Reparación… ¡en el verano!

Cristina Monsalbe (Luz No. 109, entre Inquisidor y San Ignacio, La Habana Vieja) pregunta si la planificación ya no existe. Y lo hace porque el pasado 6 de julio fue con su nieto al parque de diversiones La Maestranza, del Centro Histórico de la capital, y se encontró dicho centro recreativo para niños muy deteriorado.

Los aparatos herrumbrosos y falta de pintura, la estrella desarmada, los inflables sucios y sin funcionar, un desabastecimiento de productos gastronómicos y a la sombra de los árboles no se podía estar por las santanillas, hormigas que pican.

Una trabajadora del parque le dijo que hay que ir allí con antihistamínico para las picaduras. Y que falta una manguera para los inflables.

Pero lo más sorprendente para Cristina fue la información proporcionada de que a partir del 15 de julio el parque entrará en reparación. «¡Justo cuando los niños están de vacaciones! ¡Y un parque que evita a quienes viven en La Habana Vieja trasladarse a otros más distantes!», enfatiza Cristina.

La señora cuestiona si no existe una planificación para prever estas reparaciones generales en los meses que los niños están de clases.

«Son diez meses para planificar dicha reparación, afirma. ¿Qué sucede con los impuestos que mes tras mes los cuentapropistas abonan para contribuir a la restauración del municipio, más la recaudación de todo lo que se cobra en el parque? Espero que La Maestranza vuelva a ser lo que un día fue», concluye Cristina.

Rápido… y Furioso

Doris Cortizo Hernández (calle 35 No. 5215, apto. 2, entre 52 y 54, Cienfuegos) denuncia que a partir de que se decidió que funcionara 24 horas al día la cafetería El Rápido de la Corporación Cimex, en 35 y 54, los vecinos están sufriendo un coctel degradante de desorden, indisciplina y vulgaridad.

«Es imposible dormir en este vecindario, subraya, por los carros y motos en carreras de alta velocidad; cada quien con la música bien alta. Se colocan bafles en la calle por parte de personas que la ocupan y toman libremente, sin que las autoridades hagan nada por evitarlo.

«Se generan discusiones, se altera el orden público. Y diariamente los vecinos deben llamar a la Policía, la cual viene al momento, retira la música; pero al marcharse, la situación se torna peor.

Asegura Doris que la situación es de conocimiento de Cimex, de los Gobiernos provincial y municipal, la delegación del Minint y otras instituciones públicas. Pero los vecinos siguen esperando que se tomen decisiones a favor del orden y el buen juicio.

«A partir de la medianoche, refiere, ya es muy difícil resistir las groserías. Y las personas que trabajan son las que tienen que tolerar el problema. Esperemos que las autoridades de Cienfuegos pongan fin al desorden, la indisciplina y la vulgaridad alrededor de El Rápido», concluye.

Cambios para bien en Boca Ciega

Daylet Abascal Rodríguez (calle 2da., entre 1ra. y 3ra., reparto Boca Ciega, Guanabo, La Habana) escribe para elogiar el trabajo que se ha hecho en el barrio de Boca Ciega, el que, pese a ser una zona turística, no se higienizaba ni embellecía desde 1974.

«Hoy Boca Ciega se encuentra transformada. Hemos visto movilizado al personal de Islazul de sol a sol, de lunes a lunes. Deseamos que, en nombre de los residentes aquí, conozcan todos los cubanos los logros obtenidos en la transformación de Boca Ciega. Para el verano se tomó muy en serio su recuperación. Es increíble y asombroso lo que se ha realizado, y el cambio radical que se experimenta», comenta.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica