Acoplar la solución

Inconforme. Así se siente Yurisleidy Díaz Rodríguez (Igualdad No.13, entre Quiró y Situé, Sagua la Grande, Villa Clara), luego de un largo peregrinar en busca de alguna solución para sus equipos electrodomésticos dañados. Esos aparatos, que bien sabemos cuánto cuesta ir conquistándolos para la comodidad del hogar, a ella se le rompieron en masa tras una subida del voltaje.

Sucedió el 4 de octubre pasado, alrededor de las 3:20 de la tarde. La anomalía duró más o menos una hora, «hasta que el carro de la Empresa Eléctrica vino, desconectó el fusible y separaron los cables que provocaron el alto voltaje», narra Yurisleidy.

Una vez restablecido el servicio, varias casas resultaron afectadas. En la de la remitente el inventario de daños registró: «un TV Sanyo, de 14 pulgadas de color negro, un (reproductor de) DVD Parker negro, una lavadora rusa color azul y una tableta negra y gris marca Energy X10».

Ese mismo día, en la noche, el director de la Organización Básica Eléctrica (OBE) de su municipio visitó algunas de las     viviendas que habían sido perjudicadas por el incidente, evoca la villaclareña. Aunque en su caso, por encontrarse trabajando como enfermera intensivista en el Hospital Mártires del 9 de Abril, la visita institucional fue al día siguiente. El funcionario «probó todos mis equipos en la corriente y ninguno funcionó, menos la lavadora, que me dijo que no la probara, porque estaba modificada en su diseño original y no procedía, pero que a lo mejor el TV sí, a pesar de estar modificado, ya que tiene entrada de audio y video hechas». Ese mismo día, en la mañana había hecho la afectada su reporte a la OBE provincial, cumpliendo los pasos de rigor.

Durante el día 8 del propio mes, otra inspectora acude al domicilio en cuestión, toma nota nuevamente de todo lo dañado, y la propietaria de los equipos firma como constancia de la visita. El 4 de noviembre, al llegar a su casa se encuentra la reclamante con un papel donde se le notificaba (con fecha 1ro. de ese mes), que no procedía la reposición de sus equipos y el porqué.

A la jornada siguiente, por intermedio de la delegada de su zona, logra       Yurisleidy que el director de la OBE del municipio le explique las razones de la improcedencia. El televisor, porque estaba modificado en su diseño original; el reproductor de DVD, porque era autovolt (comprendido para que trabaje hasta 220V); la lavadora, por lo explicado anteriormente, y la tableta «porque en el momento de la visita a mi hogar de la inspectora, el menor de edad que convive conmigo, (…) mi hijo, había preguntado delante de ella que de quién era esa tableta», recapitula la lectora. Y añade que esta última razón resulta insostenible.

Orientan entonces a la afectada que se dirija a la OBE provincial. Realiza todas las gestiones a ese nivel. Sobreviene una nueva visita de revisión. «Ya en mi vivienda, el compañero (de la provincia) lo que hizo fue mandarme a conectar a la corriente los equipos y a encenderlos, de los cuales el único que funcionó en ese momento, porque él manualmente le dio vuelta a la polea, fue la lavadora», relata la lugareña.

Citada en la entidad provincial para recibir respuesta a su caso, le reiteran algunas de las razones ya conocidas, y surgen nuevos elementos: que la tableta no procedía por ser autovolt el transformador con que se carga y, además de todo esto, que el reclamo en general no era pertinente, «porque el daño que había ocurrido ese día en el municipio no había sido de la magnitud como para que me dañara los equipos de mi vivienda», refiere la reclamante. Este argumento final, después sería incluso rebatido por las autoridades del municipio, a las que volvió la mujer, según refiere ella.

Tras muchas idas y vueltas —algunas incongruentes a la vista—, la villaclareña, madre de un niño de seis años, aboga porque al menos exista alguna ayuda ante las afectaciones, que no son su responsabilidad. «Ya en el año 2008 nosotros vivimos esta historia en dos cuadras de esta misma dirección y en aquellos años el procedimiento fue distinto, (…) dieron la oportunidad de llevar todo al taller y, lo que se pudo arreglar allí, salió funcionando; no como ahora, que ni tan siquiera eso», se duele. ¿Qué dicen las autoridades de la Unión Eléctrica?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.