Retoma Cuba producción nacional de turbocombustibles

La producción nacional de turbocombustibles, certificada y avalada por autoridades internacionales, se erige en una contribución a la disminución de la demanda de importaciones y un significativo logro científico-técnico

Autor:

Juventud Rebelde

Luego de 12 años de engrosar la abultada lista de productos a importar, Cuba retomó el proyecto de la producción nacional de combustibles de aviación a partir de un diseño experimentado en el Centro de Investigaciones del Petróleo.

Recuerda el diario Granma que la caída del campo socialista, la deprimida producción de crudo cubano y el acrecentado bloqueo, entre otros factores, se inscriben entre los causantes del vacío en la fabricación de combustibles para la aviación en el país, desde 1993 y hasta el 2005.

Subraya que este derivado del petróleo para el transporte aéreo resalta entre sus similares porque, pese a ser el de menor costo de producción y distribución, figura entre los de más alto precio en el mercado mundial.

El nuevo Programa Energético implantado en el país durante el primer lustro del siglo XXI también favoreció el proyecto, afirma Antonio Rodríguez Moltó, especialista principal en el Ministerio de la Industria Básica, quien expone que buena parte del queroseno se pudo entonces transformar en turbocombustibles.

Fue entonces que para el Centro de Investigaciones del Petróleo (CEINPET) se presentó el desafío multiplicado de proceder a nuevas formulaciones que tuvieran en cuenta la posible utilización de crudos cubanos.

Comentó a Granma el master Alberto Cavado, líder del equipo que dio vida al proyecto, que con tal propósito fueron adquiridos e instalados algunos equipos industriales, novedosos sistemas de filtración y tanques especializados de gran capacidad.

El país también invirtió en una moderna base analítica que certifica el producto desde su respuesta energética ante cualquier circunstancia, hasta la sincronización de la combustión en las turbinas, equipamiento que también fue instalado en los centros productivos y en las terminales distribuidoras de CUPET en todo el país.

Para retomar las producciones de combustibles de aviación se utilizaron las refinerías de La Habana, Santiago de Cuba y Cienfuegos.

La producción nacional de turbocombustibles, certificada y avalada por autoridades internacionales, se erige en una contribución a la disminución de la demanda de importaciones y un significativo logro científico-técnico.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.