El peso real del bloqueo

Diputados cubanos prosiguen reflexiones durante las actividades que anteceden al Octavo Período de Sesiones de la VI Legislatura

Autor:

Marina Menéndez Quintero

Foto: Juan Moreno «No tenemos derecho a olvidar que somos un país que vive la experiencia única y excepcional en la historia, de desarrollarse desde el primer día, enfrentando un plan para destruirlo».

La afirmación de Ricardo Alarcón, presidente del Parlamento cubano, formó parte de las reflexiones hechas la víspera por los diputados cubanos, durante las actividades que anteceden al Octavo Período de Sesiones de la VI Legislatura.

La proyección del documental Bloqueo, la guerra económica contra Cuba, dirigido por Daniel Dessaloms, dio pie para valorar el indiscutible peso que esa política genocida ejerce sobre el desarrollo de nuestro proceso socio-económico, sin que se pretenda justificar con ello las insuficiencias.

Todo lo contrario, remarcó Alarcón luego de recordar lo mucho que habría avanzado Cuba en esferas como la edificación de viviendas —uno de los temas analizados el lunes por los diputados— sin las brutales restricciones impuestas a la Isla por Washington.

Existe el bloqueo, y tenemos que seguir esforzándonos, pero la participación popular que promovemos pasa también por el desarrollo de la conciencia y la comprensión del pueblo.

En tal sentido, el documental fue prolijo al recordar que el bloqueo se inició con la primera acción fraudulenta y agresiva que privó a Cuba, en 1958, de todo el dinero de la Reserva bancaria. Ello ocurrió, incluso, antes de que Fidel y los revolucionarios entraran en La Habana. «Ningún país habría resistido».

Hemos vivido una guerra económica —y no solo económica— desde el primer momento, remarcó Alarcón. «No pudieron impedir la victoria de la Revolución y se empeñaron en destruirla».

El presidente de la Asamblea Nacional también descartó que el tema del bloqueo e incluso las relaciones con Cuba, constituyan un tema prioritario para los congresistas que asumen en enero los curules en el Capitolio de EE.UU. Antes les preocupan la situación de Iraq y los problemas domésticos.

Los diputados dedicaron la última parte de la jornada del martes a analizar cómo perfeccionar el trabajo de los 83 grupos parlamentarios de amistad y solidaridad constituidos en la Asamblea. Leonel González, coordinador de su Comisión de Relaciones Internacionales, enfatizó en el significado de que estos grupos se correspondan con igual número de parlamentos de otras tantas naciones.

«Pese a todas las agresiones, hay 83 parlamentos en el mundo que promueven la amistad con nuestro país», enfatizó.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.