Los verdaderos censores están en Miami

Bibliotecarios cubanos comenzaron acciones contra la mafia anticubana de Miami-Dade que pretende prohibir el libro Visit to Cuba en las bibliotecas escolares norteamericanas

Autor:

Juventud Rebelde

Un grupo de niños acompañó a Eliades Acosta, director de la Biblioteca Nacional José Martí, en el acto de denuncia. Foto: Juan Moreno La campaña SÍ, VAMOS A CUBA la llevaremos a todos los organismos internacionales; movilizaremos a toda la opinión pública mundial para denunciar la nueva maniobra de la mafia anticubana, y no vamos a descansar hasta que los niños norteamericanos tengan derecho a ver y a conocer a sus amigos cubanos.

El anuncio fue hecho este sábado por Eliades Acosta, director de la Biblioteca Nacional José Martí (BNJM), en el acto de inicio del conjunto de acciones que realizarán los profesionales de este sector en nuestro país contra la determinación de la mafia anticubana del Condado de Miami-Dade de prohibir que el libro Visit to Cuba esté en las bibliotecas escolares norteamericanas.

SÍ, VAMOS A CUBA, porque nadie va a prohibir que se visite a nuestra Patria y que la realidad cubana pueda estar a la vista de todos, abundó Eliades Acosta en el encuentro que tuvo lugar en la Sala infantil Ismaelillo, de la BNJM, y simultáneamente en las bibliotecas de Ciudad de La Habana y en las provinciales de todo el país.

Durante el acto se presentó el sitio web http://binanet.bnjm.cu/vamosacuba. Abel Ponce Suárez, especialista de la Biblioteca Nacional, dijo que mediante este pretenden recoger firmas y opiniones en el mundo de personas que se oponen también a la censura y que han mostrado su adhesión a la condena de los bibliotecarios cubanos.

Al respecto, Eliades Acosta expresó que «ahora intentan en Miami censurar el libro Vamos a Cuba, de la escritora norteamericana Alta Schreir, sobre nuestra infancia, como en su momento, mediante métodos nazis, se intentó silenciar el texto Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll; asistimos a otro proceder hitleriano de la mafia».

Expuso que tal actitud significa desconocer la opinión del Comité Asesor de la Junta Escolar del referido condado, que desde el 7 de junio advirtió por escrito que de retirarse el libro se violaban las leyes norteamericanas; igualmente no se tendría en cuenta el precedente de un juicio de 1982 en el cual la Corte Suprema dictaminó que no se puede retirar un libro de un estante de una biblioteca escolar por razones de ideas políticas, religiosas, morales y de otra índole.

Un panel de expertos votó 15 a uno a favor de dejar el libro en los anaqueles. Pero luego —como ocurrió en el caso del niño Elián González— la mafia anticubana empezó a revolverse, a manipular, a presionar, a chantajear y llevó el caso de nuevo a un panel amañado de nueve miembros que hace unos días dictaminó (seis a tres) que el libro debía ser prohibido.

«Pero los bibliotecarios cubanos demostraremos al mundo quiénes son los verdaderos censores que se ensañan con un libro escrito para niños de segundo a cuarto grados», aseveró el Director de la Biblioteca Nacional José Martí.

Al acto asistieron también Margarita Bellas Vilariño, presidenta de la Asociación de Bibliotecarios Cubanos (ASCUBI); trabajadores de la Biblioteca Nacional y pioneros de la capital.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.