la vida cotidiana de todos los cubanos, los de aquí y los de allá. Gracias a ambos, Raúl y Obama, por dar en algo su brazo a torcer! Si queremos vivir civilizadamente en el siglo XXI ningún líder político puede cerrarse a, al menos, HABLAR con otros. Sin hablar es imposible entenderse. Desearle al pueblo cubano Feliz y próspero año 2015!!!!! VIVA CUBA LIBRE!!!!

  6. 6

    Patricia Olguin - 18 de Diciembre del 2014 6:23:16 CDT

    Esperada y brillante noticia. Hasta la victoria siempre!!!!... Amor, dignidad y principios son los estandartes del pueblo cubano...

  7. 7

    Eduardo - 18 de Diciembre del 2014 6:45:48 CDT

    Bonito discurso, lleno de autocriticas por lo que han hecho en nuestra America y contra Cuba por tantos largos años, caramba pero que obstinados son los Norteamericanos,siguen pensando que la unica democracia verdadera en el mundo es la de ellos y que sus valores democraticos son un ejemplo para el mundo. Bueno ya era hora de que cedieran para intentarlo de otra manera, eso lo dejõ bien claro, ahora nos toca a nosotros demostrarle a los ciudadanos norteamericanos que nuestro sistema social es mas justo que el de ellos y cuando logremos avanzar en los cambios de nuestra politica economica estaremos cambiando tambien nuestro nivel de vida. Firme Raul de ceder en nuestra politica nada, recuerde al Che >A LOS AMERICANOS NO SE LES PUEDE DAR NI UN TANTICO ASI>

  8. 8

    rafael - 18 de Diciembre del 2014 7:08:43 CDT

    un discurso muy preciso, lleno de muchas verdades y sutilezas.bastante valiente y con aires de esperanza tanto para el pueblo cubano como para el estadounidense.Creo que todo lo que el presidente Obama espera con estas palabras se haga realidad y que no sea de nuestra parte producto de la soberbia que los nuevos cambios para que se establezcan relaciones diplomaticas entre nuestros pueblos no se hagan realidad.

  9. 9

    Roberto - 18 de Diciembre del 2014 7:41:03 CDT

    Estamos viviendo momentos especiales, sin dudas los 5 como ejemplo de la perseverancia de nuestro pueblo por defender los principios humanistas de justicia social y solidaridad universales, los médicos internacionalistas, que son el arma moral más grande de nuestro país, y la sociedad cubana en su conjunto, se han ganado el respeto y la admiración del mundo entero. Aunque es un camino largo, se ha dado un paso muy importante para normalizar las tensas relaciones entre nuestros países, y podemos decir que el bloqueo tiene sus días contados.Por supuesto, el fin de este camino es la prosperidad de nuestro pueblo, y la sostenibilidad del sistema de salud y educación, así como de seguridad social que hemos defendido. En estos días recuerdo dos frases de Fidel, la profética "voverán", y esta un poco menos conocida: "La ideología de la Revolución, la fuerza de las masas para llevar adelante los grandes principios políticos, todo ello está basado en los logros económicos, en un aumento considerable y constante del nivel de vida de la población. Naturalmente que estos aumentos de los niveles de vida no se producen todos los años, rítmicamente, con la misma intensidad, y a veces hay que sacrificarlos cuando hay razones de fuerza mayor que obliguen a ello”. Se hicieron grandes sacrificios, pero un futuro mejor, gracias al respeto y el prestigio ganado por Cuba, más que un sueño es la realidad que está por venir. Felicidades para nuestro presidente Raúl, y para Obama también, así como para todas las personalidades y países que trabajaron para que este día llegara.Especial felicitación para los 5H,porque su sacrificio no ha sido en vano.Vienen nuevos retos,existirán obstáculos, pero mientras más rápido se normalicen las relaciones entre nuestros pueblos, será irreversible el proceso y nadie podrá cambiarlo.Feliz Navidad,Año Nuevo, y paz y prosperidad para nuestros pueblos y familias.

  10. 10

    Jose Diaz - 18 de Diciembre del 2014 7:52:03 CDT

    Llevo 34 anos viviendo fuera de mi bella tierra y aplaudo lo hecho por ambos gobiernos, es hora ya el sentido comun y el beneficio para ambas naciones sea reconocido. Me alegro por el pueblo cubano que ha sufrido tanto y felicito al presidente Obama por tan importante paso, falta mucho mas todavia pero todos los cubanos que vivimos en Estados Unidos estamos felices con esta noticia. Cubanos somos todos aprovechemos el momento. Jose

  11. 11

    hortensia de virgilio - 18 de Diciembre del 2014 7:56:22 CDT

    Hemos visitadao la habana 20 veces,enamorándonos de su maravilloso pueblo,por lo que festejamos la buena nueva !

  12. 12

    cristobal - 18 de Diciembre del 2014 7:59:00 CDT

    ayer no lo podia creer,lloraba de emocion y daba gracias a DIOS,al fin no mas enemistad no mas separacion no mas sufrimientos para nosotros los cubanos,no mas vuelos charter ni correos a traves de terceros paises no mas retriciones para los cubanos ni lo Americanos por una politica q jamas funciono,una nueva era ha llegado para bien de las dos naciones.la alegria es enorme y gracias a DIOS por traer la paz y todo lo Bueno q vendra despues amen.muchas gracias

  13. 13

    Randy_VC - 18 de Diciembre del 2014 7:59:11 CDT

    FELICIDAD Y JUBILO....esta es la expresion que reina en el pueblo de Cuba el dia de hoy por la escarcelacion de nuestros tres hermanos liberados....muy emotivo el discurso pronunciado por el Presidente Obama, espero podamos poner fin a todos estos años complejos que ha vivido la Revolucion Cubana y que su pueblo ha sufrido en carne viva los efectos de estas politicas que hoy vemos se han eliminado....no solo el pueblo de Cuba sino tambien la comunidad que reside en la ciudad de Miami se ve favorecida con estas medidas....espero prospere la inversion de EU en Cuba, en sectores como la salud, comunicaciones y la economia en general...VIVA CUBA

  14. 14

    Pacheco - 18 de Diciembre del 2014 8:09:03 CDT

    Para recordar un día en la historia

  15. 15

    Eduardo - 18 de Diciembre del 2014 8:16:33 CDT

    esas son las palabras que ambas naciones llevan esperando desde que Barack Obama fue nombrado Presidente de los Estados Unidos de America

  16. 16

    Alexander - 18 de Diciembre del 2014 8:57:03 CDT

    Grande Obama, te mereces el respeto del mundo entero.

  17. 17

    Barbaritica - 18 de Diciembre del 2014 9:02:15 CDT

    UN RESPETO PA´LOS MAYORES!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ME QUITO EL SOMBRERO

  18. 18

    Enovar - 18 de Diciembre del 2014 9:09:07 CDT

    Una disertación brillante de humanismo, solidaridad y visión profunda de un futuro mejor, no para los mandatarios, ni intereses privados, sino para nuestros pueblos en común, sus necesidades de comunicarse entre sí, de establecer relaciones comerciales, tecnológicas y culturales. Sí todas las naciones se unen para dar pasos firmes hacia un porvenir, nuestros niños nos admirarán, nuestros padres y abuelos sonreirán y nuestras generaciones futuras nos benerarán y darán infinitas gracias por dejarles vivir un futuro mejor. Gracias a: RAÚL CASTRO RUZ, BARACK OBAMA, EL PAPA Y A TODOS LOS QUE HICIERON POSIBLE ESTE TAN ESPERADO PASO HACIA LA SOLIDARIDAD ENTRE ESTOS DOS GIGANTES AMERICANOS, QUE DEMOSTRARON QUE CUANDO UN CORAZÓN LATE CON FUERZA PUEDE MOVER EL UNIVERSO. QUÉ DIOS LOS BENDIGA A TODOS !!!!!

  19. 19

    chester - 18 de Diciembre del 2014 10:08:45 CDT

    el discurso perfecto.....ufff pasaran años y va a ser dificil que algun presidente de cualkier pais rebase esto...gracias obama...

  20. 20

    Lissette - 18 de Diciembre del 2014 10:12:13 CDT

    Alguien finalmente se da cuenta se que esa posición hostil no beneficia a nadie,estamos muy cerca para ser enemigos y no hay razón lógica para mantener tal enemistad,Cuba sólo ha defendido su soberanía,no somos enemigios de nadie.Muchos cubanos de aquí y de allá estarán felices de esta buena nueva que abre caminos que estuvieron cerrados por mucho tiempo.Feliz regreso de nuestrso tres héroes cubanos,ya están todos de vuelta tal como lo dijo nuestro máximo líder.Qué mejor regalo para fin de año,Cuba está de fiesta.

Discurso del presidente Barack Obama sobre las relaciones con Cuba. Foto: White House

Noticias relacionadas

del autor

en esta sección