Construyen vía provisional para unir a municipios orientales incomunicados

La tierra se hundió unos 15 metros de profundidad y a lo largo de 60 metros en el tramo de vía de la comunidad guantanamera de Beltrán

Autor:

Lisván Lescaille Durand

Los expertos identifican como causas preliminares de los deslizamientos la combinación de factores geológicos y topográficos. Aunque en Beltrán, el agua es el catalizador.

Fotos: Leonel Escalona Furones y Jorge Luis Merencio

Guantánamo.— Ángel Iñigo, el célebre escultor de las piedras, inclinó el rostro y esculpió de golpe la montaña donde «viven» petrificadas más de 400 figuras de animales que distinguen al único zoológico de piedra del mundo.

Algún mensajero del infortunio le llevó la noticia. A pocos metros de allí, en la comunidad de Beltrán, la tierra empezaba a agrietarse sobre la carretera. Pensó el artista nuevamente en aquella propuesta de las autoridades, sugiriendo poner a buen recaudo su patrimonio, ahora de muchos en el planeta. Pero la alarma de que algunas casas sentían las heridas de la tierra en techos, pisos y paredes le hizo, como a todos, dirigir la preocupación hacia esas personas cercanas al peligro.

Allí, en Beltrán, el café mañanero estaba dispuesto, como siempre, en la casa de Alcibíades Rojas, un mulato fornido de 39 años de edad, residente a un lado de la vía que lleva hasta Felicidad de Yateras. Todavía el martes 31 de octubre «la cosa no era para preocuparse», e hizo su vida normal de trabajo y satisfacción junto a su esposa Neilis Barcelai y el hijo de ambos, Alejandro, de apenas cuatro años.

«Todo ocurrió lentamente —cuenta a JR. Incluso, junto a un grupo de vecinos, tratamos de rellenar la vía en los días sucesivos hasta el sábado 4 de noviembre. Pero ese día, a causa de las persistentes lluvias, las autoridades, siempre atentas, decidieron, y todos lo comprendimos, que debíamos salir de aquí».

Y la precaución, unida al interés en primer orden por las vidas humanas, evitó desgracias mayores. El domingo 5 de noviembre la vía se hundió unos 15 metros y desplazó en su corrida, ladera abajo, un tramo de 60 metros del asfalto, al tiempo que ocurrieron deslizamientos en un radio de tres kilómetros cuadrados.

Las grietas en los techos, paredes y pisos de un grupo de las 43 viviendas contiguas se hicieron más visibles, por lo que las autoridades del Partido y el Gobierno, presentes en el sitio desde días anteriores, determinaron mover hacia albergues estatales a unas 16 familias y el resto comparte el hogar de parientes o amigos.

CAUSAS Y AZARES

Según informes gubernamentales llovió bastante por esos días, al punto de que los récords de precipitaciones para el mes de octubre se habían roto en Yateras. Esa acumulación trajo al recuerdo los deslizamientos ocurridos en estas zonas en 1993, cuando la provincia fue severamente afectada por intensas lluvias.

Pero los más añosos y hurgadores en publicaciones ponen sobre el tapete los estragos del huracán Flora que, en 1963, entre sus daños contabilizó hundimientos más arriba del sitio que hoy es noticia.

El propio escultor Ángel Iñigo evoca hechos más recientes de laceraciones a la superficie terrestre de ese entorno montañoso, cuando recuerda que una anterior vía de acceso al exclusivo zoológico de piedra fue sepultada por corrimientos del suelo.

Las opiniones de José Antonio Rodríguez Oruña, delegado del CITMA en Guantánamo, y de especialistas del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas, procuradas por el semanario local Venceremos, identifican las causas preliminares en la combinación de factores geológicos y topográficos. En esa parte existen montañas compuestas por materiales arcillosos de la formación geológica Maquey que data de 25 a 45 millones de años.

«En todas las montañas —aseguran los expertos—, existen condiciones geológicas típicas para la ocurrencia de deslizamientos; y en el caso de Beltrán, el agua es el factor catalizador, porque los citados materiales arcillosos son capaces de absorber agua lentamente, aumentar el peso y provocar el deslizamiento entre capas superpuestas del suelo».

EVACUADOS BIEN ATENDIDOS

La lluvia es una constante por estos días en la zona afectada. Pero no por aquello de «siempre que llueve escampa», se variará el criterio de alejar definitivamente a las personas de los sitios de riesgo. Las autoridades políticas y gubernamentales tomaron la decisión de ubicar en otros asentamientos poblacionales a los más de 200 lugareños de Beltrán.

Hace solo 48 horas el vicepresidente cubano Carlos Lage Dávila evaluó en el lugar de los acontecimientos la magnitud de los daños y la situación actual de las familias afectadas. Sobre la mesa se pusieron las posibles variantes para atender las necesidades de las personas que fue necesario llevar a otro sitio, y se abundó sobre los proyectos para el nuevo trazado del vial, así como las acciones inmediatas para vencer la incomunicación de Yateras con Guantánamo.

Autoridades de la Unidad Inversionista de la Vivienda aseguraron que, junto al Instituto de Planificación Física, localizan en Virginia Café, cerca de Felicidad de Yateras, el espacio para la construcción de dos asentamientos donde se ubicarían las casas de los desplazados de Beltrán; todo ello podría ejecutarse antes de diciembre con el concurso de los propios afectados y vecinos del lugar, bajo el auspicio del Ministerio de la Agricultura, sostuvo el director de la Unidad Provincial Inversionista de la Vivienda, Romilio Jay Michel.

En tanto, el miembro del Comité Central y máximo dirigente político en Guantánamo, Luis Antonio Torres Iríbar, explicó que los evacuados tienen garantizadas la alimentación, el acceso a todos los servicios de salud y la continuidad del curso escolar en las zonas donde se albergan.

«Se adoptan las mejores decisiones para preservar las vidas humanas, lo más importante, y se avanza en los estudios de microlocalización para los nuevos asentamientos».

SOLUCIONES TEMPORALES

Los trabajadores de la Organización Básica Eléctrica restablecieron la línea de 33 mil voltios.

A las nueve de la mañana de aquel domingo infausto, Juan Plumier pasó en su bicicleta por allí, donde hoy yace herida de muerte la vía. «Nuestro campito de pelota, a la orilla de la calle, también se fue a pique. Pero yo tengo la esperanza de que se recupere la carretera», dice nostálgico.

Un buen consuelo para Juan sería que los especialistas pensaran igual que él. Por lo pronto se estudian dos proyectos para el nuevo trazado del camino. Uno por la Empresa de Diseño de Obras de Ingeniería, y el otro a cargo de la Empresa Nacional de Proyectos de la Agricultura.

Entretanto, a pie de obra todos los días, trabajadores de la Empresa Provincial de Arquitectura, apoyados por medios de transporte especializado de varias entidades, abren un camino provisional desde un punto a la entrada de la comunidad La Güira, a través de un sitio llamado Tropezón, que conducirá finalmente al Alto de Yoquerón, a escasos metros del Zoológico de piedra.

Aseguran los constructores que esa vía quedará lista para ser usada por vehículos ligeros, mientras se estudia y se lleva a «vías» de hecho la carretera definitiva.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.