«OptimAr» el aprendizaje

Favorecer el desarrollo cognitivo natural de los niños es el objetivo de un novedoso sistema creado en el Centro de Neurociencias de Cuba

Autores:

Ana María Domínguez Cruz
Aileen Infante Vigil-Escalera

Una parte significativa de la población mundial no puede leer o calcular correctamente, comparar magnitudes, concentrarse en una actividad específica y dominar otras habilidades, en apariencia muy simples, y en no pocos casos se debe a un desorden en el aprendizaje de origen biológico.

Trastornos del neurodesarrollo como estos —que no constituyen un retraso mental— pueden identificarse a edades tempranas, cuando el niño es evaluado de manera adecuada y se le brinda el tratamiento oportuno para lograr su aprendizaje y su inserción en la sociedad.

El departamento de Neurociencias Educacionales del Centro de Neurociencias de Cuba (CNC) creó OptimA, un sistema que le ofrece a los profesores las herramientas efectivas para detectar signos de riesgo y conductas que indiquen un trastorno de este tipo en sus alumnos.

Rosario Torres Díaz, jefa de este departamento, asegura que el sistema ha sido aplicado ya en alrededor de 200 Centros de Diagnóstico y Orientación del Ministerio de Educación, así como en instituciones de las provincias ecuatorianas de Guayaquil y Santa Elena.

«Nuestro objetivo es proporcionarle a la sociedad lo que le sea útil para favorecer el curso natural de la educación de sus niños y evitarles consecuencias a largo plazo.

«Trabajamos para potenciar en cualquier niño o niña sus capacidades cognitivas de una manera divertida e interesante, sobre todo porque sabemos que como nativos digitales que son les llaman la atención las nuevas tecnologías», dijo.

 El soporte para este paquete tecnológico va desde computadoras, PDA (dispositivos de asistencia personal), consolas como las que se utilizan para juegos electrónicos, y en un futuro sistemas interactivos de televisión digital terrestre.

Augura Torres Díaz que los resultados son prometedores.  «No nos detenemos en la investigación, comenzamos una segunda fase a partir de la retroalimentación del funcionamiento en la práctica educacional para mejorarlo, perfeccionar los métodos. Trabajamos en un sistema para intervenir al niño que presenta dificultades de este tipo a través de juegos para móviles, para que haciendo uso del tiempo de manera prudente se entrene en sus habilidades afectadas», concluyó.

Ciencia y educación: un binomio vital

Uno de los aportes fundamentales que las neurociencias hacen a la educación es haber descubierto que el cerebro del hombre sustenta determinadas capacidades desde las etapas tempranas de la vida, las cuales sirven de base para la asimilación de los conocimientos que se adquieren en el proceso de enseñanza-aprendizaje en la escuela, según explicaron al diario Granma las doctoras en Ciencias Sicológicas Vivian Reigosa Crespo y Rosario Torres Díaz, también del CNC.

Los estudios realizados por esta institución científica a lo largo de casi 30 años patentizan la importancia de una intervención adecuada para resolver problemáticas como la discalculia (trastorno específico para aprender Matemáticas), la dislexia y disgrafía (trastornos específicos para aprender a leer y escribir, respectivamente), y las dificultades en la conducta (conocidas como trastornos por déficit de atención asociado o no a la hiperactividad).

Asimismo, estos años de trabajo sistemático han permitido conocer que entre tres y nueve escolares de cada cien padecen alguno de estos trastornos, cuyo origen es un déficit en capacidades neurocognitivas muy básicas con diferentes grados de severidad; que demandan una atención acorde con las deficiencias presentadas.

De ahí que los neurocientíficos educacionales cubanos desarrollen constantemente herramientas, como OptimA, que pueden servir a la didáctica de las ciencias, las materias escolares y al propio proceso de enseñanza-aprendizaje, para enfrentar estos trastornos que, sin una intervención adecuada, pueden ser persistentes en el tiempo y producir un impacto negativo en la vida de quienes los padecen.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.