La tecla del duende

Infinitos

Familia. Hay un dulzor tan primigenio en esa palabra, que casi nada de nuestros sueños podría escribirse sin ella. Randy y Anette la comenzaron a saborear de una forma distinta desde el domingo último. Ese día les llegó Samuel. Para ellos, que abren felices el libro de la vida, Los hijos infinitos, del venezolano Andrés Eloy Blanco.

«Cuando se tiene un hijo, / se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera, / se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga / y al del coche que empuja la institutriz inglesa / y al niño gringo que carga la criolla / y al niño blanco que carga la negra / y al niño indio que carga la india / y al niño negro que carga la tierra.

«Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños / que la calle se llena / y la plaza y el puente / y el mercado y la iglesia / y es nuestro cualquier niño cuando cruza la calle / y el coche lo atropella / y cuando se asoma al balcón / y cuando se arrima a la alberca; / y cuando un niño grita, no sabemos / si lo nuestro es el grito o es el niño, / y si le sangran y se queja, / por el momento no sabríamos / si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra.

«Cuando se tiene un hijo, es nuestro el niño / que acompaña a la ciega / y las Meninas y la misma enana / y el Príncipe de Francia y su Princesa / y el que tiene San Antonio en los brazos / y el que tiene la Coromoto en las piernas. / Cuando se tiene un hijo, toda risa nos cala, / todo llanto nos crispa, venga de donde venga. / Cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro / y el corazón afuera.

«Y cuando se tienen dos hijos / se tienen todos los hijos de la tierra, / los millones de hijos con que las tierras lloran, / con que las madres ríen, con que los mundos sueñan, / los que Paul Fort quería con las manos unidas / para que el mundo fuera la canción de una rueda, / los que el Hombre de Estado, que tiene un lindo niño, / quiere con Dios adentro y las tripas afuera, / los que escaparon de Herodes para caer en Hiroshima / entreabiertos los ojos, como los niños de la guerra, / porque basta para que salga toda la luz de un niño / una rendija china o una mirada japonesa.

«Cuando se tienen dos hijos / se tiene todo el miedo del planeta, / todo el miedo a los hombres luminosos / que quieren asesinar la luz y arriar las velas / y ensangrentar las pelotas de goma / y zambullir en llanto ferrocarriles de cuerda. / Cuando se tienen dos hijos / se tiene la alegría y el ¡ay! del mundo en dos cabezas, / toda la angustia y toda la esperanza, / la luz y el llanto, a ver cuál es el que nos llega, / si el modo de llorar del universo / el modo de alumbrar de las estrellas».

Grafiti

Arletys: Cuando uno forma parte de la felicidad de los demás, no tiene derecho a marcharse. Arián

Arnaldo: Que tus ojos sean siempre un amado espacio de revelaciones. Marcell

Semilla

No basta con ser joven. Es preciso estar borracho de juventud. Con todas sus consecuencias. Alejandro Casona

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Mi voto