Comienza la fiesta por los 48 años del triunfo revolucionario

 Foto: Franklin Reyes El país celebra cuando la luz al final del túnel, de la que tanto se habló como preludio de la salida del período especial, comienza a ser realidad tangible, pese a todos los acosos El 12,5 por ciento de crecimiento de la economía, el mayor salto del período revolucionario y el más grande de la región, junto al avance de los programas sociales, son motivos para que esta Isla se sienta feliz y brinde por la seguridad y esperanza de su porvenir

Autor:

Dora Pérez Sáez

Ya comenzó la fiesta de Cuba por el nuevo año y el aniversario 48 del triunfo de la Revolución. El país lo hace cuando esa luz al final del túnel, de la que tanto se habló como preludio de la salida del período especial, comienza a ser realidad tangible, pese a todos los acosos.

El 12,5 por ciento de crecimiento de la economía, el mayor salto del período revolucionario y el más grande de la región, junto al avance de los programas sociales, son motivos para que esta Isla se sienta feliz y brinde por la seguridad y esperanza de su porvenir.

Eso fue lo que comenzaron a hacer desde este sábado quienes se llegaron a la Plaza de la Revolución, convocados por la UJC y los organismos de la capital. Y es que desde temprano en la mañana los aguardaba una variada feria cultural y recreativa, donde niños, jóvenes y adultos agradecieron las propuestas de Expocuba, el Jardín Botánico, el Parque Lenin y el Palacio Central de Pioneros, instituciones que lograron entregar ofertas para todos los gustos.

Las actividades en homenaje al aniversario 48 de la Revolución se iniciaron con la comparsa tradicional Componedores de Batea, del barrio de Cayo Hueso, en el municipio de Centro Habana, que hizo gala de un prestigio ganado desde el momento de su fundación, en 1908. Junto a ella, payasos, muñecotes, coches y la motorizada de la PNR, completaron el alegre desfile.

La jornada continuó con juegos de mesa, competencias de voleibol y fútbol, demostraciones de los pioneros exploradores y venta de pulóveres con imágenes de artistas cubanos.

La Distribuidora Nacional del Libro estuvo presente con diversos ejemplares de literatura infantil, juvenil y libros de temas histórico, social y variado. Algunos de los títulos más solicitados fueron Sapito y Sapón, de Nicolás Guillén; Mujercitas, de Louisa May Alcott; Príapos, de Daniel Chavarría, y el Diccionario del pensamiento martiano. Asimismo, dos importantes volúmenes fueron presentados en el Memorial José Martí y en la Biblioteca Nacional: Operación ZR Rifle, de Fabián Escalante; y Silvio, que levante la mano la guitarra, de Víctor Casaus y Luis Rogelio Nogueras, respectivamente.

Bienvenido al circo fue el espectáculo conformado por niños, adolescentes y jóvenes que integran el proyecto Circuba pioneril, de la Casa de la Cultura del municipio de Arroyo Naranjo. Ellos mostraron su arte en una función con acróbatas, malabaristas, equilibristas, y conducida por los payasos Cascarita y Piquete, quienes hicieron las delicias del público, especialmente el infantil, como también lo harán este domingo a las 10:00 a.m. y a las 3:00 p.m.

Y la noche en la Plaza tuvo a la música como protagonista, después que Pedrito Camacho y El Clan, Bamboleo y el Ballet de la TVC regalaron su mejor arte en la gran explanada, del mismo modo que esta tarde (4:00 p.m.) lo harán Churrisco, Haila María Mompié y su orquesta. Hoy continuarán las comparas, los encuentros deportivos, los juegos, la feria... Porque, como sobran los motivos, la fiesta no termina.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.