La tecla del duende

Caminantes

La inmensa caravana que era en sí mismo Lucius Walker, enfrentó este martes su más amarga travesía. Hombre entero que trocó la inspiración divina en hidalgo amor andante, que burló cercos y bloqueos con la armadura de la fe, no pudo saltar la honda fractura de su corazón octogenario.

Ah, el corazón que ya no era de él y lo detuvo. El motor de tantas quimeras que oxigenaron las venas de los más necesitados... Él, que era un pedazo de tierra negra y sin fronteras, ahora confinado a una quietud de hielo...

Unas horas antes, Tomy, nuestro artista de la gráfica, hizo la única broma que nunca le hubiésemos celebrado: se fue también por una grieta miocardia, sin bolígrafos para trazar la ruta de salvamento.

Casualmente, Tomy era, a su modo, un caravanero por la paz, un caminante sempiterno de las calles cubanas, atento a gestos y esencias de lo que somos y guerrero frente a las alambradas que pretenden asfixiarnos.

«No hay taquígrafo en el viento ni archivo en el infinito», dijo un poeta alguna vez. Pero los soles —a contrapelo de la Física— solo saben renovarse. Y los dibujos de Tomy y las santas palabras de Lucius, encenderán aún muchas galaxias.

Buen viaje, andadores de la bondad. Allá nos vemos.

El hombre extraño

Era extraño aquel hombre,/ o por tal lo tomaron,/ porque besaba todo/ lo que hallaba a su paso./ Besaba a las personas,/ al perro, al mobiliario,/ y mordía dulcemente/ la ventana de un cuarto.// Cuando salía a la calle,/ le iba besando al barrio/ las esquinas, aceras,/ portales y mercados./ Y en las noches de cine/ (también las de teatro)/ besaba su butaca/ y las de sus costados.

Por estas y otras muchas/ los cuerdos lo llevaron/ donde nadie lo viera,/ donde no recordarlo./ Y cuentan que en su celda/ besaba sus zapatos,/ su catre, sus barrotes,/ sus paredes de barro.// Un día, sin aviso,/ murió aquel hombre extraño/ y muy naturalmente/ en tierra lo sembraron./ En ese mismo instante,/ desde el cielo, los pájaros/ descubrieron que al mundo/ le habían nacido labios. (Silvio Rodríguez)

Sobre la expedición

Los participantes en la Expedición Planeta residentes en La Habana y la capital deben estar mañana, a las 10:00 a.m., en JR. Fin de semana de naturaleza e ingenio.

GRaffiti

Carlos: Nos unió Varela bajo una lluvia de canciones; desde entonces «solo sé que no estoy sola, cuando sé donde estás». Migdalia

Wambita: Eres tú la dueña de mis sueños, los vivo todos junto a ti. Wero

Semilla

Si de verdad vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo a toda costa. Chesterton

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Facebook