El Duende

La tecla del duende

Zumbi

El Rey Zumbado ha vuelto. Con sus ocho décadas de filosa juventud, el reidor incombustible, el cubano jodedor que tantas sonrisas disparó con su exquisista mirilla «teleirónica» en los años 60, 70 y 80 del pasado siglo, vuelve a ser letra de imprenta. Esta vez en una detallada antología a cargo del investigador y también humorista Antonio Berazaín: Un zoom a Zumbado. Ahí les adelanto...

Alguien quisiera decir algo más. El compañero levantó la mano. —Diga, compañero. —Yo quisiera agregar, ahora que se está discutiendo al compañero Rolando, el querido Rolo como le decimos todos cariñosamente, yo quisiera decir que, en efecto, como aquí se ha planteado, el Rolo es un compañero modesto, un compañero callado, un compañero que siempre llega temprano, que no se mueve de su asiento, siempre ahí en su puesto de trabajo, un compañero que a veces ni se le siente, y yo quisiera decir algo del Rolo que él por modestia, porque seguro le da pena, por esas cosas que tiene el Rolo de lo buena gente que es, pues yo quisiera plantear aquí que a mí realmente me da pena a veces, porque, vaya, por mi madre, caballeros, es una cosa que le llega a uno al alma ver cómo a ese compañero se le cae la cabeza arriba del buró y cómo ese compañero lucha, hay que verlo, los esfuerzos que hace, cómo ese hombre lucha día a día contra el sueño, pero qué va, sobre todo, después de almuerzo, es una cosa que a mí me emociona vaya, ver al Rolo cabeceando arriba del buró y él ahí faja’o con el sueño y dale que dale y ¡pum!, se le cae la cabeza y parece que de pronto se duerme, porque se queda así quietecito, como roncando un ratico, roncando y todo, caballeros, pero enseguida está otra vez Rolo erguido con los ojos semicerrados y una voluntad de hierro, ¡faja’o con el sueño!, así pasan horas, horas compañeros, y esto me lo pueden creer porque lo digo con el corazón en la mano, ha habido veces que han llegado las cinco y media de la tarde y he tenido que despertar al Rolo y decirle, dale, Rolo, que es hora de irnos y ese hombre con un amor propio tremendo me ha dicho, no, no, déjame, que estoy entero, y bueno, estas cosas tal vez no se consideren como un mérito, pero, en definitiva, yo estoy hablando de una actitud ante el trabajo, ¿no?

Grafiti

Mi bb: Cuando creas que me ves o sientas que me oyes, recuérdame... En ese preciso instante, yo estaré pensando en ti. Te amo. Tu insoportable

Mi niña malcriada: Me gustas más que dormir la mañana. Yoel

Estaremos en Las Tunas

Las peñas tuneras festejan este fin de semana sus cinco y dos años de ocurrencias, respectivamente. Regalo de jueves se reunirá mañana, a las 2:00 p.m., en la escuela Rita Longa, mientras que la del Centro Cultural Huellas será a las 10:00 a.m. del domingo. Temas: la educación y la risa. Ahí nos veremos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.