Superan récord de lluvias en el denominado semidesierto cubano

En 24 horas de precipitaciones a causa de la tormenta tropical Ernesto, en el municipios de Imías, en la más oriental de las provincias cubanas, fue superado el récord de lluvias para el mes de agosto

Autor:

Lisván Lescaille Durand

IMÍAS, Guantánamo.— El récord de precipitaciones para el mes de agosto en este municipio de la costa sur guantanamera, situado en el denominado semidesierto cubano, fue ampliamente superado en apenas 24 horas de azote lluvioso de la tormenta tropical Ernesto, según reportes preliminares de la delegación provincial de Recursos Hidráulicos.

Unos 197 milímetros de lluvia cayeron el pasado lunes 28 en Imías, territorio que exhibía registros históricos de 113 milímetros para el octavo mes del año.

Leyla Blanco Heredia, subdelegada adjunta de la institución, explicó a este diario que se cuantifica el volumen exacto de precipitaciones mediante una red básica de información más completa.

Cuarenta y ocho horas después del diluvio provocado por las aguas de Ernesto, los más de 21 000 habitantes de Imías respiran calmados tras el retorno a su cauce de los ríos Imías, Ramón y Del Medio, que mantuvieron bajo agua a unas 425 viviendas en la cabecera del territorio.

También volvieron a casa miles de personas evacuadas y la localidad empieza a mostrarle al viajero la pulcritud de sus calles. No obstante, se cuantifican 265 viviendas afectadas, de las cuales 17 se vinieron abajo totalmente.

Autoridades y población ponen orden en casa y encuentran paliativos para llevar alimentos y todo lo necesario a dos consejos populares de la montaña incomunicados por la obstrucción de sus viales: Los Calderos y Jobo Arriba.

En total suman 207 los kilómetros de viales dañados, tres minihidroeléctricas averiadas, que dejaron sin fluido a 163 viviendas, y la destrucción total de una laguna de oxidación, entre otros destrozos que se unen al daño en más de una veintena de hectáreas de plátano y de hortalizas, informó a JR Lisandra Machado Fernández, presidenta del Gobierno en Imías.

Apuntó que además siete escuelas, un consultorio del médico de la familia y el hogar materno tuvieron daños parciales en sus techos y paredes, situaciones todas que se enfrentan, según las posibilidades del territorio.

La más beneficiada por los efectos de Ernesto, explicó Leyla Blanco, fue la presa La Yaya, embalse que en 24 horas incrementó su volumen en 7,5 millones de metros cúbicos y hasta ayer almacenaba 149 millones de metros cúbicos de agua, para el 93 por ciento de su capacidad, de unos 160 millones.

Según la especialista, ahora regulan las aguas de la presa Faustino Pérez, que acumula 23 millones de metros cúbicos de los 26 millones admisibles, para evitar grandes vertimientos favorecedores de inundaciones en zonas bajas de Guantánamo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.