La tecla del duende

Saber y servir

Hay incertidumbres que siempre lo son, como si alguien las hubiese esculpido en el tiempo. Y hay certezas que siguen alumbrando, tercamente, aunque a otros puedan generarles tinieblas. De eso van la historia y el poema de hoy…

No decía palabras

No decía palabras/ acercaba tan solo un cuerpo interrogante/ porque ignoraba que el deseo es una pregunta/ cuya respuesta no existe/ una hoja cuya rama no existe/ un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos/ remonta por las venas/ hasta abrirse en la piel/ surtidores de sueño/ hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso/ una mirada fugaz entre las sombras/ bastan para que el cuerpo se abra en dos/ ávido de recibir en sí mismo/ otro cuerpo que sueñe/ mitad y mitad sueño y sueño carne y carne/ iguales en figura iguales en amor iguales en deseo/ aunque solo sea una esperanza/ porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe. (Del poeta español Luis Cernuda)

Alacrán

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua. Cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo comenzó a ahogarse. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán le respondió con su veneno.

Alguien que había observado todo, se acercó al sabio y le dijo: Perdone, pero usted es terco… ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará? El maestro respondió: «La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va cambiar la mía, que es servir». Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida. (Enviado por un lector avileño de apellido Expósito)

Grafiti

EMRG: Conocerte ha sido la más bella de las casualidades. Déjame acompañarte siempre. Tu chica de la estrella

Mimorcito: Para qué decir que te quiero si te puedo dar un beso. Mor

PP: Tuya en el amor verdadero del beso inolvidable. TEMO. Wendy

Aquiel: ¿Sabes por qué me gusta tanto Volvamos a empezar? Porque sueño ser tu Robinson y que tú seas mi Viernes. Tu Cannabis

JB: No me mires que nos miran. Nos ven que nos miramos y si ven que nos miramos, pueden ver que nos amamos. Tu Bebé

Dios de ébano: Perdóname. Este no puede ser el final, sin tu mirada mi vida es hueca y vacía. Te amo. Tu diablita

Semilla

La risa es la distancia más corta entre dos personas. Víctor Hugo

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Facebook