Javier Dueñas

Frente al espejo

La casa y la escuela

«Buen artículo histórico (Historia sepultada de una ciudad, Hugo García Fernández, 19 de enero). Me encantan estas cosas. No vivo en Matanzas, pero tengo montones de fotos antiguas de la misma, la Calzada de Tirry cuando era de tierra y muchos sitios más... Saludos a la linda ciudad y a todos». (Osniel)

«El tema es actual y complejo (¿Cómo quedo yo?, Yoelvis L. Moreno Fernández, 22 de enero). Estoy de acuerdo además en esto: el maestro no debe cuestionar al alumno por la no asistencia de los padres a las reuniones, es totalmente una falta de ética humana y profesional. El maestro que así actúa no contribuye a la educación de los niños. Y de acuerdo además en que la escuela instruye básicamente, y colabora de paso con la educación, aunque hay maestros que colaboran con la mala educación. Ese es un ejemplo. Estuve en un lugar donde los profesores tenían un día a la semana, digamos, “de guardia” hasta las 7:00 p.m. Comenzaban ese día un poco más tarde. Pero los padres podían ir entonces a consultarlos sobre sus hijos, o asistir ante un requerimiento del maestro. No todas las madres están en la casa frente a una computadora o limpiando. Hay padres y madres médicos, y hacen guardia en los hospitales. Otros trabajan en un restaurante, en una funeraria, son operadoras telefónicas, militares, en fin, hay que tener opciones para todos los que a veces, justificadamente, no pueden asistir a las reuniones en la escuela». (Josem)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.