Cuba sigue siendo un destino seguro para los viajeros

Un numeroso grupo de los miembros de la organización estadounidense de turoperadores Respect rechazan en La Habana las medidas tomadas por el Gobierno de Trump

Autor:

Juana Carrasco Martín

RESPETO, esta palabra en inglés, Respect, es el acrónimo de la agrupación de turoperadores y organizaciones estadounidenses afines, ocupados en realizar viajes a Cuba, a quienes ha sorprendido en La Habana la decisión de la administración de Donald Trump de reducir su personal diplomático en la Isla y otras medidas que enturbian las relaciones.

Responsible Ethical Cuba Travel —fundada en diciembre de 2016—  «rechaza unánimemente la advertencia de viajar a Cuba y la decisión de retirar a personal diplomático de su embajada en La Habana», así dice la declaración que formularon al culminar su reunión de dos días en la capital cubana.

En un encuentro en el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, sus principales líderes confirmaron que «Cuba sigue siendo un destino seguro para los viajeros». Lo enfatizó a JR Gail Reed, co-coordinadora del grupo y fundadora de Medicc.

Hemos estado atareados durante dos días reflexionando sobre las nuevas formas de atraer a otros sectores para que viajen a Cuba, dijo Bob Guild, co-coordinador de Respect y presidente de Marazul, en sus palabras durante el encuentro, en las que explicó que promueven respeto y valores en la organización de los viajes a la Isla.

Por eso hemos formulado una declaración que públicamente expresa nuestra intención de continuar los viajes, decisión en la que estamos acompañados por las aerolíneas comerciales y otras entidades de la industria de los viajes.

Durante su cita aquí, los estadounidenses definieron un plan de acción que implemente los 17 principios de la organización, y que incluyen el respeto a la soberanía, al medio ambiente, a la herencia cultural y otros valores de Cuba. La asociación defiende, además, el derecho de todos los ciudadanos estadounidenses y residentes de viajar a la Isla, y aboga porque el Gobierno de su país cese las restricciones en este sentido. 

Guild apuntó que más de 500 000 estadounidenses han llegado a Cuba y ninguno ha tenido las afectaciones de salud que se alegan en la determinación de las medidas, y recordó que la Asociación de Servicio Exterior de EE. UU., que representa a los diplomáticos estadounidenses alrededor del mundo, también se ha opuesto a la decisión tomada por el Departamento de Estado de retirar a funcionarios de la embajada en La Habana.

En igual sentido se pronunciaron Melisa Riviere, profesora en el Instituto de Estudios Globales del Departamento de Antropología en la Universidad de Minnesota, quien organiza viajes culturales y educacionales a Cuba desde hace años; y Leif Utne, co-dueño de CFO, empresa dedicada a los viajes culturales en Seattle, estado de Washington, y que desde hace tres años trabaja en el intercambio con el archipiélago.

Gail Walker, de IFCO y su proyecto Pastores por la Paz, ratificó la disposición que siempre ha tenido la organización que fundara su padre, el pastor Lucius Walker, de continuar la amistad y la solidaridad con el pueblo cubano.

Walter Turner, de Global Exchange, señaló que temían que la desagradable acción de la administración Trump pudiera estar motivada por razones políticas. Ellos aseguran que una vez más estimularán a todos los visitantes de Estados Unidos a continuar haciéndolo.

Cuba es uno de los países más tranquilos y seguros del mundo, para los que vivimos aquí y para los millones que nos visitan cada año, fue la categórica aseveración de Fernando González, presidente del ICAP, al darles la bienvenida en la sede de la organización social a los cerca de 70 turoperadores de Respect que culminaron su encuentro en Cuba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.