La «carga» que implicó su carga

El pasado 5 de julio, y desde Banes, Holguín, el doctor Elixer Ramón Clemente contaba que concluyó su misión como colaborador en Brasil el 10 de noviembre de 2016, y aún aguardaba por la carga no acompañante y el menaje de casa que envió desde ese país, mediante contrato con Cubana de Aviación, y llegaron a La Habana el 18 de enero.

Precisaba que no iba a enviar su menaje de casa, porque los mismos, desde Brasil, llegaban solo hasta La Habana. Pero Cubana… informó a los colaboradores que sí se harían envíos desde Brasil hasta Holguín.

Pero las cargas de Elixer nunca llegaron a Holguín. Se quedaron en La Habana, según Cubana, porque Aerovaradero, otra entidad implicada en esa gestión —con la cual no firmó contrato alguno— no quiso recibir esos envíos en Holguín, y la aeronave tuvo que retornar a La Habana.

Llamó varias veces y reclamó. Le decían que ya se estaba solucionando. Cuando me escribió hacía dos meses que trasladaban los envíos por carretera, según guías aéreas y fecha de arribo a La Habana. Empezaron por las de diciembre de 2016, y ya iban por las de febrero de 2017. Y las de Elixer, de enero, no las había recibido. «Yo les pagué, y les pagué para que mis bultos llegaran a Holguín, y en el tiempo establecido», refería.

Responde Hermes Hernández Durán, director general de Cubana de Aviación, que para responder al volumen de cargas en Brasil de colaboradores cubanos, se coordinó con Aerovaradero, la empresa que atiende las cargas a su llegada a tierra. Y se planificaron los vuelos vinculados a las fechas de retorno de los colaboradores.

En la operación, Cubana de Aviación transportaba, de acuerdo con la guía aérea, documento que se asume como contrato con el cliente. En un inicio se previeron operaciones cargueras hasta Santiago de Cuba y Holguín, pues más del 70 por ciento de los colaboradores eran de esas provincias.

Y ante el primer vuelo con destino a Holguín desde Brasil, Aerovaradero notificó que sus almacenes en esa ciudad estaban colapsados con cargas de aerolíneas foráneas. Y hubo que enviar las cargas vendidas en Brasil a La Habana, pues no podían permanecer por más tiempo en almacenes del gigante sureño, por posibles decomisos y multas a Cubana de Aviación. Y se coordinó con Aerovaradero su tránsito terrestre hasta Holguín.

«El atraso en la llegada de las cargas a Cuba, señala, se debió a la dilación del proceso para la entrega de las mismas en el almacén de origen en Brasil, ya que cumplen diferentes pasos acorde con lo establecido por las autoridades aduanales de ese país, que pueden tener una demora de más de 30 días como promedio. Y unido a esto, en noviembre hubo una huelga general en Brasil que afectó la salida de las cargas, incrementando la demora para su arribo a Cuba».

Así, reconoce Hermes, la transportación de carga hasta Holguín, ofrecida y cobrada a los colaboradores, no pudo realizarse acorde con el contrato en un tiempo razonable, por no contar Aerovaradero con el soporte en sus instalaciones.

Al fin, la carga de Elixer pudo transportarse a Holguín vía terrestre el 24 de julio, y él la recibió el 31 de julio. Y le ofrecieron disculpas por las molestias ocasionadas.

«Se le hizo entrega de la respuesta al promovente el 29 de agosto, afirma, y el pasajero transmitió que, aunque no está satisfecho con el servicio que se le prestó, después de conocer los pormenores de cómo se llevó a cabo la transportación de su carga, comprende que Cubana de Aviación se vio en la imposibilidad de poder cumplir con los colaboradores, como se había contratado, por situaciones ajenas a su voluntad, y quedó conforme con los elementos brindados en nuestra misiva».

Y ante dos quejas similares de colaboradores de regreso de Brasil, reflejadas aquí el mismo 5 de julio, señala que Iván Rodríguez Estiú recibió su carga el 1ro. de agosto. Y en cuanto a Alexis Rodríguez Rodríguez, señala que no cuentan con guía aérea a su nombre, por lo cual no se pudo comprobar que Cubana de Aviación haya transportado su carga.

Agradezco la respuesta, pero lo cierto es que los colaboradores sufrieron las dilaciones y demoras por un servicio que pagaron. ¿Y por qué faltó previsión? ¿Por qué Aerovaradero no alertó a tiempo de que no tenía condiciones para recibir las cargas, ni Cubana se aseguró de que lo pactado podía cumplirse? ¿Por qué, ante la imposibilidad de cumplir con lo contratado con el cliente, no se le indemniza?

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Viajes a cuba.