El vigor masculino: un poder peligroso

El culto desmesurado al vigor masculino como símbolo de poder ha condicionado en los hombres prejuicios y padecimientos

Autor:

Mileyda Menéndez Dávila

El 95 por ciento de los casos de disfunción eréctil pueden resolverse mediante un tratamiento de base.

La vasectomía es una técnica que se aplica en Cuba desde hace varios años.

En materia de salud, la arraigada cultura fálica, que rinde honores al vigor masculino como símbolo de poder, ha significado una desventaja para los hombres, fenómeno que trata de revertirse desde hace tres décadas con el fomento de una nueva especialidad médica: la Andrología.

Muchas personas desconocen que una disfunción sexual masculina puede ser aviso de otro problema orgánico de mayor alcance, como hipertensión arterial, trastornos circulatorios o neurológicos, riesgo cardiovascular y posible diabetes mellitus, por mencionar algunos, además de afectar la autoestima del hombre y sus relaciones interpersonales, familiares y hasta laborales.

La carga de prejuicios escondida tras cualquier alteración de lo que se considera «normal y deseable» en este campo de la vida, hace que los afectados no acudan tempranamente a la consulta, y mucho menos se promueven hábitos de autocuidado y chequeo sistemático de su sistema reproductor, como sí ocurre con las mujeres.

Del mismo modo, en caso de parejas infértiles o de aquellas que no desean seguir procreando, casi nunca es el hombre quien primero busca ayuda para conocer su grado de responsabilidad o las alternativas a su alcance, a veces más eficaces y menos invasivas que las aplicables a su compañera.

Técnicas y equipamiento de avanzada abren nuevas expectativas para los hombres en cuanto a la reproducción asistida, la anticoncepción permanente o la prevención y tratamiento de enfermedades como el Peyronié o el cáncer prostático.

Aún son muy costosas y de limitada aplicación en países subdesarrollados como Cuba, pero lo importante, al decir del andrólogo español José Luis Ballescá, es contar con profesionales preparados para asumirlas en cualquier momento, de lo cual la Isla dio pruebas fehacientes en el III Encuentro Iberoamericano de Andrología, ANDRO 2006, celebrado esta semana en el Palacio de las Convenciones.

ANDRÓLOGOS A LA CRIOLLA

La Andrología no es aún, en numerosos países, una especialidad independiente. Su desarrollo se impulsa desde equipos multidisciplinarios integrados por profesionales de la Urología, la Sexología, la Endocrinología y la Psicología, entre otras ramas.

Ramiro Fragas, presidente del Grupo Nacional de Sexología.

Cuba se prepara para homologar mediante cursos a sus futuros andrólogos, explicó a JR el doctor Ramiro Fragas, presidente del Grupo Nacional de Sexología. La prioridad es, por tanto, la formación de recursos humanos, de modo que en todos los policlínicos del país se brinde un servicio equitativo.

La misión de estos especialistas es, en síntesis, detectar y controlar los factores de riesgo sexual y reproductivo en la población masculina de la Isla, vista en su relación con la sexualidad femenina, de la cual es imposible separarla.

Además, deben realizar una labor de educación en cada comunidad para propiciar consultas más precoces y un chequeo preventivo sistemático, sobre todo después de los 40 años, lo cual garantiza mejores resultados a cualquier tratamiento, pues actualmente la mayoría de los pacientes llegan con mucho sufrimiento psicológico, a veces de largo tiempo, y daños orgánicos irreversibles, acota el doctor Fragas.

Es tarea del profesional de la salud detectar las inquietudes de la pareja en este campo y ofrecer soluciones a cualquier carencia de manera rápida y eficaz, de acuerdo con las posibilidades de la región, destacó el doctor Ballescá.

En el caso de la disfunción eréctil, por ejemplo, que representa el mayor por ciento de las consultas en muchos países, el 95 por ciento de los casos puede resolver su situación mediante un tratamiento de base. Solo el cinco por ciento necesita llegar a la atención terciaria, a nivel de hospital.

La vasectomía sin bisturí es otro ejemplo. Cuba aplica esta técnica desde hace varios años para aquellos hombres que no desean tener más hijos. Es un proceder muy rápido, seguro y está demostrado mundialmente que no deja secuelas.

En países como España es hoy más frecuente la esterilización masculina que la femenina, incluso por razones prácticas y económicas.

Su única condición es que el paciente reflexione sobre el paso que va a dar, porque es irreversible, aclara el doctor Fragas, quien recomienda esta medida para aquellos hombres con dos hijos o más, y que conviven con parejas estables.

Los interesados en esta técnica, o en atender cualquier otro asunto relacionado con su sexualidad, pueden acceder al servicio a través del sistema de atención primaria de Urología o de Endocrinología, o acudir a las consultas de Planificación Familiar y de Terapia Sexual en cada municipio.

MUCHO CAMINO POR RECORRER

Los estudios de salud sexual y reproductiva del hombre tienen mucho camino por recorrer a nivel mundial. Iberoamérica, precursora de la especialidad en los años 70 del siglo pasado, trata hoy de reinsertarse en la avanzada de estas investigaciones.

La Asociación Iberoamericana de Andrología se fundó hace seis años, en Cartagena de Indias, Colombia. Su segundo encuentro ocurrió en el 2003, en República Dominicana, y allí se decidió que Cuba sería la próxima sede. El cuarto encuentro tendrá lugar en Barcelona, España, en el año 2009, coincidiendo con el congreso mundial de la especialidad.

Los estudios de salud sexual y reproducción del hombre tienen mucho camino por recorrer.

Científicamente, estas pesquisas suponen grandes retos, como el de estudiar millones de espermatozoides producidos en el día por un solo hombre, afirma Ballescá. Las posibilidades parecen infinitas, y cada día se descubren más interrogantes.

Se ha logrado, por ejemplo, la crioconservación (a muy bajas temperaturas) de espermatozoides humanos, y se analiza la influencia en ellos de diferentes sustancias con el fin de prevenir los embarazos indeseados y las Infecciones de Transmisión Sexual.

También se evalúa el alcance de la contaminación ambiental en la calidad espermática o la actividad sexual de los hombres, así como la de los diferentes productos sintéticos empleados en la producción de cosméticos, alimentos y pesticidas.

Resultan fascinantes las investigaciones hormonales que se ejecutan, íntimamente relacionadas con estudios psicológicos y genéticos, para tratar de explicar los cambios en la respuesta sexual a lo largo de la vida, los trastornos de la identidad de género, la diversidad sexual y algunas enfermedades de marcado impacto en el paciente, como el Hipogonadismo.

Como ciencia aún muy joven —comparada con el desarrollo multicentenario de la Ginecología—, la Andrología es poco conocida por la población en general, y mucho menos entendida por algunos.

Por eso, al reto tecnológico que significa brindar un servicio de mayor excelencia, se suman también numerosas barreras socioculturales y estereotipos que es necesario romper para ganar en calidad y esperanza de vida, partiendo de una equidad de género que beneficie a todos por igual. 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.