Guillermo Cabrera Álvarez

La tecla del duende

Kapuscinski

A las cuatro de la mañana de este miércoles leí la triste noticia: Kapuscinski murió en Varsovia. El periodista más importante del siglo XX —en opinión de García Márquez, y tiene toda la razón—, ha dejado de contar. En su vida fue testigo pormenorizado de 27 revoluciones y cubrió más de 12 guerras en la primera línea de combate. Estuvo a punto de morir en varias ocasiones capturado por alguno de los bandos en conflicto.

La primera vez que escuché de él fue en la década del 80 mediante la palabra del también periodista y escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II. Luego leí aquel maravilloso reportaje titulado El Emperador, sobre la caída de Haile Selassie, en Etiopía, y más adelante El Sha, acerca de Reza Palhlevi en Irán.

Admiro profundamente a este profesional del periodismo, porque arriesga el pellejo en cada párrafo. En 1998 tuve la idea de organizar el Primer Encuentro de Corresponsales de Guerra, y el primer pensamiento fue para este singular polaco que se autodefinía como un hombre del Tercer Mundo, porque se dedicó a vivirlo y a contarlo, de manera apasionada y comprometida con los de abajo.

Mi amigo Dennis Guzmán, entonces embajador en Polonia, lo contactó para invitarlo y él declinó venir a Cuba por dos razones: estaba enfermo y concluía los últimos capítulos de un nuevo libro, y mientras eso pasaba no se movía de su Varsovia.

Luego seguí sus pasos en las conferencias que dictó a petición del Gabo en la Fundación del Nuevo Periodismo.

Esta madrugada decidí no enviar la Tecla ya escrita. Salí hacia Santa Clara, y sentí, en un breve contacto con estudiantes de primer año de Periodismo, de práctica en Vanguardia, como si por sus venas corriera la estirpe del colega genial.

Ahora en la noche de este miércoles —aunque sé que en la redacción están hablando mal de mí por el atraso—, me detengo a dejar unas palabras para este innovador y renovador del reportaje, al que supo dar categoría de obra maestra, quitándole su perfil de género fugaz, capaz de morir al día siguiente de su publicación, para perpetuarlo en el corazón de sus lectores.

No descanses en paz, Kapuscinski, descansa en guerra: todavía quedan muchas batallas por contar en este mundo.

GRAFFITI

Mileidis: Lo real maravilloso de todo esto es que te quiero. La vida es prosa, vivámosla en poesía. Yosmel

Mario: La distancia no es cuando nos separamos, la distancia es cuando no volvemos. Penélope

Cosi: De tu mano he abierto los ojos al mundo, no la sueltes nunca. Tu cosi

Ariannis Pupo S: Te extraño tanto, que estoy al subir a la luna para ver si te encuentro. Alex_dj

Titico: Dame el aire cuando exhalas; lo que te sobra me salva la vida. Tu nene

EL CONCURSO

Falta poco para que el jurado determine la persona más ocurrente, entre aquellas que han enviado sus 12 ocurrencias para este 2007. La semana próxima daré a conocer una de ellas.

REGALO DE JUEVES

No hay nada más interesante que la conversación de dos amantes en un profundo silencio. Achille Tournier

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.