Autentifican piezas paleolíticas

Recientemente se descubrió el primer sitio arqueológico de la etapa paleotítica en el municipio de Cienfuegos, ubicado en la central provincia de igual nombre

Autor:

Julio Martínez Molina

Algunas piezas descubiertas. Detrás, dos núcleos diferentes; delante, láminas y lascas extraídas de estos núcleos con el fin de utilizarlas como herramientas. Foto: Milagros Hidalgo CIENFUEGOS.— El primer sitio arqueológico perteneciente a la etapa paleolítica en el municipio de Cienfuegos fue descubierto recientemente en El Piojo y La Ceiba, cerca del poblado de Paraíso, gracias al trabajo de socialización de Arqueología del Museo Provincial, reveló Léster Puntonet, especialista de la institución.

Puntonet —también miembro del grupo de investigación arqueológica Jagua— ha dedicado la mitad de sus 33 años a este campo, y tuvo la misión de autentificar las primeras piezas halladas en la zona por Pedro del Pozo.

Del Pozo es uno de los técnicos de la Empresa de Flora y Fauna a los que el Museo Provincial adiestró en un curso de capacitación e identificación de piezas sobre el terreno.

«Los objetos iniciales que él trajo fueron láminas de piedra talladas. Al personarnos en el sitio para comprobar su pertinencia en tanto elemento de valor arqueológico, corroboramos que formaban parte de un taller paleolítico», aseguró Léster.

El especialista indicó que ya se han encontrado allí cuchillos de piedra, varios núcleos (piedra descortezada), láminas y herramientas, como parte de una búsqueda que pretende establecer similitudes con otra similar efectuada en Rodas, donde habían aparecido talleres con anterioridad.

Un taller es el espacio donde aparecen decenas o incluso cientos de piezas talladas de herramientas, núcleos y lascas sobre las cuales trabajaron nuestros aborígenes para fabricar sus herramientas.

«Este primer sitio de etapa tan temprana nos lleva a pensar que los Homo sapiens que lograron artefactos del material pétreo en Rodas también pasaron por Cienfuegos y cazaron y recolectaron aquí, lo cual permite interpretar que su desplazamiento fue mayor por el centro-sur del archipiélago cubano», sostuvo Léster.

La primera área de este tipo descubierta en Cuba fue la de Farallones de Seboruco, zona holguinera, en 1939, por el doctor Antonio Núñez Jiménez. De ahí que a la etapa paleolítica se le conozca también como cultura seborucoide; período protoarcaico o era preagroalfarera, según otras clasificaciones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.