La tecla del duende

Aceptar

Desde Villa Clara llegan señales de fundación. Aquella tertulia, central en nuestras querencias, ha pasado ventiscas; pero los ocurrentes quieren ingeniárselas para reactivar azules. Oportuno entonces, el texto que envía María Buñuelos...

Yo, que creí saber tanto respecto a relaciones amorosas, últimamente... observando mis experiencias, mis aciertos y sobre todo, mis errores, he visto que en materia de amor, aún me falta tanto por Aprender... por Entender... por Aceptar... por Mejorar...

Debo aprender que enamorarme no es obsesionarme ni irme a los extremos...

Debo aceptar que en el amor, como en cualquier otra cosa de la vida, existen los tropiezos... y el miedo solamente dificulta más las cosas. Debo aprender que no es bueno sobrevalorar, endiosar, ni idealizar a nadie. Porque todos somos humanos y no debo esperar de mi pareja más de lo esperable de un ser humano. Debo aprender que es bueno ser como soy, siempre y cuando eso no implique irrespetar a quien esté conmigo.

Debo aceptar que en algunas ocasiones es necesario pasar por un gran dolor para conocer una gran felicidad, ya que a veces el suelo del fondo es el más apto para brincar. Debo entender que la confortabilidad brindada por la rutina es engañosa, porque la realidad está en constante cambio...

Debo aceptar que los planes pueden desaparecer en un instante, porque el futuro se mueve como él desee y no como a mí me dé la gana... Debo aceptar que agradarle a alguien hoy no garantiza el agradarle mañana. Y eso no tiene por qué ofenderme... Si acepto que quien amo tiene derecho a tomar sus propias decisiones, aunque a mí no me satisfagan.

Debo recordar que a veces lo bueno se obtiene esperando, y presionando se arruina... Que la impaciencia asfixia... Que la presión se puede convertir en irrespeto. Que tomar una decisión mientras estoy impaciente es peligroso, porque estoy influido por un estado emocional extremo... Debo aprender a no ser posesivo. Que alguien se marche no es perder una pertenencia que me gustaba mucho...

Pero sobre todo debo aprender que nunca dejaré de aprender, y mientras continúo aprendiendo, debo permitirme vivir y sentir... Lo único restante por hacer es, en medio de unas cuantas lágrimas, tomar un gran suspiro y decirme a mí mismo: ¡Bueno, amigo... volvamos a empezar! (Fragmentos del libro Extrañando a Dina, de Mario Alonso Madrigal)

Grafiti

Lily: Si algún día encuentras la puerta de mi corazón cerrada, tírala abajo y entra. INRI

Dunia: Descubrir tus ojos fue como chocar de improviso con un nuevo continente. Ya1000

Paqui: Estás nominado a un premio Nobel, llevaste la paz al centro de Cuba. Un HSH

Semilla

La esperanza es como el sol, que arroja todas las sombras detrás de nosotros. Samuel Smiles

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Facebook