La tecla del duende

Relatos

No recuerdo cómo llegó a mis manos. Tal vez lo cogí sin pedir permiso del librero añoso que tenía papá, donde sobresalía el lomo amarillo de un diccionario filosófico. Era un libro pequeño y grueso, con tapas duras, y en la portada, roja y azul, las imágenes de Martí, Camilo y el Che. Relatos de Historia de Cuba, así se titulaba.

En la parte inferior podía leerse: Cuarto Grado. Por supuesto, yo no había llegado a ese año escolar, pero la curiosidad era mucha y los dibujos invitaban a la aventura. Cada capítulo era una historia y cada historia era eso, un cuento, donde alguien hablaba conmigo del pasado de Cuba, de las cosas, de la gente y los hechos en nuestra tierra. Cierro los ojos y aún puedo ver la representación de Hatuey, amarrado sobre una hoguera con gesto desafiante. O la de la rueda grande que se abrazaba al tronco de un árbol, allá donde vivió el hacendado Carlos Manuel de Céspedes. Sin esfuerzo acuden a mi mente los rostros de Mariana, la madre recia que no quería lágrimas cuando hirieron a uno de sus hijos; y el de Agramonte, que llenaba de miedo a los españoles con su caballería; el valor de Pablo, el periodista que se fue a pelear a España; y el de Jesús Menéndez, negro serio y bueno, que aquel militar traicionero mató por la espalda en el oriente de la Isla... Al final de cada relato, un recuadro incitaba a jugar «recordando lo aprendido»... Me fascinaba del libro que tenía muchos personajes y que todo era conversando, como en el programa Había una vez…, de la televisión. Cuando llegué finalmente al cuarto grado, no me dieron entre los libros de las asignaturas ninguno igual al mío. Supe, por la maestra, que ya la Historia de Cuba se estudiaba en otros textos más nuevos, y solo en quinto y sexto grados. De todas formas, seguí queriendo y releyendo a aquel amigo que solo un ejército de polillas logró quitarme de las manos, casi hecho polvo. Años después, cuando cursaba la secundaria, la profe Nora me hizo recordarlo. Ella se parecía a mi viejo Relatos…, no solo por su estampa de matrona dulce y gruesa, sino porque sus clases de Historia tenían el mismo aire de cuento viejo, de anécdota de familia, en las que siempre había una enseñanza, algo para sentir orgullo de ser cubano. Con el tiempo pude entender, de forma racional, por qué me enamoraron tanto aquellas páginas y por qué me decepcionaron otras, también referidas a nuestro pasado; pero rellenas de fechas, largos párrafos y consignas. Nadie nunca me contará como los Relatos… la angustia de Lino Figueredo. Doce años tenía aquel muchacho, y el palo, y la piedra, y la cal viva, y la viruela, y todo el dolor y el odio le rompían de un tajo la niñez. Martí subió con él las escaleras del presidio. Martí lo vio sollozar por su Taitica y su Mamita. Y más de una vez tuvo que voltear la cara para que no viera que sus lágrimas corrían como las del pequeño. Y yo, que me senté junto a ellos en el banco estrecho y duro de la injusticia, también volteé el rostro, lo alejé de mi libro, por si alguien descubría que, por primera vez, las letras me hacían llorar.

Tertulia espirituana

Será este domingo, 10:00 a.m. Galería Oscar Fernández Morera. Tema: las vacaciones.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica