Refutan versión de Dayli

El 6 de diciembre de 2008, reflejé aquí la historia de Dayli Pestano, trabajadora de la Unidad Motel La Puntilla, en el municipio habanero de Mariel, quien alegaba haber sido sancionada injustamente en su centro, estando enferma.

Y ahora traigo una síntesis de la respuesta enviada al respecto por Liset Pino González, directora de la Empresa Municipal de Comercio, y Ariel Ávila Espronceda, presidente del Gobierno municipal en Mariel.

Dayli se sintió indispuesta el día de marras y abandonó el centro para presentarse en el hospital, donde fue atendida. Tras dos días de ausencia se incorporó a trabajar, y le mostró al administrador un método que justificaba que aquel día estuvo bajo tratamiento, pero no, como decía ella a este periódico, un certificado por reposo de 72 horas. «Y producto de que ya había presentado en reiteradas ocasiones situaciones de indisciplina, incluso con amonestaciones firmadas por ella misma, el administrador determinó darle baja».

Dayli reclamó al Órgano de Justicia Laboral de Base (OJLB) de la Empresa Municipal de Comercio, por no estar de acuerdo con la separación definitiva. Y el OJLB investigó en el centro, con los trabajadores, quienes opinaron en su gran mayoría que la sancionada presentaba problemas de disciplina laboral. Además, el OJLB comprobó que el documento mostrado por la sancionada no plasmaba reposo, sino solo el medicamento administrado en ese día.

Aun así, el OJLB resolvió dar la reclamación con lugar, y le impuso la medida de traslado a otra plaza de menor remuneración. «Tal modificación de medida impuesta por la administración —aclara la misiva— tuvo entre sus fundamentos la política laboral del país, establecida en la Resolución 8 de 2005 del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social (MTSS), con el objetivo de que la medida disciplinaria contribuya a la educación laboral de los trabajadores que han incurrido en infracciones de la disciplina, y siempre que sea factible y conveniente su cumplimiento, sea dentro del propio sistema, para contribuir a estimular la subsanación del error cometido».

La investigación, realizada por la directora de Comercio municipal, y funcionarias del Gobierno municipal y del MTSS, concluye que existieron correctos procedimientos por parte de la administración y del OJLB. Y aclara que, «no estando la recurrente de acuerdo con la medida impuesta por el OJLB, debió realizar una reclamación al Tribunal Municipal, acto que no ejecutó».

En sentido general, esta respuesta coincide con la también enviada por Francisco Ramos Cruañas, director de Cuadros y Recursos Humanos del MTSS, quien agrega que se le hicieron a Dayli tres ofertas de empleo que no aceptó, y la cuarta fue la que consideró; aunque no se había incorporado a su nueva ubicación en el momento requerido.

Tolstoi entre las trazas

A esta hora, en Morón, posiblemente una traza esté horadando la memorable descripción de una batalla en La guerra y la paz, de León Tolstoi; o la humedad haga aguas con una alucinante descripción de Alejo Carpentier en El siglo de las luces.

Un año y medio ya lleva cerrada la biblioteca pública Sergio Antuña, de Morón, en la provincia de Ciego de Ávila, denuncia en su carta Silvio M. Rodríguez, residente en edificio 15, apartamento 5, Micro Sur, en esa ciudad.

La afectación en el techo de dicho centro nada tiene que ver con los huracanes sufridos, consigna el remitente, y censura el hecho de que hasta ahora no se les haya dado una explicación a los pobladores de por qué no se arregla, o por qué no puede hacerse por ahora, y cuándo podría ser.

Cuenta Silvio que cuando estaba abierta, dicha biblioteca contaba con Sala de arte, Sala juvenil, Departamento circulante y brindaba múltiples servicios. Hoy sus libros están silenciados en cajas de cartón, en distintos locales, y expuestos al deterioro.

Manifiesta el lector que dicho centro era orgullo de los moronenses, así como lo son El Gallo, la Laguna de la Leche, la antigua iglesia y otros valores culturales e históricos de la localidad. Le han arrancado un pedazo de alma a Morón. Nadie puede calcular lo que es una biblioteca pública para el espíritu de una ciudad.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.