Trump busca meprobamato en París

La cena ¿romántica? en la Torre Eiffel, con Melania y la pareja presidencial anfitriona, sugiere el contraste del presidente que sube y el que anda en picada

Autor:

Juventud Rebelde

PARIS, julio 13.— El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticado en su país por la sospecha de conexiones ilegales con Rusia, y en el extranjero por su visiones comerciales y de cambio climático, llegó a la capital francesa el jueves buscando puntos en común con el nuevo líder galo Emmanuel Macron.

Reuters reportó que, después del mal comienzo de sus relaciones, ambos mandatarios tienen incentivos para mejorar sus vínculos: Macron espera elevar el papel de Francia en asuntos internacionales y Trump, visiblemente apartado por los líderes mundiales, necesita amigos en el extranjero.

Trump llegó asolado por acusaciones de interferencias rusas en las elecciones estadounidenses de 2016. Correos publicados el martes sugieren que su hijo mayor le dio la bienvenida a ayuda rusa contra la rival de su padre, la demócrata Hillary Clinton. El Kremlin ha negado siempre tal afirmación.

En París, Trump asistirá al desfile militar del Día de la Bastilla y a las conmemoraciones de la entrada de las tropas estadounidenses en la Primera Guerra Mundial, hace 100 años.

Las conversaciones se concentrarán en las iniciativas diplomáticas y militares compartidas por las dos naciones, pero un responsable del Elíseo dijo que Macron no evitaría asuntos controvertidos. Trump no hizo muchos amigos en Europa por culpa de su rechazo al acuerdo de París sobre el cambio climático y su postura comercial de «América primero».

«Lo que Macron quiere es devolver a Trump al círculo para que EE. UU., que continúa siendo el poder mundial número uno, no sea excluido», dijo el portavoz del Gobierno francés, Christophe Castaner, a BFM TV. «No dudo de que hablarán sobre el estado de las acciones militares en Siria y sobre el futuro», añadió ese responsable del Elíseo.

Trump se reunió con Macron en el Palacio de Los Inválidos, complejo arquitectónico del siglo XVII donde están enterrados Napoleón Bonaparte y otros héroes de guerra.

La agenda de este jueves contemplaba la cena de ambos y sus esposas en el restaurante de la segunda planta de la Torre Eiffel. El portavoz resaltó el simbolismo: «París sigue siendo París», una respuesta velada a Trump, quien durante su campaña por la presidencia declaró que la ola de atentados demostraban que «Francia ya no es Francia», y se atrevió a darle recetas sobre inmigración y terrorismo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.