Pregunte sin pena

Autor:

Juventud Rebelde

Y.L: Hace cinco años tengo novio. Nuestra relación se ha complicado desde que yo estudio fuera de la provincia. Antes todo iba muy bien.

El problema es que me he acostumbrado a estar sin él. Me siento bien a su lado, pero me resulta difícil empezar a tener sexo y casi nunca llego al orgasmo.

No quisiera herirlo, ni que piense que todo es a causa de alguien más. Nunca le he sido infiel. Me duele pensar que puedo perder al hombre que siempre deseé, y que antes me gustaba con locura.

No se qué hacer porque lo que me sucede es involuntario. ¿Acaso me estoy desenamorando? ¿Si no disfruto con él, significa que no me gusta?

Pudiera estar llegando el desamor, pero esta no es la única explicación posible. Tu dificultad es sobre todo al iniciar la intimidad cada vez que se reencuentran, pero esta puede ser una dificultad en la intimidad erótica y no la señal de desamor.

Los largos períodos de distanciamiento implican un cambio para ambos, ante el cual están obligados a encontrar un nuevo modo de vivir en pareja. Todo cambio conlleva una situación de crisis que puede llevar a niveles superiores de bienestar o a la ruptura.

Callar y evitar hacer algo será contraproducente. Quizá sea conveniente pensar qué necesitarías ahora para disfrutar eróticamente.

Posiblemente puedas compartirlo con tu novio sin herirlo.

Aún puedes decidir el curso futuro de esta relación, que por las circunstancias de la vida ya no es la misma y requiere ser vivida de otro modo.

Mariela Rodríguez Méndez. Master en Psicología y consejera en ITS y VIH /SIDA

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.