Miscelánea de contrastes

A partir de hoy, cada martes haremos una columna diferenciada, tanto por su contenido como por la presentación tipográfica. En ella se alternarán como cápsulas, breves notas enviadas por nuestros lectores, que no llegan al relato o la reflexión, pero no por ello son menos trascendentes.

Mayra Noemí Levy, de avenida 229 número 21801, entre 218 y 220, reparto Fontanar, Boyeros, Ciudad de La Habana: Hace unos días le robaron la cartera, y el mayor sufrimiento, más peso que los pesos perdidos, eran los documentos. Colas y más colas, se dijo. El carnet de identidad lo pudo hacer en menos de 24 horas en las oficinas de ese municipio. La licencia de conducción...¡Ah, lo que me espera!, pensaba. Fue en las oficinas de Luyanó: se la entregaron 18 minutos después de solicitarla. Eficiencia, era lo que decían otros asombrados, que corrieron la misma suerte.

Celso Zaldívar, de Avenida de los Libertadores, Edificio 39, apartamento 6, reparto Pedro Díaz Coello, Holguín: Cuando se fijaron los precios de los pasajes en los Yutong, se explicó el alza por una serie de elementos, entre ellos el precio del combustible, y muchas comodidades que tienen. Así, deben rebajarse cuando el baño no funciona, el video o el televisor estén rotos y el asiento no sea reclinable. Y cuando se exceda sobremanera en los horarios de salida.

Mayra Hernández, de Infanta y Manglar, apartamento 143, Cerro, Ciudad de La Habana: Su respeto y admiración por las doctoras Belkis Rodríguez y Madelaine López, así como por todo el equipo que le realizó una operación quirúrgica de cataratas en el Hospital Ramón Pando Ferrer, de la capital. Estupendos todos.

Islay García Hernández, de avenida 62, número 3505, entre 35 y 37, Cienfuegos: En viaje a La Habana, en el conocido Conejito del kilómetro 80, la pizarra anunciaba bocadito de jamón a seis pesos, y bocadito de jamón y queso a siete. Compró este último, y la diminuta lámina del lácteo le causó risa. Al preguntar, le dijeron que de acuerdo con la norma, son seis gramos por ración. Islay es una computadora pensando: «si tomamos un kilogramo de queso y lo dividimos con esa norma, son 166.67 pesos de ingresos. ¡El queso más caro del mundo!»

Iraida Díaz Labrada, de calle 62 número 1512, apartamento 4, entre 15 y 17, Ampliación de Almendares, Playa, Ciudad de La Habana: Felicidades a los trabajadores del campismo Los Cocos, de La Habana. Mucho amor y dedicación. Te desean buenas noches, saludan constantemente, se preocupan por la estancia de uno allí. Son un colectivo muy joven y muy educado. La animación ni se diga, sin groserías. Extremadamente respetuosos. Éxitos en su trabajo y que sigan así.

Alexis Filtres Verdecia, de Pedro Figueredo 270, entre Tívoli y Concordia, Manzanillo, Granma: Hace más de 12 años que está abierta una zanja de alcantarillado en su calle, a lo largo de tres cuadras. La gente arroja desechos en ella. Y sin iluminación, han cundido los accidentes de noche. Criadero de mosquitos también. Y de ratas (¡Peligro: la leptospirosis!). Están cansados de plantearlo los vecinos. 12 años y nada. Desastroso.

Tomás Raúl Gómez, avenida 13 número 823, entre 8 y 10, reparto Orestes Acosta, Remedios, Villa Clara: El pasado 22 de octubre, su familiar Jorge Daniel Hernández fue remitido con un cuadro muy difícil desde el policlínico de General Carrillo hacia el Hospital Municipal de Remedios: de inmediato exámenes preliminares, bajo esmerado tratamiento, y al siguiente día es remitido extremadamente grave a la Sala de Cuidados Intensivos del Hospital Provincial Arnaldo Milián, en Santa Clara. El SIUM accionó rápidamente. Una leptospirosis complicada con afectación a varios órganos. El mediodía del 23 fue una pelea entre la vida y la muerte. Todo lo dieron por ese paciente los médicos, enfermeras y demás trabajadores. Y estaba también, para los familiares, la respuesta exacta, la mano en el hombro, la sonrisa y el cariño; esa otra medicina que hace milagros... Hoy Jorge Daniel se recupera poco a poco. Gracias...

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.