Guillermo Cabrera Álvarez

La tecla del duende

Ganó Alicia

Sobre el aniversario ya contó JR. Agrego que vinieron tecleros de Pinar del Río, La Habana, Ciudad de La Habana, Matanzas, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Holguín y Santiago de Cuba, casi un encuentro nacional.

La Potter holguinera —junto a su madre Lourdes, su hermano Alex y su tía Balbina—, se llevó el Premio Duende de Bambú al enviar 48 ocurrencias entre los cuatro, muchas de ellas formidables. Cito seis —la mitad pedida—, como muestrario: 1) Mis secretas cartas de amor (leer alguna); 2) ¿Qué harías si tuvieras todo el dinero del mundo?; 3) ¿Con quién te gustaría sostener una larga conversación?; 4) Historia de una fotografía. Traerla y hacer la historia de cómo fue tomada; 5) ¿Por qué tus padres te pusieron el nombre que tienes?, y 6) ¿Qué diría tu epitafio?

El Duende de Bambú —con alma de lluvia—, irá a su casa, y con mensajera especial.

El jurado estuvo integrado por el actor Nevalis, los estudiantes de Periodismo Rosy (artífice de la idea); Elizabeth, Carlos, y yo (que también lo estudio día a día). Se recibieron 80 trabajos de los cuales solo 24 se ajustaban a lo solicitado. Muchos aportaron excelentes ocurrencias. La de Alicia resultó una familia de maravillosa ingeniosidad. Felicidades.

Graffiti

Mi Sol: Sin tu luz no podría vivir. Tu Campanita

Poeta: Tus versos son el sostén de mi vida. Tu Musa

Insoportable: Déjame sujetarme de tu cinto. Tu Insoportable

Mi Musa: Por ti existen mis versos. Tu poeta

Historiadora: Mi brújula tiene norte: tu sur. Tu geógrafo

Campanita: Con tu polen fecundaré mi alegría. Tu sol

Utú: Discúlpame por no tener imaginación para demostrarte que te amo. Lanita

POR EL 14

Luis Cernuda viene a la columna, para contarles qué sucedería Si el hombre pudiera decir lo que ama:

Si el hombre pudiera decir lo que ama, / si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo / como una nube en la luz; /si como muros que se derrumban, / para saludar la verdad erguida en medio, / pudiera derrumbar su cuerpo, / dejando solo la verdad de su amor, / la verdad de sí mismo, /que no se llama gloria, fortuna o ambición, / sino amor o deseo, / yo sería aquel que imaginaba; / aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos / proclama ante los hombres la verdad ignorada, / la verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien / cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío; / alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina / por quien el día y la noche son para mí lo que quiera, /y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu / como leños perdidos que el mar anega o levanta / libremente, con la libertad del amor, / la única libertad que me exalta, / la única libertad por que muero. /

Tú justificas mi existencia: /si no te conozco, no he vivido; / si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido. (Enviado por Nyli)

Regalo de jueves

La amistad no se agradece, se corresponde. Paniagua

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.