La CCS tiene la palabra

El 25 de febrero pasado, Erly Rodríguez (Loma Ciega s/n, Morón), socio de la cooperativa de crédito y servicios (CCS) José Antonio Labrador, contaba que en la última entrega de arroz, en diciembre de 2015, a la planta procesadora de la Empresa Arrocera de Punta Alegre, se le facturaron, a nombre de la CCS, 1 077 quintales de grano húmedo, a 190 pesos el quintal. Pero la económica de la CCS y la facturadora de la planta les dijeron que, aunque facturado el quintal a 190 pesos, en realidad el precio era de 160. Los 30 pesos restantes correspondían a lo que la empresa paga por el acarreo del producto.

Según ellos, pretendían descontarles 30 en vez de diez pesos por cada quintal de arroz acarreado, «sin siquiera tocar ni ver la figura que tiene el arroz. Imagínese, son 16 770 pesos, cifra que incluye los 6 000 pesos que ya nos descontaron, y los restantes que quieren descontar ahora, lo cual, multiplicado por seis u ocho cosechadores de arroz de nuestra CCS, implica un monto total enorme». Pero él anotaba que «se trata de quitar arbitrariamente parte del dinero ganado con el trabajo, sudor y sacrificio, del cual depende el sostenimiento de cuatro familias».

Labrador preguntaba cuál es el precio oficial del arroz en cáscara húmedo que el campesino vende, y qué cantidad debe recibir por cada quintal. «Necesitamos que se aclare si la Resolución de Finanzas y Precios ampara o justifica a los jefes de la CCS a quitarnos diez pesos del acarreo por cada quintal de arroz, cuando somos nosotros los que lo acarreamos». Y cuestionaba: si el precio del arroz es de 160 pesos, ¿por qué aparece facturado junto a los 30 pesos del acarreo, para un total de 190, y no figuran ambos conceptos por separado?

«Exigimos que se refleje en la factura el nombre del campesino, junto a datos de la CCS, y no que solo aparezca la factura a nombre de la CCS, como si esta fuera la dueña del arroz que se vende a la Empresa».

Refería que se dirigieron al jurídico y al presidente de la CCS, a la jurídica de la Delegación Municipal de la Agricultura y a la delegada en sí, a la facturadora de la planta, a la Fiscalía Municipal y a la Dirección Provincial de Finanzas y Precios. Pero seguían sin entender, y sin cobrar el dinero de la última cosecha.

Responde Lázaro Díaz, director de la División de Arroz del Ministerio de la Agricultura, que la aclaración corresponde a la CCS. Y para esclarecer el hecho se reunieron los directivos de la Empresa y de dicha División, pero la dirección de la CCS no asistió.

Precisa que el precio de compra del arroz cáscara húmedo puesto en la industria de secado es de 160 pesos por quintal, a lo que se suman los 30 pesos de margen comercial aprobado, para un total de 190 pesos. Y tanto el del arroz como el margen comercial están aprobados por la Resolución 239 de 2015 del Ministerio de Finanzas y Precios.

Refiere que al pesarse el arroz en la unidad de secado, se le da al productor, con copia a la CCS, un comprobante que refleja el peso con el descuento de las impurezas. Y en él se plasma el nombre del productor, al tiempo que recoge el valor a pagar: 190 pesos por quintal. Con ese vale, el productor hace la conciliación. Pero es la CCS, como persona jurídica, y como una de las partes en el contrato de compraventa, la que concilia con la empresa y realiza la facturación. Una vez realizado el trámite extrae el dinero del Banco y paga a los productores.

Sobre los descuentos que hace la CCS a los productores, aclara, la empresa nada tiene que ver. Se supone que en la asamblea general de la CCS, a los socios les informen y se apruebe por ellos los compromisos de pago y aporte que cada uno debe realizar. La Empresa solo cobra a la CCS los servicios que le presta.

Aclara que la Empresa les paga a las unidades productoras 190 pesos por quintal de arroz; solo se le cobra a la CCS el servicio que le presta en función de la producción. Por ello, sugiere que esas inquietudes se ventilen en la misma CCS con la presencia de la ANAP, la empresa a la cual se vinculan los productores y la Delegación Provincial de la Agricultura en Ciego de Ávila.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.