Los que soñamos por la oreja

Aires frescos para el pop rock en Cuba

Hace pocas semanas tuve la oportunidad de asistir a la cuarta emisión del festival de pop rock Luna Llena, desarrollado en Guardalavaca desde 2003. El evento me posibilitó conocer nuevos proyectos que en fecha reciente se han sumado a quienes, entre nosotros, han apostado por defender el pop rock, sin discusión alguna un género que a nivel internacional mueve multitudes.

Una novedad del evento fue la realización de un certamen competitivo, en el que intervinieron ocho agrupaciones en opción a un premio denominado Luna Llena de Plata. Justo a los participantes en dicha lid, quiero referirme hoy, pues estoy seguro de que en más de un caso de esta nómina, estamos ante nombres que si bien aún no gozan del reconocimiento a gran escala, con el transcurrir del tiempo darán que hablar.

En correspondencia con lo sucedido, tengo que iniciar mis comentarios hablando del proyecto que, según la opinión unánime del jurado, se alzó con el primer premio de la competición. Dicho galardón recayó en el guitarrista y vocalista Ernesto Blanco, que ya no solo se desempeña como integrante del grupo de su hermano David, sino que ha comenzado una carrera propia.

Yo había escuchado uno que otro tema de los grabados por Ernesto para su disco, próximo a salir a través del sello Bis Music, pero nunca había asistido a una presentación suya. Debo decir que su concierto me encantó, sobre todo por el diseño dramatúrgico que le concede al mismo, donde cada tema está justo en el lugar que debe ir y en función de una curva de energía, que mantiene al espectador atrapado todo el tiempo de la presentación.

En su repertorio hay por igual espacio para cortes cantados, como para piezas instrumentales y en las que evidencia sus notables dotes como guitarrista eléctrico. De los músicos que lo acompañaron —todos de excelente desempeño—, en particular sobresalió el bajista Giordano Serrano, alguien con mucha bomba al tocar.

Unos que fueron un descubrimiento para mí resultaron los integrantes del grupo holguinero ADN, conformado por muchachos entre 18 y 22 años. Ellos están cargados de esas ganas de comerse el mundo que se posee a tal edad, y por ello en sus composiciones se aprecia un sentido de búsqueda y experimentación, que a veces con el tiempo los músicos abandonan. En dicho orden, me pareció muy interesante lo que hacen en materia de probar con diferentes timbres por medio de los efectos que emplean, así como la indagación ritmática que proponen en un tema como Abecedario de Susana, para mi gusto su pieza más lograda.

Otros holguineros que también se destacaron en el evento fueron los miembros de Tierra Firme, encabezados por el guitarrista Gerian Durán y a quien se le conoció hace años como integrante de Mephisto, banda pionera del black metal en nuestro país. Por su parte, esta formación de Tierra Firme ofrece un repertorio que asume mucho los aires latinos y según los temas que les escuché, creo que su principal horizonte está, más que en el pop rock, en hacer música marcada por los procesos de hibridación y mezcla que hoy caracterizan buena parte de las sonoridades contemporáneas.

De Ciudad de La Habana llegó al Luna Llena Michel Lugo con una propuesta harto interesante. Su objetivo es unir códigos del discurso del rap con la ritmática cubana, revestido con una sonoridad eléctrica que mucho le debe al pop y al rock. Sus temas poseen el gancho necesario para atrapar a las audiencias y de continuar el trabajo, él pudiera llegar a ocupar el espacio que años atrás cubriese en la escena cubana Garaje H.

En el evento intervinieron asimismo los grupos Tres Palabras —armado por ex integrantes de la banda de David Blanco y que ahora quieren potenciar sus carreras musicales no solo como instrumentistas sino también como compositores e intérpretes—; Ámbar, formación con sólida labor de voces pero que nada tiene que ver con el pop rock; Huracán, una muestra del interesantísimo fenómeno que acontece en Granma con agrupaciones dedicadas al ámbito de la música popular urbana (formidable la cantante principal); y Amílkar con Mephisto, que han decidido moverse del metal extremo hacia una sonoridad que mucho le debe a Héroes del Silencio. En fin, nombres todos que recomiendo no olvidar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Facebook