Yodo, podría ser efectivo en prevención del cáncer de mama y próstata

Un estudio anuncia que en tres años podría aparecer un medicamento que evitaría la aparición de células cancerígenas con el yodo extraído de las algas marinas frescas

Autor:

Juventud Rebelde

El yodo detiene el crecimiento de tumores de cáncer de mama y de próstata, según un estudio del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma de México que lleva 13 años de investigación. De confirmarse esa premisa, se espera que dentro de tres años se pueda obtener un fármaco que evite el crecimiento de los tumores malignos, reporta Telesur.

La ingesta del medicamento con yodo no curaría el cáncer, sino que evitará el crecimiento de las células malignas, según informó Carmen Aceves Velasco, directora de la investigación y secretaria académica del campus de la UNAM ubicado en Querétaro, en el centro de México.

La investigación cuenta con dos patentes que adjudican la idea del futuro medicamento a la Universidad Nacional para la comercialización del producto tanto en México como en el exterior del país.

Velasco detalló que en el caso del cáncer de mama el elemento químico ayudaría en el tratamiento de la quimioterapia con doxorubicina, mientras que en los hombres sería una alternativa preventiva contra la hiperplasia prostática.

Asimismo, destacó que el I2 solo puede extraerse de las algas marinas frescas, pardas, como las Wakame y Kelp. «Si se consume en exceso puede tener efectos secundarios en la tiroides, por lo que debe administrarse bajo supervisión médica», explicó.

«El estudio se realiza de manera integral para conocer el efecto de varios compuestos yodados, tironinas, yodolípidos y diferentes formas químicas de yodo, en el desarrollo, función y patología de algunos órganos y tejidos que lo atrapan, como la glándula mamaria, la próstata, el ovario y el tejido nervioso», explica el Instituto de Neurobiología mediante un comunicado.

La idea de asociar el yodo a la lucha contra el cáncer no es nueva, pues la medicina ya se usa en combinación con la radioterapia para disminuir las células cancerígenas en la glándula tiroides a través del yodo radioactivo.

«La glándula tiroides absorbe casi todo el yodo de su cuerpo. Cuando el yodo radioactivo (RAI), también conocido como I-131, se administra al cuerpo en forma de líquido o cápsula, este se concentra en las células de la tiroides. La radiación puede destruir la glándula tiroides y cualquier otra célula tiroidea (incluyendo las células cancerosas) que absorbe el yodo, con poco efecto en el resto de su cuerpo», explica el portal web www.cancer.org.

El cáncer es la tercera causa de muerte en México y cada año se detectan al menos 128 mil casos nuevos. Por encima se encuentran las muertes por enfermedades cardíacas y por diabetes mellitus.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.