Cumplen los Joven Club de Computación 19 años de creados

El horario de 24 horas y los servicios de navegación por la Intranet nacional son algunas de las facilidades que brindan actualmente estos centros.

Autor:

Juventud Rebelde

A partir de las diez de la noche y hasta las seis de la mañana las personas pueden trabajar en los Joven Club de Computación y Electrónica, facilidad que también se extiende a los sábados y domingos. Horas y horas frente a una computadora estuvo Yarisleydis Medina para terminar su tesis. Como muchos estudiantes universitarios, quería que el trabajo de conclusión de su carrera fuera impecable. Más aún porque en Filosofía, abordar la relación entre política y estética no es nada sencillo.

Cada minuto delante de la computadora le parecía poco y las madrugadas eran de oro si tenía un teclado delante. Solo que Yarisleydis no tiene computadora en su casa. Y fue el joven club de El Romerillo, en el municipio capitalino de Playa, el que resolvió su problema.

Desde el 4 de abril de 2005 esta institución, uno de los 600 Joven Club que existen en Cuba, comenzó a trabajar durante las 24 horas del día, una experiencia piloto que pronto se extendió a buen número de estos.

Esta iniciativa y la oferta de navegación por la intranet nacional enriquecen ese programa de la Revolución, que este viernes cumple su aniversario 19 de creado, en 1987, por el Comandante en Jefe Fidel Castro.

ABRIR DE NOCHE

«Aquí vienen muchos estudiantes, pero también profesionales», afirma Manuel Emilio Chirino director del Joven Club de El Romerillo Para Manuel Emilio Chirino, director del joven club de El Romerillo, abrir el centro durante 24 horas no fue un paso fácil. «Al principio, como toda idea nueva, encontró cierta resistencia. Pero la acogida de la población ha sido enorme. De hecho, hoy tenemos establecido un sistema de turnos, para que las personas reserven, directamente conmigo, qué día y a qué horas de la noche van a trabajar».

Aunque la misión fundamental de los Joven Club son los cursos de instrucción, con una amplia variedad y gran demanda, el tiempo de máquina también es muy solicitado por los usuarios.

«Nosotros entre semana damos cursos hasta las diez de la noche. A partir de esa hora, y hasta las seis de la mañana, es que las personas pueden venir a trabajar. También disponemos de los sábados y domingos, y aunque el fin de semana el tiempo de máquina en horas diurnas está destinado principalmente a nuestros propios estudiantes u otras tareas, como la municipalización, después de las cuatro de la tarde y hasta el otro día ofrecemos nuestras computadoras para trabajar».

Aunque permanecer toda la madrugada delante de una computadora parezca una idea loca, a veces la necesidad se impone, más aún con el programa de informatización que se desarrolla en la sociedad cubana, que ha implicado que muchas asignaturas brinden sus bibliografías en formato digital, o se vuelva necesario hacer trabajos en computadora.

«Aquí vienen muchos estudiantes del Instituto Superior de Arte, de la ENA, de la Escuela de Hotelería y Turismo, de los politécnicos, pero también de Medicina, médicos que están haciendo cursos de superación, maestrías, doctorados. Todos ellos necesitan consultar la bibliografía en formato digital y buscar nuevas informaciones, para lo cual ofrecemos la navegación por la intranet nacional, que cada vez se enriquece con nuevos contenidos», explica Chirino.

hasta deportistas de alto rendimiento, como Disney Linares, del equipo nacional de raquetbol, aprovechan esta facilidad del joven club de El Romerillo. Muchas veces los largos entrenamientos durante el día y las clases de su segundo año en la Licenciatura en Cultura Física, le exigen un esfuerzo extra fuera de las canchas, y cambiar en la noche la raqueta por el mouse.

«No solo me sirve para hacer trabajos, sino también para poder estudiar muchas materias —explica—, a la vez que me ahorra un tiempo enorme, pues de otra manera tendría que quedarme en el Cerro Pelado y esperar por un turno en las pocas computadoras disponibles, mientras que aquí la tengo al frente de la casa».

SERENO PROFESOR

Mantenerse trabajando durante las 24 horas, casi todos los días de la semana, ha requerido de un esfuerzo adicional de los trabajadores, pues recién se aprobó una nueva plaza de instructor para los Joven Club, que permitirá a este encargarse del horario de la noche.

Sin embargo, en el Romerillo, como en otros lugares, se han encontrado alternativas que permiten no solo mantener las puertas abiertas, sino también estudiar y descubrir un mundo nuevo a personas como Juan Carlos Silva y Luis Rustán, a quienes ya nadie ve como serenos, sino como «profesores».

«Para eso les impartimos un curso preparatorio, argumenta Chirino, y hoy además de cuidar del Joven Club también son capaces de aclarar una duda a cualquier estudiante, ayudarlos cuando se traban delante de las máquinas, sin por ello descuidar el cumplimiento de sus funciones tradicionales.

«Aquí —agrega—, aunque el horario más frecuente de trabajo por las madrugadas es hasta las dos o las cuatro de la mañana, no es raro que haya quienes amanezcan, especialmente durante períodos como los finales de curso, y en particular en las vacaciones, pues el joven club se convierte además en una fuente de recreación sana, que combina aprendizaje y esparcimiento, algo muy importante en un barrio con una situación social complicada, como el Romerillo.

«Hoy, sin temor a equivocarnos, podemos decir que somos la computadora de la familia, pues aquí vienen desde los más pequeños, hasta adolescentes e incluso adultos mayores, que han encontrado una forma también de aprender y ejercitar sus capacidades delante de una pantalla».

Desafíos para los Joven Club, que el año que viene cumplirán su cumpleaños 20, quedan muchos. Pero hoy, cuando el programa de informatización avanza y las computadoras se han convertido en algo cotidiano en oficinas, escuelas y centros productivos, es sin dudas un privilegio contar durante 24 horas con una al alcance de la mano.

  Experiencia única 

El movimiento de los Joven Club de Computación y Electrónica, fundado en 1987, cuenta actualmente con 600 instalaciones diseminadas por todo el país, incluyendo Joven Club móviles que recorren zonas de difícil acceso para llevar las bondades de la computación a los habitantes de ellas.

Además de las clases tradicionales de operador de microcomputadora, creación y diseño de páginas web, programación y otras temáticas, en los últimos tiempos también se han introducido cursos de Linux, a tenor con la iniciativa cubana de ir insertando poco a poco el software libre en diferentes instituciones.

Aunque niños y jóvenes siguen siendo usuarios habituales de los Joven Club, estos también acogen a otros sectores de la población como los adultos mayores, impedidos físicos, visuales o auditivos, e incluso a niños con Síndrome de Down, quienes además de aprender computación, encuentran allí una vía más para su reinserción en la sociedad.

Si bien en otras partes del mundo existen proyectos para la introducción de la computación, no existe ninguno con las características del movimiento de los Joven Club en Cuba, que además de ser gratuito, de carácter nacional y contar con el apoyo total por parte del Estado, brinda sus servicios a todos sin distinción de raza, sexo, posición social e incluso independientemente de sus capacidades físicas e intelectuales.

Intranet nacional

Actualmente más de 200 Joven Club de todo el país ofrecen servicios de navegación por la Intranet nacional, donde se puede encontrar información sobre disímiles temas, o acceder a toda la prensa digital cubana e incluso a grandes portales como Infomed, la red telemática de Salud de Cuba, considerada una de las mejores de su tipo en el mundo.

Para facilitar el trabajo de los usuarios, los Joven Club han diseñado un novedoso portal virtual (http://portal.jovenclub.cu) que facilitará la consulta de diversos contenidos, organizados por grandes temáticas. En este sitio, además de la prensa nacional y todas las web registradas bajo el .cu, podrá accederse a múltiples materiales y servicios, como efeméride, un calendario, galerías de imágenes, e incluso es posible visualizar o descargar música y videos cubanos populares, como los de Hoyo Colorao o el video-clip de Liuba María Hevia, Estela, granito de canela.

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.