Debaten universitarios cubanos sobre la formación de los futuros maestros

La sesión del Congreso de la FEU, en el Instituto Superior Pedagógico Rubén Martínez Villena, devino análisis acerca del magisterio cubano 

Autor:

Margarita Barrios

Foto: Roberto Suárez Los debates del Congreso de la FEU en el Instituto Superior Pedagógico Rubén Martínez Villena, de La Habana, que tuvo lugar la mañana de este sábado, se centraron en la captación y retención de los jóvenes para las carreras pedagógicas.

Por más de tres horas, los futuros maestros que hoy se preparan en la provincia de La Habana, analizaron los pro y los contra del trabajo de la FEU en las sedes municipales y en las micro-universidades, a la vez que razonaron sobre las causas que hacen difícil el ingreso, y las que propician el abandono de los estudios pedagógicos.

En este sentido Yuliesky González, de San Antonio de los Baños, significó que la mejor manera de captar a un alumno para el pedagógico es a través del ejemplo del profesor. «Si impartes una buena clase, te ganas el respeto del estudiante, y ganas prestigio delante de su familia».

La provincia se encuentra entre las que tienen mayor déficit de docentes en el país, entre otras razones porque posee una gran concentración de centros internos en el campo, entre ellos los que forman a los bachilleres de la capital.

En el actual curso escolar, por ejemplo, el plan de ingreso a las carreras pedagógicas tuvo un 82,78 por ciento de cumplimiento.

Débil trabajo del tutor, falta de bibliografía en las micro-universidades, incoherencia entre algunos planes de estudio y los requerimientos para el desempeño laboral, y la necesidad de incluir los turnos de ortografía desde los primeros años de la carrera, fueron algunos de los señalamientos hechos a la hora de referirse a los mecanismos que hacen difícil la autopreparación de los noveles maestros.

«Que tengan en cuenta que somos estudiantes, aunque estemos trabajando en un aula», afirmó Joel Miyán, del municipio de Bauta.

A veces, dijo, es difícil que los muchachos organicen o participen en las actividades, falta tiempo y apoyo por parte de la dirección de las escuelas donde laboramos.

El empleo adecuado del tiempo libre no faltó entre las temáticas que preocupan a los jóvenes maestros de La Habana. Faltan opciones, y las que ellos mismos promueven no encuentran el apoyo de las instituciones culturales o deportivas de la localidad.

Los muchachos hicieron también algunos reclamos. Entre ellos, que se consideren como años de experiencia aquellos en los cuales trabajan y estudian en la universidad, así como que luego de graduados conste en su expediente laboral la trayectoria y méritos profesionales de esa etapa.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.