Juana Carrasco Martín

Una foto, una historia

Hassan Fathy, arquitecto del adobe

Un contraste con los rascacielos y las construcciones para los multimillonarios que les presente la semana pasada es la arquitectura del egipcio Hassan Fathy, a mi entender mucho más hermosa, orgánica y rica que aquellas muestras de la tecnología, porque simplemente es HUMANA. Su obra ayudo a solucionar necesidades de su pueblo.

Unos dicen que nacio en la ciudad de Alejandria en el ultimo año del siglo XIX, pero parece mas exacto el 23 de marzo del 1900, el primero del siglo XX, pero todos concuerdan en su importancia porque rescato los materiales de construcción tradicionales de Egipto desde la época faraónica y esos ladrillos de adobe le valieron que le llamaran también  el arquitecto de los pobres, pues fue pionero en  el uso de la tecnología apropiada para la construcción en el clima de su pais.

Los primeros edificios de ladrillos de barro de Fathy los diseño por los años 30, luego de graduarse de arquitectua en  1926 en la entonces Universidad del Rey Fuad, la actual Universidad de El Cairo.

Su importancia en la construcción fue extraordinaria, porque esos métodos de diseño y materiales tradicionales eran  solución para la situación económica de las zonas rurales egipcias, consideraba fundamentalmente las duras condiciones climáticas de un país desertico, por eso las paredes eran gruesas y los patios permitían refrescar el entorno, la llamada refrigeración pasiva, lo que contribuía también a la salud ambiental.

Por supuesto, con este estilo constructivo y métodos de edificación rescataba o ponderaba oficios tradicionales.

En el transcurso de su larga carrera y multifacética carrera, porque Fathy, dicen sus biografías, fue también ingeniero, inventor, músico aficionado y dramaturgo, puso su ingenio creativo en más de 160 proectos, y le dio a su pueblo la capacitación para hacer sus propios materiales y sus viviendas y edificios comunes.

Hay que destacar que esos proyectos eran completos en su concepción, pues planificaban y construían las comunidades en su conjunto, con  los modestos  refugios de campo, los servicios públicos como instalaciones médicas, de bomberos, de la policía, lavanderías, hornos y pozos. Tambien los mercados, escuelas, teatros y áreas de recreación u ocio y los sitios para el culto religioso.

Entre esos proyectos se destaca Nueva Gourna, una ciudad para el reasentamiento de ladrones de tumbas, que se dice fue uno de los mas admirados en el extranjero por su belleza arquitectónica, y la creación y supervisión de los talleres/ escuela del Ministerio de Educacion de Egipto.

Fathy, se le reconoce también su excelencia como profesor de la Facultad de Bellas Artes, donde comenzó a ensenar en 1930 y a cuya Seccion de Arquitectura regreso en 1953.

Como dice el dicho popular de que «nadie es profeta en su  tierra», pues tuvo sus desavenencias con las autoridades institucionales a finales de la década de los cincuenta y se traslado a Atenas, donde colaboro en proyectos urbanísticos e industriales internacionales.

Se le s energéticas naturales en comunidades de Irak y Pakistan reconoce de esa etapa su defensa de las tradicionales solucioney sus investigaciones para el programa africano Las ciudades del futuro.

Hassan Fathy regreso a su país natal en 1963 donde continuo su fascinante labor alternativa y fue creciendo también el reconocimiento internacional de los especialistas a su trabajo creativo, sobre todo a partir de la publicación  de su libro sobre Gourna que en ediciones posteriores a la primera de 1969 llevo como titulo Arquitectura para los pobres. Un  experiemento en el Egipto rural, y en 1976 tuvo una decisiva participación en la Conferencia Habitat de la ONU en Vancouver, Canadá.

En 1980 se le entrego el Premio Aga Khan de Arquitectura y el Premio al Sustento Bien Ganado.

Este ano, con motivo de su cumpeanos 117, Google le dedico uno de sus Doodles a Hassan Fathy, como homenaje a un maestro de la arquitectura cuya preocupación mayor fueron las clases más humildes de su país. Un reconocimiento que ha permitido quizás que millones en el mundo conociéramos de este hombre visionario y de su formidable legado.

Doodle de Google.

Mezquita de Nueva Gourna.

Mezquita de Nueva Gourna.

Hassan Fathy, arquitecto genial de los ladrillos de barro.

La aldea Nueva Baris.

La aldea Nueva Baris.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

La opinión gráfica