La tecla del duende

Periódicos

Ando de pesca en la blogosfera. Después de mucho sol digital, descanso un poco bajo una Nube de Alivio armada por la sonriente María Antonieta Colunga. «¿Qué les queda a los periódicos?», se pregunta la joven colega camagüeyana. Y como respuesta lanza la fina lluvia de estas letras...

Investigaciones recientes y no tanto, lo mismo de la Universidad Complutense de Madrid que del Centro de Estudios sobre la Juventud Cubana, confirman con cifras irrefutables esa sospecha que ya temíamos: los periódicos son cosa de «viejitos».

Los jóvenes prefieren ver la tele, conectar los oídos a sus reproductoras musicales, alquilar o «copiar» series y programas de espectáculo, cuando más leer un libro, una revista, y si se trata de informarse, pues la Internet, los blogs y esas páginas donde los periodistas escriben de cosas diferentes.

Ante una realidad así, en la redacción de un semanario impreso de provincia uno se pregunta a lo Benedetti: ¿qué les queda a los periódicos y a los «periodiqueros»?… ¿Acaso conformarnos únicamente con la fidelidad de esos mayores que alborotan colas de estanquillo, y trabajar hasta el tiempo que nos duren? ¿Emborronar cuartillas para envolver pescado o pomos de agua congelada? ¿Imprimir momias de papel gaceta y contribuir a la museografía contemporánea?

¡Solavaya! Mejor que nos quede aún la esperanza de saber que hay chance todavía de montarse en el carro del ahora. Que en el cruce de las mismas manos y las nuevas puedan surgir maneras renovadas de moldear la arcilla esa que es la palabra, y se pueda aprender de una vez pronta a reportar en el idioma en que está expresándose la vida.

Mejor dejar de aupar tantas reuniones, no intentar sacar más rictus a los actos, obturar solo contra lo que sorprenda, salir a auscultar donde los latidos, buscar historias que muevan o conmuevan y contarlas luego, así, humanamente, olvidando un poco los «piramidismos» que van quedando para agencias raudas.

Mejor que nos urja la premura de hacer periódicos un mucho diferentes (...) porque en ello nos va el no morirnos en este siglo, definitivamente. (Tomado de http://nubedealivio.wordpress.com/)

Grafiti

Sergo: Dame la oportunidad de deslumbrar tu corazón... ¡No me dejes como Penélope! Te amo. Tu Negrita

Harold: El amor no es aquello que queremos sentir, sino aquello que sentimos sin querer. RU

Bb: Otra luna llena y yo te amo mucho más que tres lunas atrás. Tu tornado trompo loco

Semilla

La oscuridad nos envuelve a todos, pero mientras el sabio tropieza en alguna pared, el ignorante permanece tranquilo en el centro de la estancia. Anatole France

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica