Alto voltaje en frontera de las dos Corea

Además de acusaciones y enfrentamientos propagandísticos, la escalada de ahora incluye disparos y serias advertencias

Autor:

Juventud Rebelde

SEÚL, agosto 21.— La República Popular Democrática de Corea (RPDC) rechazó la acusación de Seúl de que el Ejército de Pyongyang ha lanzado proyectiles a su territorio e insistió en que deben eliminarse las agresivas comunicaciones radiofónicas desde la zona desmilitarizada de Panmunjón.

PL informa que, según denuncias de Pyongyang, la tensión aumenta porque desde el sur, junto al paralelo 38 que divide a la nación coreana en dos, se instrumenta una propaganda denigrante y falseada, la cual se había suspendido por decisión conjunta desde 2004.

Desde Seúl, AFP refiere que el líder norcoreano, Kim Jong-un, ordenó este viernes a sus tropas que estén listas para el combate en la frontera de la península dividida, donde crece la angustia tras un intercambio de disparos de artillería entre ambas Coreas.

Las fuerzas sudcoreanas ya estaban en estado de alerta máxima luego de la advertencia de Pyongyang del jueves de que Seúl tiene hasta el sábado para cesar su guerra de propaganda en la frontera o se expondrá a operaciones  militares por parte de Corea del Norte.

Técnicamente, los dos países siguen en guerra desde hace 65 años porque la contienda de la península de Corea (1950-53) acabó con un simple alto al fuego que nunca fue formalizado por un tratado de paz.

Según la agencia oficial norcoreana KCNA, Kim Jong-un ordenó que las unidades del Ejército Popular Coreano (EPC) destacadas en la frontera estuvieran «en estado de guerra» a partir de las 17H00 locales del viernes (08H30 GMT).

Del otro lado, vestida con uniforme militar, la presidenta sudcoreana Park Geun-Hye habló ante un grupo de altos comandantes de su Ejército para decirles que «no tolerará  ninguna provocación de Corea del Norte», según trasmitió la televisión sudcoreana.

La tensión ha despertado alarma internacional. China expresó su «profunda preocupación» e instó a las partes a mantener la calma, según declaraciones del portavoz del Ministerio de Relaciones  Exteriores, Hua Chunying.

Washington, que a raíz de la escalada suspendió el ejercicio militar anual con Corea del Sur, hizo saber que monitorea la situación en la península.

En tanto, la Unión Europea instó a evitar provocaciones. «Estamos vigilando la situación en estrecho contacto con nuestros socios, incluido el Gobierno sudcoreano», dijo un vocero del Servicio de Acción Exterior y Política de Seguridad de la UE, según EFE.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.