Moldear el planeta habitable - Ciencia y Técnica

Moldear el planeta habitable

Bajo el apelativo de «Un mundo por delante, el patrimonio natural y su relación con los jóvenes», los participantes del II Coloquio Internacional José Martí: Por una cultura de la naturaleza, tomaron como punto de partida el pensamiento del Apóstol sobre la necesidad de mantener una relación armónica entre la naturaleza y el hombre

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

La preocupación por los efectos del cambio climático y la actividad humana en detrimento del futuro del planeta, y el urgente llamado a desarrollar acciones concretas que reviertan y eviten esta situación, fueron el denominador común que permitió reunir a jóvenes de Cuba, Venezuela, Bolivia, Puerto Rico, México, Guinea Ecuatorial y de la República Árabe Saharaui Democrática en el Foro Juvenil del II Coloquio Internacional José Martí: Por una cultura de la naturaleza.

Bajo el apelativo de «Un mundo por delante, el patrimonio natural y su relación con los jóvenes», los participantes tomaron como punto de partida el pensamiento del Apóstol, quien escribiera sobre la necesidad de mantener una constante relación armónica entre la naturaleza y el hombre desde el siglo XIX.

«Las ideas de Martí expresadas en el ensayo Nuestra América, en el Manifiesto de Montecristi y en otros documentos avizoraban desde entonces algunos de los sucesos actuales que sufre el planeta y que hoy deben ser reinterpretados por los jóvenes de todas las latitudes para garantizar la preservación del medio ambiente y de nuestra especie», expresó el pinareño Adalberto Hernández.

Erasmo Lazcano, vicepresidente primero de la Sociedad Cultural José Martí, insistió en la necesidad de montarnos en la nave del pensamiento martiano, guía indiscutible para el futuro de Cuba y de América Latina, y exhortó a mantener el espíritu juvenil de lucha ante el escenario mundial.

Con el objetivo de compartir experiencias exitosas de acciones medioambientales bajo la guía del Apóstol, el joven profesor René Borges, de Guantánamo, expuso resultados de iniciativas locales en su natal Baracoa, como la siembra y el cuidado de bosques martianos en instituciones docentes, que permiten a los estudiantes vincular cultura y conciencia.

También el matancero Arturo Rizo ponderó la actitud de jóvenes de su territorio, quienes trascendieron cuestiones teóricas en el cuidado de especies en peligro de extinción como el manjuarí, y el apoyo sistemático al cuidado de la biodiversidad en la Ciénaga de Zapata.

«Lo maravilloso es que los jóvenes cubanos, en medio de tantos desastres medioambientales que padece el planeta, hayan asumido el papel que les corresponde como futuros pobladores del mismo y hayan sido capaces de responder con acciones, con el ejemplo. Es el único camino que tenemos y que invitaremos a recorrer en el próximo Festival de la Juventud y los Estudiantes, que se celebrará oportunamente en el continente africano», afirmó Miguel Colina, miembro del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas.

En este segundo día del evento, la senadora de la República mexicana Yeidckol Polevnsky recibió de manos de Armando Hart Dávalos, director de la Oficina del Programa Martiano, el Reconocimiento a La Utilidad de la Virtud, máxima distinción que otorga la Sociedad Cultural José Martí a personalidades o instituciones que mantienen una destacada labor de reflexión y divulgación de la obra martiana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.