¿Son o no Yumilka y Zoila las mejores en el voleibol cubano?

Autor:

Ricardo Quiza

Sin ánimo de polemizar, ocupo este espacio para una aclaración ética sobre un tema que abordé el pasado martes bajo el título Hay que buscar detrás de la malla, basado en una entrevista con Eugenio George, el mejor entrenador de equipos femeninos de voleibol del siglo XX.

Yumilka Ruiz. Foto: FIVB En el trabajo de marras, Eugenio calificó a las jugadoras Yumilka Ruiz y Zoila Barros como las más sobresalientes en la historia del voleibol cubano.

Entrevista al fin, y con aprecio de retomar un tema tan interesante sobre el que incursioné hace varios años: ¿quiénes han sido las mejores jugadoras de voleibol de todos los tiempos en Cuba?, dejé para una ocasión posterior las reflexiones al respecto.

Pero, resulta que este elemento evaluativo de Ruiz y Barros motivó tanto a numerosos lectores, aficionados y especialistas de otros medios de comunicación, que se obvió del análisis el meollo de las interesantes respuestas del hombre que ha sido bastión de la formación y de las grandes victorias de las «Morenas del Caribe».

Sin renunciar al abordaje en días próximos del aspecto que me ocupa, debo dejar claro que en el texto publicado en estas páginas no hay la más mínima alteración.

No acostumbro a tomar el rábano por las hojas, y menos con una gloria de nuestro deporte de quien me enorgullezco de ser amigo y que conocí hace más de 50 años, cuando Eugenio era del equipo todos estrellas —junto al desaparecido Machito Hevia, «El Pro» Cruz y otros— del equipo Fiat Lux dirigido por Tito del Cueto, y yo pertenecía al colectivo menor, lo que pudiera llamársele hoy categoría cadete.

Quizá la euforia de haber clasificado Cuba en el Grand Prix Mundial de 2006 entre los cuatro grandes del deporte de la malla alta, con tantos contratiempos que van desde la falta de «población» para armar una adecuada preselección nacional, hasta la carencia de implementos y otras situaciones que entorpecen el buen camino, llevó a Eugenio George a sobrevalorar a tan distinguidas jugadoras, o quizá sea correcta su apreciación.

Aclaro que en ningún momento trató —ni se publicó— de entrar en comparaciones.

El tema llama a debate y, por lo menos yo, no me lo pierdo. Lo prometo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.