Universidades cubanas: la piedra de Sísifo de una conexión

Como en el mapa del desarrollo de Cuba, el acceso a la red de redes en la Educación Superior tiene zonas muy claras y otras no tanto. Hay coincidencia en un salto inédito en los últimos tres años, pero como en la historia mitológica, aún falta para copar a la cima

Autores:

LYS MÁRIAM ALFONSO BERGANTIÑO
DANIELA OLIVA VALDÉS

Si pudiera hacerse una conexión mitológica entre la antigüedad griega y las actuales universidades cubanas en cuanto al acceso a la red de redes, Sísifo estaría ahora mismo cuesta arriba cargando, casi eufórico, todo el peso de su piedra.

Pero al fundador y rey de Corinto, como en la leyenda, le resultaría difícil sentirse completamente satisfecho si estuviera plantado entre la amplia red de universidades del país y pretendiera alcanzar con su carga el punto máximo de plenitud entre la sinuosa telaraña de internet. Casi tocando la cima, esta volvería a alejársele.

Ese parece ser el sentimiento que prevalece entre quienes conversaron con este diario, cuando intentó pulsar los derroteros que ha vivido este sensible tema, que marca especialmente la agenda del 9no. Congreso de la Federación Estudiantil Universitaria.

Los datos indican que hoy las aulas de la Educación Superior disponen de una capacidad cinco veces mayor de acceso a internet, comparado con lo que se tenía hace tres años.

El director de Informatización del Ministerio de Educación Superior (MES), Walter Baluja García, exaltó que en las universidades y centros de investigación adscritos a esa institución, más de 135 000 usuarios tienen acceso a internet, existen 583 puntos wifi, 170 enlaces y un ancho de banda de 700 megabites por segundo (mbp/s), un privilegio que en solo tres años ha cambiado el ámbito académico de los estudiantes universitarios.

Se parte del criterio de que internet es una tecnología de la información y la comunicación (TIC) imprescindible en el contexto actual para crear nuevos conocimientos científicos y servicios a la comunidad universitaria y a la sociedad en general. Las universidades de nuestro país no se encuentran ajenas al uso de esta herramienta y desde 2015 hasta la actualidad ha dado un salto sustancial tanto en su calidad como en su uso en los centros educacionales.

Sin embargo, la distribución entre los centros universitarios, de acuerdo con la cantidad de usuarios y con los aportes y servicios que presten al país, ha dejado a determinadas sedes más rezagadas en la calidad de la conectividad.

Los centros que gozan de mejor acceso son la Universidad de La Habana (UH), la Universidad Tecnológica José Antonio Echeverría (Cujae), la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), la Universidad de Oriente (UO) y la Universidad Central de las Villas (UCLV), con lo cual entre estas instituciones y el resto de las academias pertenecientes al MES existe una brecha en materia de acceso a la red de redes.

Liannys Díaz Fundora, estudiante de cuarto año de Periodismo de la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos, que no es precisamente de las más favorecidas, comentó que allí existe una zona wifi-Etecsa y también zonas de conexión libre a las que se pueden acceder con la cuenta de la universidad, sin embargo esta última no tienen buena calidad, por lo cual los estudiantes prefieren conectarse a la wifi-Etecsa pagando tarjetas Nauta.

«Ha habido una mejoría en la conectividad, pues antes no teníamos cuenta de internet hasta tercer año, pero eso ya cambió y nos dan desde primero. Sin embargo, queda mucho por hacer para que los estudiantes empleen la conexión a internet a favor de su desarrollo personal y el de la sociedad. A pesar de las limitaciones tratamos de mantenernos actualizados con la bibliografía y las noticias que circulan en la web», reconoció.

En consonancia con las inconformidades expresadas por la estudiante de la universidad matancera, Leidy Laura Hechavarría, quien cursa el tercer año de Comunicación Social en la Universidad de Oriente, de Santiago de Cuba, refiere que se mantienen actualizados con los contenidos y las bibliografías gracias a que los profesores se las entregan digitalmente en memorias USB, pues la conexión «no es muy buena, los laboratorios son escasos y con máquinas que en su mayoría no funcionan y, además, los estudiantes deben compartir los laboratorios con los docentes», por lo tanto  se dificulta mucho el acceso a internet.

Cuando la piedra comenzó a navegar

Internet comenzó a implementarse en Cuba en los centros universitarios desde 1996. Los de la capital fueron los primeros en contar con el acceso a la web, en específico la Cujae, y la UH. La velocidad del acceso para aquel entonces no era la ideal, no obstante, ya se había creado con las tecnologías al alcance, una red nacional universitaria llamada RedUniv, conformada poco a poco con el objetivo de unir los diferentes centros de Educación Superior de todo el país, en especial, las bibliotecas de las universidades. Esta realidad ha perdurado hasta el presente, y sus usuarios ascendieron en enero de este año a la cifra de 151 877.

Paulatinamente, se fue incrementando el acceso a internet en las universidades, y a partir de 2014 se comenzaron a instalar los puntos wifi en los centros y se han repartido desde entonces alrededor de cien dispositivos cada año.

Los entrevistados coinciden en que el incremento escalonado tuvo un salto en 2015, año que marcó un antes y un después en el desarrollo e implementación de las TIC en la Educación Superior. En dicho año se celebró el 1er. Taller de Informatización y Ciberseguridad, y a partir de aquí la informatización del país recibió un nuevo impulso, que ha llevado a que en la actualidad todas las universidades y centros de investigación del MES dispongan de acceso a internet y estén conectadas a la RedUniv. Estos 170 enlaces conectan incluso los centros municipales, por lo que se cuenta en casi todos los municipios del país con al menos un enlace.

En 2015 había universidades y centros que tenían un mbp/s de acceso y hoy acceden, como mínimo, a cinco o seis mbp/s, y los centros más grandes como la UCI o la UCLV, que tienen más estudiantes y trabajadores, disponen de entre 50 y 100 mbp/s.

Dadas las condiciones actuales de un acceso a internet de calidad —de manera general— los retos que se imponen a los estudiantes universitarios son el uso provechoso y responsable de la conectividad en beneficio de su formación como futuros profesionales y, sobre todo, en pos de crear conocimientos colectivos que aporten a la comunidad universitaria y al desarrollo de las instituciones del país.

El tema de la conectividad en las universidades ha sido un tema candente en los últimos años en los congresos y talleres estudiantiles de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), pues no era accesible en todos los centros y la calidad era insuficiente pero, sobrepasado ese punto, las inquietudes en esa organización continúan en ese y otros aspectos, con el fin de optimizar su calidad y uso.

En el proceso de debates del 9no. Congreso, que tendrá su punto culminante este fin de semana en el Palacio de Convenciones de La Habana, surgieron numerosos planteamientos sobre este aspecto, entre los que destacan: 

—Mejorar la calidad del acceso a internet, contribuir a  investigaciones con mayor rigor científico, así como facilitar el intercambio con instituciones científicas foráneas.

—Eliminar la restricción de entrada a redes sociales en horario escolar, ya que no solo son una herramienta de ocio, sino la base de muchas tesis o trabajos de investigación de las facultades. Incluso, a veces es necesario acceder a las redes sociales para ejercicios de clases y la única vía es a través de un proxy, los cuales violan la seguridad informática. 

—Facilitar la comunicación de los estudiantes con otras universidades a través de la creación de una red social universitaria.

Para qué sirve un punto

Solangel López, responsable de la esfera de comunicación en el secretariado de la FEU de la Universidad de Cienfuegos Carlos Rafael Rodríguez (UCF), explicó que en su centro de estudios les exigen a los estudiantes el trabajo en las redes. Para ello la UCF cuenta con más de 20 puntos wifi distribuidos en toda la universidad y situados en los lugares de más afluencia de usuarios (cafetería, en cada una de las facultades, rectorado, etcétera). Además, de acuerdo con lo concertado en el 9no. Congreso, se instaló un punto de wiFi-Etecsa en la universidad. «Siempre trabajamos con las nuevas tecnologías, ya sea subir o descargar trabajos de la plataforma digital de aprendizaje MOODLE, la biblioteca virtual, así como en el portal de la red de la universidad.

«Las cuotas de internet de estudiantes y profesores no son muy amplias —varían desde seis hasta 25 unidades— se distribuyen según el año académico, la participación en grupos científicos, en las ayudantías de los estudiantes, entre otros requisitos, pero se sigue trabajando en seguir satisfaciendo de una manera u otra las demandas del estudiantado», expresó López.

Desde la UCLV, el estudiante de tercer año de Periodismo Alejandro Gavilanes, comentó que la conexión en este centro es «bastante buena» y ha mejorado gracias a cambios realizados por la propia institución.

«Cuando yo estaba en primer año la cuota para el acceso era de 50 megas a la semana por estudiante. Ahora la cuenta se recarga cada 24 horas y siempre hay conexión a Internet y a redes sociales.

«Los profesores exigen la búsqueda de bibliografía actualizada y, además, emplean la plataforma digital MOODLE para colocar allí las notas y determinadas informaciones para los estudiantes. Nosotros mayormente nos conectamos a través de los dispositivos móviles, aunque existen laboratorios de computación en cada facultad que poseen buenas condiciones para la conectividad», enfatizó.

Otros estudiantes y profesores son de la opinión de que teniendo el acceso básico cubierto, lo más importante en estos momentos es saber cómo emplear el potencial que nos brinda internet, y aprovecharlo como herramienta científica y no solo como ocio.

Sobre lo anterior, el estudiante de Comunicación Social de la Facultad de Comunicación (FCOM) de la UH, Noel Jomarrón Gil opinó que las universidades y los estudiantes tienen que estar a la vanguardia con las nuevas tecnologías. «Los nuevos tiempos requieren nuevos cambios, y saber utilizar la información y las posibilidades que brinda internet en pos de los avances de la sociedad es una ventaja que los estudiantes universitarios debemos aprovechar», señaló.

Vicente L. Díaz Melián, presidente de la FEU-UH destacó que se avanzó mucho en los últimos cinco años. «Pasamos de tener a la mitad de los estudiantes universitarios sin Internet a tenerlos a todos conectados. Sin embargo, nos falta aumentar puntos de conexión en las universidades; crear una cultura de trabajo electrónico; fomentar la labor en las redes sociales desde un punto de vista responsable y aprovechar las oportunidades que ofrece la conectividad de la Universidad de La Habana para el crecimiento en las diferentes esferas.

«La Universidad de La Habana fue de las primeras en tener acceso a la web y esa posibilidad debe representar un compromiso para continuar mejorando y plantear soluciones a los problemas que aún quedan por perfeccionar», precisó el presidente de la FEU-UH.

Los estudiantes pueden acceder a la red de redes desde las wifi universitarias de cada centro.Foto:Daniela Oliva Valdés y Lys Máriam Alfonso Bergantiño

Cuando la velocidad es buena

El director de Informatización del MES, Walter Baluja García, explicó que disponen de internet las 22 universidades tradicionales del MES, incluso los que están fueran de ese organismo.

En cuanto al acceso y las capacidades, pese a que las opiniones de los estudiantes no coinciden, valoró que han  tratado de ser proporcionales de acuerdo  con la cantidad de usuarios que poseen las universidades, pero la calidad por lo general es similar en todos los centros.

Agregó que desde finales de 2015 hasta hoy todas las grandes sedes universitarias se conectaron por fibra óptica. Antes de ello, menos de la mitad disponían de esta tecnología. A partir de ese momento se concretó que todas las universidades se conectaran por fibra y que los principales centros de estudios del país también se conectaran a la Red Nacional Universitaria. Al migrar a la fibra óptica todo el sistema ha mejorado la calidad del servicio.

«Hoy las velocidades más bajas de conexión a la red nuestra son de 512 kilobites por segundo (kbp/s), y estamos trabajando con Etecsa para incrementar eso al menos un mbp/s. Las velocidades más bajas se encuentran en los centros municipales, donde por lo regular hay un solo laboratorio de computadoras y con la velocidad que poseen pueden funcionar correctamente», destacó.

«El MES tiene planificado continuar aumentando el acceso a internet, la demanda siempre es creciente, pues a pesar de todo lo que se ha avanzado en los últimos tres años en materia de conectividad, hoy las expectativas están por encima. Igualmente, con la educación a distancia se crean servicios y contenidos que necesitan mayor acceso a la red de redes.

—¿Qué usos les dan los estudiantes universitarios a la conexión que se les ofrece?

—Los sitios que más se visitan son los de interés general, en dependencia de cada carrera y facultad. Entre estos se encuentran Facebook, Google, Cubadebate, La Mochila… En estos momentos estamos trabajando en función de que las universidades usen más el Twitter desde el punto de vista académico. En los últimos meses, con todo el proceso asambleario de la FEU, se ha visto una presencia mayor de las universidades en esa plataforma.

—¿Considera que el servicio de internet que se le brinda a las universidades cubre todas las necesidades de los estudiantes?

—Cuando los funcionarios vamos a las universidades siempre intercambiamos con los estudiantes, nos reunimos con los dirigentes de las organizaciones, por lo cual tenemos bastante retroalimentación.

«El acceso a las redes constantemente va a ser insuficiente, porque siempre las expectativas van a tener como referencia el punto en que estamos actualmente. Sin embargo, hoy no tenemos ningún problema crítico de acceso a las redes en ningún centro del país.

«Debemos impulsar más las facilidades de conexión que existen y la pertinencia de su uso. En eso debe estar el foco de atención ahora, en para qué se usan estas posibilidades que se les brindan a los universitarios cubanos. Aunque el tema de la calidad siempre será permanente, nunca se terminará de mejorar.

«Yo creo que el impacto que han tenido en la sociedad los diferentes twittazos en las movilizaciones de la FEU a través de las redes sociales ha sido muy grande y muy representativo de lo que se puede hacer. Ejemplo de ello fue la repercusión que tuvo en las redes el apoyo a las ideas y al legado de Fidel, cuando desapareció físicamente.

Conexión, ¿con qué?

La problemática actual de la conectividad a internet en las universidades cubanas reside más, a juicio de no pocos entrevistados, en el uso que se le otorgue a la web desde un sentido de superación personal y compromiso social.

La profesora del departamento de Comunicación Social de la Facultad de Comunicación de la UH, Amelie Montero concluye que «internet es oportuno hoy en las aulas universitarias ya que, en primer lugar, aporta bibliografía. En el campo de la comunicación les da a los estudiantes apertura de conocimientos, nos informamos de las nuevas tendencias y conocimientos a nivel mundial y, a partir de aquí, podemos realizar una investigación o avalar otros trabajos.

«Debemos fomentar una cultura científica. Los estudiantes deben comprender que investigar no es copiar y pegar de un texto, que investigar es citar a personas para que les validen ese contenido que se intenta crear», refirió la profesora, Máster en Comunicación.

Superadas entonces, en su mayoría, las viejas trabas que obstaculizaban el acceso a internet en las universidades nacionales, queda pendiente el desafío de emplear las ventajas de la conectividad de manera consciente para la calidad de la enseñanza en la Educación Superior y continuar perfeccionando las condiciones que faciliten una mejor conexión en todos los centros del país. Tal vez entonces Sísifo estará más cerca de la cima.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.