Una galaxia muestra su lado más fotogénico

Científicos de todo el mundo captan la imagen con mayor resolución en la historia de la Astronomía

Autor:

Patricia Cáceres

Una colaboración internacional entre 15 radiotelescopios terrestres y la antena de la misión espacial RadioAstron (de la Agencia Espacial Rusa), en órbita alrededor de la Tierra, ha conseguido captar la imagen con mayor resolución en la historia de la Astronomía.

La instantánea muestra con una precisión inigualable las regiones centrales de un objeto conocido como BL Lacertae, el núcleo activo de una galaxia situado a 900 millones de años luz, que está alimentado por un agujero negro de unas 200 millones de veces la masa de nuestro Sol.

Al parecer, el trabajo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas del Instituto de Astrofísica de Andalucía, aporta nuevas claves para el estudio de las galaxias activas.

Interferometría de muy larga base

Según refieren las agencias EFE y SINC, la imagen se tomó gracias a una técnica conocida como interferometría de muy larga base (VLBI, por sus siglas en inglés), que desde 1974 permite que múltiples radiotelescopios separados geográficamente trabajen al unísono, funcionando como un telescopio con un diámetro equivalente a la distancia máxima que los separa.

En este caso, al operar conjuntamente, las antenas funcionaron como un único radiotelescopio con un diámetro equivalente a ocho veces el diámetro de la Tierra, informó el CSIC en una nota de prensa.

La Astronomía en ondas de radio, un tipo de luz indetectable a nuestros ojos, resulta imprescindible para el estudio de las galaxias activas dado que sus jets (chorros de partículas subatómicas que viajan a velocidades cercanas a la de la luz) emiten la mayor parte de su energía en ondas de radio. Pero las galaxias activas generalmente se encuentran a miles de millones de años luz de la Tierra, de modo que para poder estudiar estos objetos necesitamos observarlos con una resolución cada vez mejor, enfatizó el comunicado.

Galaxias activas

Según subraya la Sociedad Española de Astronomía, nuestra galaxia es una espiral tranquila. Pero en el universo hay otras muy diferentes, y entre ellas se encuentra el grupo de las galaxias activas, como es el caso de la BL Lacertae.

Las galaxias activas, explican los expertos, contienen un núcleo que emite energía en cantidades enormes y de manera muy violenta.

Las teorías más aceptadas atribuyen la emisión de energía a un agujero negro supermasivo situado en el centro de estas galaxias, sobre el cual se precipita materia a un ritmo considerable. La caída del material induce su calentamiento y compresión, y desencadena la emisión de energía en todas las longitudes de onda del espectro.

Los núcleos de galaxias activas (AGNs, por sus siglas en inglés) son los objetos más energéticos del universo, pudiendo emitir, de forma continua, más de cien veces la energía liberada por todas las estrellas de una galaxia como la nuestra.

«La imagen de alta resolución proporcionada por RadioAstron, sin precedentes en la historia de la Astronomía, nos permite una visión única de las regiones más internas de los núcleos activos, donde se produce la mayor parte de su energía», declaró el investigador Yuri Kovalev, director científico de la misión RadioAstron.

La hipótesis predominante entre los científicos sugiere que los núcleos de estas galaxias están alimentados por un agujero negro supermasivo rodeado de un disco de materia que gira a su alrededor. Debido a esta rotación, las líneas de campo se «enrollan» formando una estructura helicoidal que confina y acelera las partículas que forman los jets.

José Luis Gómez, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía que encabeza el estudio, apunta que parece claro que los jets se originan como consecuencia de la caída de material del disco al agujero negro central, pero aún desconocemos en gran medida cómo se forma el haz de partículas y cómo se acelera hasta velocidades cercanas a la de la luz.

«Sabemos, sin embargo, que el campo magnético juega un papel fundamental», agrega este investigador, quien publica las conclusiones del trabajo en la revista The Astrophysical Journal.

La excelente resolución obtenida en la imagen, además, ha supuesto otro hito, al medir en este núcleo una concentración de energía muy por encima de lo observado hasta ahora en los AGNs, lo cual levanta dudas sobre los modelos teóricos empleados tradicionalmente para explicar cómo brillan estos objetos.

En BL Lacertae estamos observando las zonas más calientes del Cosmos, un «horno» miles de millones de veces más caliente que el Sol, subrayó Andrei Lobanov, coinvestigador del trabajo.

«Los astrofísicos manejamos un modelo para explicar cómo se genera la energía de los AGNs que pone un límite a la cantidad total que puede emitir su núcleo. Estos objetos pueden presentar aumentos puntuales de energía durante uno o dos días, pero las energías medidas en BL Lacertae son demasiado elevadas y constantes, lo que implica que o bien el jet es más relativista de lo que pensamos o tenemos que revisar nuestros modelos teóricos», ahondó el científico.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.