La escasa visión…

El pasado 7 de julio de 2012, María Caridad Dihigo (Avenida 10-A, No. 1307, Central Julio Reyes Cairo, Jovellanos, Matanzas) contaba que el 3 de noviembre de 2011 se mandó a hacer sus espejuelos en la óptica de Jovellanos, y aún no veía la solución a su problema.

Entonces, le dijeron que a los tres meses podía recogerlos allí. Y el 3 de febrero, cuando fue a buscarlos, le manifestaron que todavía no estaban. Transcurrido un mes más, el esposo de María Caridad volvió y le dijeron lo mismo.

«Pienso que es una falta de respeto, porque no me dan ninguna explicación del porqué de la demora», señala.

El pasado 4 de junio ella volvió a la óptica, y le dijeron entonces que debía esperar 45 días, porque los cristales indicados son muy gruesos y había que llevarlos a La Habana.

«Me decidí a escribirles —subraya María Caridad— porque es la segunda vez que me pasa esto con mis espejuelos. La otra vez tuve que escribir a la prensa…», concluía la lectora.

Al respecto, responde el doctor Julián Pérez Peña, director de Medicamentos y Tecnologías del Ministerio de Salud Pública (Minsap), quien asevera que la administradora de la óptica de Jovellanos afirmó que, al enviar la orden al taller de tallado, le informaron que no contaban con los recursos necesarios para esa graduación.

Continuaron la tramitación con quien atiende la actividad comercial en la Unidad Empresarial de Base de la capital, señala el directivo, para que se gestionara a través de la comercializadora las bases para altas graduaciones y dar así solución al caso.

«Al recibir el informe de existencias de los recursos disponibles en nuestros almacenes —acota—, se le manifiesta (a la paciente) que no hay posibilidad de solución; y no se hace ninguna otra gestión, a pesar de que está establecido el procedimiento entre las Empresas de Ópticas de todo el país cuando se nos presenta una situación como lo anteriormente descrita».

Precisa Pérez Peña que, al conocer la queja, la Sección de Óptica del Minsap coordinó con la Empresa Provincial de Servicios Ópticos y Auditivos de La Habana, con el objetivo de tallar los lentes de la paciente.

Una vez confeccionados los mismos, añade, se contactó con la lectora y se le orientó sobre el tipo de armadura más conveniente para su graduación.

Posteriormente, se le entregaron los espejuelos en su domicilio. Y se realizó un análisis con las trabajadoras implicadas, a las cuales se les aplicaron las medidas disciplinarias correspondientes, «por no haber actuado según lo establecido para la solución de esa demanda».

La historia revela cuánto sufren los ciudadanos por la falta de rigor y de respeto hacia el cliente.

Desperdicios…

Genaro Hernández Herrera (Paseo de la Paz No. 214, entre Hospital y Alejandro Oms, Santa Clara) cuenta que en Carretera Subplanta y Circunvalación, en esa ciudad, hay una tubería rota que está causando perjuicios a los vecinos.

Precisa el remitente que la conductora averiada está vertiendo una enorme cantidad de agua con sangre y otros desperdicios provenientes del matadero situado junto a la Empresa Distribuidora de Combustibles de Cupet.

Afirma Genaro que hacía un mes había dos salideros, y uno fue atendido. Sin embargo, el otro «continúa botando una mezcla de agua con residuos, que inundan todo el frente de la Empresa Comercializadora Camilo Cienfuegos, y hace imposible cruzar a pie por ese lugar. El olor es nauseabundo, y no hay señales de que a alguien le importe repararlo», concluye.

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.