Chocolate, alimento natural sicoactivo

Varias sustancias sicoactivas, que estimulan nuestro cerebro, están presentes en este alimento y en cantidades tan nimias que no explican el deseo que nos provoca ingerirlo

Autor:

Juventud Rebelde

Son pocas las personas a las que no les gusta el chocolate y, menos aun, las que pueden comer solo un bocadillo del manjar sin apelar a la fuerza de voluntad para no degustarlo todo.

La razón que la ciencia ha dado hasta el momento a tal desasosiego es que el chocolate contiene varias sustancias sicoactivas, que estimulan nuestro cerebro, no obstante, están presentes en cantidades tan nimias que no explican el deseo que nos provoca ingerir este alimento.

Husmeando en los componentes del producto, el médico y periodista de la BBC, Michael Mosley, explicó que la incorporación de grasa y azúcar transformó el cacao que consumían los antiguos mayas y aztecas.

Uno de los pocos alimentos de la naturaleza en los que confluyen estos elementos es en la leche, pues la materna es rica en azúcares naturales, principalmente lactosa, y la de fórmula que se le da a los bebés contiene una proporción similar de grasas y azúcares.

Mosley explicó que  esta combinación  activa un área del cerebro llamada amígdala, fundamental en nuestra respuesta emocional a la comida; afecta el núcleo accumbens, encargado del deseo; y actúa sobre la región del cerebro vinculada a la memoria —hipocampo— que hace recordar la agradable experiencia del chocolate.

En otras palabras, dice Mosley, estamos preparados para que nos gusten esas «delicias» porque son similares a nuestra primera comida.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.